senderos de extremadura
barruecos Los Barruecos
Texto: Agustín Melchor Terrón (Geógrafo)
Fotografías: Javier Mendiola

[Establecimientos de Malpartida de Cáceres en ALEX]
    Este espacio entra en regimen de protección mediante decreto 29/1996 de 19 de febrero (doe- nº… 25 de 29 de febrero de 1996), en el termino municipal de malpartida de caceres (provincia de cáceres). La inclusión de este espacio supone una nueva figura legal de protección que asegura su preservación para las generaciones futuras.

plano    Con una superficie de 271 hectáreas y una altitud que oscila entre los 370 y los 390 m.s.n.m., se constituye en una presentación emblemática del paisaje rocoso de nuestra comunidad autónoma. Los Barruecos dibujan excepcionales siluetas que trasladan la imaginación de quien las contempla a pasadas y remotas épocas. La necesidad de la protección de este espacio viene dada por:

  • La configuración geológica y geomorfológica tan peculiar, que le confiere un atractivo paisajístico único.

  • Constituirse en hábitat de especies como la cigüeña blanca (Ciconia ciconia), tejón (Meles meles), milano real (Milvus milvus), cigueñela (Himantopus himantopus), garza real (Ardea cinerea), nutria (Lutra lutra), etc, que conviven en sus bolos graníticos, matorrales o cauce del río Salor que es la arteria fluvial que surca este paraje.

  • Los vestigios de presencia humana. Desde los restos de pinturas y abundantes grabados del Neolítico, pasando por sillares y tejas romanas además de enterramientos antropomorfos del período altomedieval, hasta un lavadero del siglo XVIII con sus charcas y presas. Conviene también mencionar la presencia del Museo Vostell de Arte Contemporáneo
El Territorio
charca    El material rocoso característico es el granito, que con una disposición en grandes bolos muestra la acción erosiva de los distintos meteoros que han azotado la zona durante millones de años. La erosión eólica y, sobre todo, la fluvial han modelado este paisaje hasta llegar a presentarlo tal y como lo observamos hoy día. Es el río Salor la arteria fluvial que surca la zona, posibilitando la construcción de diversas charcas por parte del hombre: le del Barrueco de Arriba, la del Barrueco de Abajo y la de Frasco Díez.

    En toda esta zona destaca la vegetación arbustiva y herbácea, dominada por la escoba blanquilla (Cytisus Multiflorus) y la retama (Retama sphaerocarpa), aunque también podemos obserbar algunos pies sueltos de encina (Quercus rotundifolia), adaptados a la litología de la zona, en perfecta simbiosis con el entorno geológico.
Aprovechamiento y uso del espacio
    El aprovechamiento de las distintas viabilidades que nos presenta este entorno físico está sujeto a control de la Administración Publica (Dirección General de Medio Ambiente), concretamente a través de la puesta en funcionamiento del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), que velará porque los intereses que se creen en torno a este paraje sean estrictamente de conservación, educación, científicos, culturales, sociorecreativos, ecológicos y turísticos.

    En este espacio se prohibe la acampada libre, la ubicación de anuncios, la realización de fuegos y actividades extractivas, etc. Además de necesitarse un permiso de la Dirección General de Medio Ambiente para realizar cualquier tipo de actividad que conlleve un posible deterioro, desfiguración o destrucción de sus valores naturales. Todo ello no excluiría la correspondiente Evaluación de Impacto Ambiental que la actividad a realizar fuese a crear en la zona.

    Los Barruecos seguirán teniendo su uso agropecuario tradicional pudiéndose visitar, cazar y pescar de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, además de ajustarse al PRUG de dicho espacio. En este sentido, no se verá alterada la importante tradición tenquera de que hacen gala los malpartideños, pues se contempla un aprovechamiento piscícola adecuado, controlándose las modalidades de pesca a practicar, las cuantías de las capturas, etc. Garantizándose la adecuada explotación de dicho recurso.
cantos rodados   panorámica de los barruecos
Perspectivas de futuro
    Es indudable que este paraje presenta unas amplísimas perspectivas de futuro como espacio protegido, y prueba de ello es la importancia que tiene para los turistas, que se acercan a Malpartida de Cáceres expresamente a visitarlo, Este excepcional interés turístico viene incrementándose desde hace tiempo, a raíz de la decisión de la Consejería de Medio Ambiente de crear una Red de Espacio Protegidos en Nuestra región. Esta tentativa viene a retomar el interés de la Administración Autonómica por la protección y conservación medioambiental, y a revalorizar el sentimiento de todos los extremeños ante unos parajes de gran singularidad y belleza, que presentan una biodiversidad paisajística, biótica y abiótica que son, sin duda alguna, garantes del futuro ecológico de nuestra región.

    También, y para reforzar este interés turístico, podemos citar la inminente creación de un Centro de Interpretación, posibilitando el conocimiento a priori de este singular espacio. Su cercanía a la capital cacereña (y la categoría de ésta como Ciudad Patrimonio de la Humanidad) posibilitando en gran medida la difusión turística del Monumento Natural de los Barruecos, por la cantidad de visitantes que puede atraer.
El arte y el hombre
    Una de las características principales que presentan Los Barruecos es la imbricación existente entre Naturaleza y Arte. Esta simbiosis forzada es uno de los principales atractivos que presenta el paraje a los turistas, constituyéndose en el elemento que, posiblemente, mas atraiga su atención, a juzgar por los comentarios que se hacen del lugar. El capricho paisajístico que la madre naturaleza ha obtenido tras millones de años de trabajo se ha constituido en incomparable marco de actuación, así como en mudo escenario, de las peculiares obras del artista germano Vostell. Así, al aire libre y engarzadas a la piedra, se pueden observar las obras del artista, que desafían a los elementos de la naturaleza conjuntamente con los bolos graníticos que las cobijan, en un intento de buscar la inmortalidad. También, y ocupando parte de las dependencia del antiguo lavadero, hay que destacar el Museo Vostell Malpartida, en cuyo interior podemos encontrar una variopinta muestra de las obras de este artista.


© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

portada Volver al índice
[Volver al sumario] [Volver al índice general]