senderos de extremadura
interior de la iglesia
Sta. María
la Mayor
(Trujillo
)
Autor: José A. Ramos Rubio
(Cronista Oficial de Trujillo)



[Establecimientos de Trujillo en ALEX]
   Está situada en la plazuela de Santa María - en donde puede verse un reciente busto en bronce de Francisco de Orellana - en el mismo corazón de la Villa. Constituye el edificio parroquial más importante de Trujillo. Se trata de una obra conformada a partir de diferentes épocas y con distintos materiales; sillería en la mayor parte de la construcción y mampostería en las torres. Iglesia alabada por todos cuanto la visitan. Objeto de múltiples leyendas y albergue de los más ilustres linajes que han formado el pasado originario de la ciudad.
Pincha para ampliar
   El templo presenta en el exterior una notable variedad de volúmenes y alturas; destaca por su elevación la llamada "torre sta. maría la mayornueva", de planta cuadrangular situada a los pies; dispone de un cuerpo de campanas, de factura posterior, con dos vanos en cada uno de sus frentes,. La torre situada en la cabecera, conocida como "torre Julia", también de planta cuadrada, ha sido reconstruida en los años setenta de nuestro siglo, tras haber sufrido las acometidas de los terremotos de Lisboa en 1521 y 1755, siguiendo fielmente su aspecto de obra tardorrománica, distribuye su altura en cuatro cuerpo, macizo el inferior y con vanos en los restantes; remonta en cornisas sustentada por canecillos.

   Tres puertas facilitaban el acceso al interior; la del lado de la Epístola es abocinada, con arcos apuntados que descansan en jambas acodilladas con columnillas de orden jónico muy esquemático, apareciendo animales afrontados en la línea de impostas. La puerta de los pies, también abocinada, se aloja entre dos contrafuertes; sus arcos apuntados apean en pilares con columnillas en los ángulos. Sobre la puerta se abre un rosetón gótico. La puerta del Evangelio, hoy cegada, responde a un tipo más sencillo de arco que las anteriores.

escalera lateral
st.a maría la mayor

 

   En el interior el espacio se articula en tres naves cubiertas con bóvedas, los arcos de separación y los nervios de las mismas, descansan sobre sólidos pilares cruciformes. El coro presenta una balaustrada corrida mostrando una estructura tripartita que señalan tres arcos carpaneles y dos tribunas en los ángulos, siendo obra encargada por el Obispo Gutierre de Vargas y Carvajal, construida en su conjunto por Sancho Cabrera.Un arco triunfal apuntado marca el inicio de la cabecera, cuyo ábside poligonal se cubre con una sencilla bóveda de crucería de tres paños.

   La mayor parte del edificio corresponde a los años finales del siglo XV y primera mitad del XVI - interviniendo en las obras los canteros Pedro de Hermosa y Francisco Vizcaíno - época en la que se remodela la iglesia tardorrománica de los siglos XIII - XIV. A mediados del Siglo XVI se realizaron, la balaustrada del coro y la "torre nueva", obras estas dos del arquitecto trujillano Sancho de Cabrera, interviniendo también, Francisco García, Francisco Vizcaíno, García Carrasco y como oficial, Francisco Becerra. El cuerpo de campanas de la citada torre y el camarín fueron edificados en el Siglo XVIII por José García Galiano e Isidro Martín, contratados por el arquitecto madrileño Felix de Sata y Zubiria, al cual contrató el cabildo para rematar la torre.
detalle bóvedas
   En los pies del templo, el maestro Francisco García remodeló, en el año 1542, la primitiva Capilla Bautismal, quitándose por desproporcionada una pila bautismal románica en la que aparece esculpido el peral de la orden de San Julián del Pereiro, y colocándose en su lugar otra pila de granito con decoración floral estilizada en dos bandas, obra del siglo XVI. En su solar reposan, bajo los escudos nobiliarios, los linajes más notables de Trujillo. Las tres capillas funerarias más notables corresponden a siglo XVI. En el muro del Evangelio se encuentra un frontal de sepulcro con los bustos de los difuntos en alto relieve.

portada
altar  mayor

 

