ENTORNO

      Al igual que los señoríos españoles del siglo XVI, un jardín Japonés rodea la Hospedería. Son cinco mil metros cuadrados de setos cortados, estanques de agua, caminos de piedra e hileras de flores. El jardín se asienta sobre los terrenos que hace tiempo ocupó la huerta del primitivo edificio, una almazara donde también se curtían pieles.

     El ambiente acuático, con sus formas y musicalidad, acompaña la estancia de los huéspedes facilitando la sensación de relax y tranquilidad que se respira en todo el establecimiento

     Los dormitorios de la hospedería son igual de confortables, estando decorados a base de muebles y textiles de estilo minimalista, con una mezcla de estilo moderno y tradicional que está presente en el resto de la hospedería, en la que, por supuesto, no falta una sala de estar con la acogedora chimenea. El restaurante permite degustar una cocina tradicional elaborada con los productos de la tierra, teniendo terrazas con vistas al río Jerte, a la Garganta Papúos y al Jardín Japones.

             

  Volver