Senderos de Extremadura
Paisaje de olivos en la Comarca de La Vera

Gata-Hurdes

Consejo regulador de la denominación de origen


[Establecimientos de Cáceres en ALEX]
Nace la primera Denominación de Aceite de Oliva de Extremadura

    Sin el menor complejo, con la seguridad que da poseer un producto de altísima calidad, el aceite de oliva virgen extra del norte extremeño obtiene el reconocimiento nacional para su Denominación de Origen. Se iguala así a otras zonas productoras de renombre internacional que históricamente han producido aceites de aclidad, como le ocurre a Gata-Hurdes.

    El comentario más generalizado, en el ámbito del consumidor entendido es el de "ya era hora...".

    Ya era hora de reconocer que tenemos envidiables materias primas, producidas en un medio ambiente mínimamente alterado.

  Aceitunas en primer plano Olivar

    Ya era hora de reconocer el esfuerzo de agricultores e industriales por producir calidad.

    Ya era hora de que los productos salieran de la región envasados en origen y con su nombre bien claro.

    Ya era hora de volver a confiar en la denostada agricultura como elemento básico para mantener la vida de nuestros pueblos.

    En fin, ya era hora de levantar un proyecto que se ha estado fraguando durante cuatro largos años, apoyado desinteresadamente por personas vinculadas al sector, agricultores e industriales. No ha sido fácil pero el fin , en este caso, ha justificado plenamente el camino recorrido.

  Planta refinadora de aceite Recogiendo aceitunas

    Pero además, esta Denominación surge en un momento delicado para las D.O., ya que la legislación en que se basa ha sido completada con nuevas normativas que regulan los procesos de control de las materias primas y sus productos, de cara a poder asegurar al consumidor la veracidad de lo que se indica en las etiquetas. Esto ha implicado una adaptación constante para poder cumplir la norma UNE EN 45011, relativa a organismos que certifican alimentos, cuya implantación se está llevando rigurosamente para convertir a Gata-Hurdes en una de las primeras Denominaciones formadas de acuerdo a esta nueva legislación.

    No puede ser de otra manera, ya que en el voraz mercado se utilizan todos los medios posibles para vender, como son el decir que un producto es de tal o cual sitio para aprovechar la fama histórica de un producto de una comarca. Ahora, el que quiera comprar realmente aceite de oliva de estas comarcas, solo tiene que buscar el sello de la Denominación en el envase para estar totalente seguro de su procedencia.

    Sierra de Gata, Las Hurdes, Tierras de Granadilla, Valle del Ambroz, Valle del Jerte y La Vera son las comarcas incluidas en esta Denominación, ya que en todas ellas se cultiva la variedad Manzanilla Cacereña en un medio serrano de particular climatología.

  Paisaje de olivos en Sierra de Gata Paisaje de olivos en el Valle del Jerte

    El nombre se debe a la mayor tradición de las dos primeras comarcas en la producción de aceites, conocidas desde la antigüedad en muchas otras regiones españolas con las que intercambiaban esta mercancía.

    Abarcan, por tanto un gran territorio, 440.000 hectáreas, marcadamente serranas donde se cultivan 30.000 ha. de olivar Manzanilla Cacereña. En la Denominación están inscritas 13 industrias, la mayoría con nuevos sistemas de fabricación que permiten obtener mayor calidad. Cuentan también sus registros con unos diez mil agricultores.

    Son agricultores especializados en la variedad Mnzanilla Cacereña, cuyo cultivo han conocido de siempre al haber heredado, en muchos casos, los olivares de sus padres y de sus abuelos. Conocen bien la vecería, los años malos y buenos, la productividad elevada y por supuesto, el bajo rendimiento en aceite de sus frutos. Son conscientes que el elivar no es rentable si no se produce fruto de calidad, bien sea para mesa o almazara.

    Las industrias se encuentran completando la revolución tecnológica iniciada en los noventa que impulsa la adopción de sistemas continuos de fabricación en sustitución de las antiguas prensas, que erróneamente se pensaba que proporcionaban aceites de más calidad. La capcidad de producción está ajustándose a los años de buena cosecha.

Aceitunas verdes,Aceitunas negras    El Consejo Regulador que dirige la Denominación está compuesto por industriales y agricultores a partes iguales, contando además con dos técnicos de la administración en su formación. Las decisiones que adopte son vinculantes para el sector del que emanan, pudiéndose afirmar que tiene suficiente independencia como para encauzar el obligado progreso de estas comarcas sin interferencias externas o intereses distintos para los que fue creado.

    En este panorama, la Denominación de Origen Gata-Hurdes contribuirá a volver a dar la fama que le corresponde a estos aceites y a que su comercialización se realice desde la almazara, sin intermediarios de fuera de la comarca, creando un importante valor añadido. Contribuirá también a fomentar la cultura entorno al olivar y sus productos, como forma demantener las arraigadas costumbres de sus agricultores. No olvidemos que una Denominación de Origen es para toda la vida y viene a sumar voluntades y esfuerzos para favorecer las comarcas amparadas.

    El Consejo Regulador, respaldado desde la Dirección General de Comercio de la Junta de Extremadura, es el responsable de esta realidad que completa el panorama de Denominaciones de Origen de productos extremeños, que tan buena acogida tienen en círculos gastronómicos especializados y a los que se les asegura un excelente porvenir.



© Senderos de Extremadura, 2000.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [Volver al índice general]