   En el cuerpo inferior, don ángeles tenantes sostienen sus escudos de armas. Detrás de este sepulcro se encuentra la capilla de la popular familia de los Vargas, en donde tres hornacinas debieron contener los bultos sepulcrales de los fallecidos. En la pared de cierre corre una amplia inscripción: "CAPILLA DEL NOBLE LINAJE DE LOS VARGAS/ EN QUE YASE EL ESFOÇADO CAVALLERO IVAN/ DE VARGAS Q LE MANDO HASER I CO EL LOS MAIORALGOS SUS ANTECESORES, MURIO AÑO IVDXVI. ACABOSE ESTA OBRA EN EL IVDX-XII AÑOS". Seguidamente, hay un sepulcro de pared con decoración de trocería gótica; en la tapa aparecen los blasones de Sancho de Bollineja y de su mujer Isabel Álvarez de Torres, también obra del siglo XVI, al igual que los restantes enterramientos. .
Pincha para ampliar

 

Cierra este flanco un sepulcro gótico con hornacina, arcosolio y blasón rampante en el campo y una inscripción con la fecha de 1522. Alberga este enterramiento un pequeño retablo del último tercio del siglo XVI, de arquitectura muy sencilla con dos óleos sobre tabla de los Santos Juanes: San Juan Bautista con cordero, sobre fondo paisajístico y San Juan Evangelista, con el águila de patmos a sus pies, cáliz en la mano y fondo de arquitectura renacentista; es una obra de estimable valor, rematada por una pintura de arco de medio punto, con la representación del Crucificado, entre San Francisco y San JerónimoEn la capilla de los Pizarro, se conserva un retablo fechado en el 1600, de pequeñas dimensiones y muy deteriorado; carece de imágenes y conserva en la predela restos de pinturas muy populares con representaciones de San Francisco, recibiendo los estigmas y la Asunción de la Virgen. En la zona superior del mismo, San Antón y Santa Lucía.

  retablo mayor 
E
n el Altar Mayor se encuentra una joya artística del templo, se trata de un retablo mayor fechable hacia el año 1480, obra del pintor Fernando Gallego, considerado por la historiografía artística como el mejor pintor cuadrocentista hispano. Está compuesto por tres cuerpos distribuidos en siete calles, con la central más amplia que las laterales, en total posee veinticinco tablas al óleo que representan los acontecimientos más memorables de la vida de la Virgen, aunque no todas son del maestro citado, pues las pinturas de la predela – que narran pictóricamente la Pasión y Muerte de Cristo – es obra de su ayudante y pariente Francisco Gallego, excepto la pintura de la Crucifixión que en la actualidad se encuentra en colección particular y es obra del Maestro Palanquines. Fue dorado en 1558 y posteriormente durante el siglo XVIII. Es una obra de gran calidad, con el perfecionismo técnico y representativo de los artistas.

   A un lado del retablo, podemos observar una pintura sobre la tabla, obra de la primera mitad del siglo XVI, que representa la Anunciación. La escena se enmarca en un fondo arquitectónico de gran profundidad; junto al ángel, arrodillado, aparece el donante del cuadro, que fue el canónigo Gonzalo Blázquez, que posee sepulcro en este templo. En la capilla de Alonso de Loaisa y su mujer María de Ayala, situada en el muro de la Epístola podemos destacar la imagen de Jesús Crucificado con tres clavos y paño de pureza anudado al lado derecho; es una talla de madera policromada del siglo XVIII. Seis sepulcros de la pared de los siglos XVI y XVII recorren este muro, cuatro son de arco apuntado, uno escarzado y otro carpanel, con escasa decoración al fresco y carencia de bultos funerarios, destacando el enterramiento de Diego García de Paredes conocido como el "Sansón Extremeño", con larga leyenda en latín en donde se especifican sus hazañas como militar al lado del "Gran Capitán", cuyo restos trajo a Trujillo procedentes de Bolonia su hijo Sancho de Paredes el día 3 de octubre de 1545 y los depositó en este lugar. En la capilla próxima se encuentra un óleo sobre lienzo del siglo XVIII, de tipo popular, con la representación de la Virgen de la Asunción con el Niño; los ropajes están tratados de un modo ampuloso y las figuras aparecen sobre un pedestal de rocalla y decoración floral.
   En la Sacristía podemos citar un lavatorio de granito del siglo XCVIII, con hornacina avenerada, placados y pila gallonada; Así como los restos de una sillería coral del siglo XVI que aún conserva algunos doseles de madera en su color con decoración de flores y grutescos.

 

portada Volver al índice
[Volver al sumario] [Volver al índice general]