LOS SANTOS DE MAIMONA



Los Santos de Maimona, está en un valle rodeado de suaves lomas; las Sierra de San Jorge, la de San Cristóbal y la de Cabrera. Los principales asentamientos tuvieron lugar en la otra sierra que rodea al pueblo, la del Castillo. Allí se han encontrado vestigios prehistóricos de la edad del bronce y los alrededores, restos romanos -recientemente una Villa Romana junto a la Vía de la Plata, en la Cañada Real, paraje conocido como "Pozo Gordo"-.

Aunque sin documentación, el pueblo también fue asentamiento visigodo y árabe y, el propio nombre de “Maimona” muy bien puede deberse a una raíz árabe.

Los Santos fue lugar y luego villa; el primer documento que atestigua el sitio donde hoy se encuentra, está fechado en el siglo XIII. Pero su apogeo tiene lugar en los siglos XVI y XVII; en ellos son construidos los más importantes monumentos: La Iglesia de Ntra. Sra. de los Ángeles -donde se mezclan los estilos gótico y renacentista- el Hospital de la Purísima Concepción, luego convento -hoy fábrica panificadora- y el antiguo Palacio de la Encomienda -casa del Comendador de la Orden de Santiago- y actual Ayuntamiento.

ENCRUCIJADA DE CAMINOS
L
os Santos siempre fue un pueblo que estuvo situado en la encrucijada de los caminos para el viajero. Desde la “Ruta de la Plata” - pasando por las cañadas reales o cordeles para el ganado que la atraviesan - a la moderna autovía. El Camino de Santiago atraviesa de parte a parte el pueblo y por él acuden miles de peregrinos durante el año; muchos de ellos pernoctan en un albergue adecuado para tal fin. La mayoría de estos peregrinos -a pie, en bicicleta, a caballo- hacen parada en el célebre “Bar Casi” - Plaza Chica - un lugar marcado en todas las rutas jacobeas y en donde el peregrino recibe la oportuna información turística del pueblo.

El ferrocarril - en franca de cadencia - también trazó por Los Santos su camino de hierro y nos ha dejado una estación que ya está fuera de servicio para mercancías y viajeros.

LA CAL DE SUS CALLES
L
as calles de Los Santos de Maimona son amplias y blancas. Su fisonomía, es la clásica de los pueblos de la baja Extremadura influenciados por la cultura del sur. Las costumbres también son las del sur y, en el verano, los santeños combaten los rigores del calor nocturno sacando a la calle las mecedoras para tomar el fresco. En invierno aún con el viejo brasero de picón que huele a alhucema.

Un paseo sosegado por las calles de Los Santos de Maimona nos llevará al encuentro de casas blasonadas como las de los Obando situada en la airosa Plaza de España. En esta casa pernoctó una noche el rey Felipe V y toda su familia y séquito quienes viajaban camino de Sevilla de vueltas de la boda del Príncipe de Asturias y de una de las infantas que se casaron en la misma jornada en Badajoz con infantes portugueses.

Los Santos dispone de plazas amplias como la de Vistahermosa con su pilar, antes abrevadero para el ganado, y hoy lugar de encuentros. Sencillas ermitas como la de San Lorenzo o la de San Andrés -en desuso para el culto-. Calles trazadas de cal muy blanca en la que se refleja la sombra de soberbios enrejados.

VID Y OLIVOS
L
os santeños viven fundamentalmente de lo que obtienen de los amplios olivares y viñedos aunque poco a poco se van instalando otras industrias; ello ha supuesto que el censo de vecinos aumente hasta los ocho mil: transformación del mármol y el granito, prefabricados de hormigón, fábrica de embutidos y salazones de ibérico, canteras, imprentas, distribuidoras de alimentos, fábrica de dulces, etc.

La Cooperativa Virgen de la estrella, a la que pertenece una buena parte de los agricultores santeños, elabora aceites y vinos muy apreciados. El aceite de oliva “Virgen Extra Maimona” ha sido premiado en varias ocasiones por su calidad. En cuanto al vino, la misma Cooperativa lo embotella bajo el sello de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana como la marca “Maimona”. Otra bodega muy afamada es la de Dolores Morena que también produce vinos de la Denominación de Origen. En cuanto a productos de calidad la fábrica de Embutidos Morato elabora unos excelentes jamones de la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura al mejor jamón del año en la región.

Hay que destacar también el asentamiento de otras bodegas y fábrica de aderezo de aceitunas. Por otro lado, todavía salen algunas cajas de la apreciada uva de mesa “Eva-Beba de los Santos” que tanta fama tiene en los mercados de las grandes ciudades españolas.

LO QUE HAY QUE VER
E
l viajero que acude a Los Santos, no puede sustraerse de la visita a la Iglesia Parroquial en el mismo centro de la población. En esta Iglesia destacan sus airosas bóvedas de crucería - estilo gótico - la plateresca Puerta del Perdón y el monumental órgano del coro que data del siglo XVIII.

Otra visita obligada, a las afueras de la población, es la Ermita de Ntra. Sra. de la Estrella, patrona de Los Santos. Su amplio empedrado a la portuguesa y las airosas arcadas de la fachada dan al conjunto una sencilla belleza que invita a la relajación. El Palacio de la Encomienda de la Orden de Santiago - actual Ayuntamiento - es otro de esos lugares que debemos visitar al igual que el antiguo Hospital y Preceptoria de la Purísima Concepción.

LAS FIESTAS
P
or febrero los Carnavales, ponen el punto de alegría en invierno. En primavera la campestre de San Isidro se celebra en la recuperada explanada de la Sierra de San Cristóbal cerca de la ermita del Santo construida sobre una antigua machacadora de piedra de unas antiguas canteras.

En verano tienen lugar las más bulliciosas: la Feria de Agosto y las entrañables de la Virgen de la Estrella, el ocho de septiembre; ésta última, sin duda, la de mayor participación en torno a su santuario que se engalana de manera singular.

La Semana Santa va en alza al igual que la Fiesta del Corpus para que se engalanen las calles con colgaduras de romero, las juncias y las flores… De un tiempo a esta parte, en la barriada del Pilarito, se mantiene una fiesta de barrio con mucho sabor popular.

LA GASTRONOMÍA
U
nida a estas fiestas está la rica tapita de “guarrito” o el bacalao en “cantina”. A estos platos hay que añadir los que se dan en el sur: la caldereta de cordero y su chanfaina, las migas, setas, espárragos trigueros y el insustituible cocido de garbanzos o los suculentos potajes. Las “tostás” guisadas las siguen haciendo los más viejos y, en el verano -aparte del gazpacho- es muy refrescante la “pipirigaña”: un refrescante picadillo de la época - tomate, pepino, pimiento, etc. - regados de aceite y vinagre y que, antiguamente, se solía comer a media mañana.

Muchos de estos platos se sirven en distintos bares y restaurantes.

ARTESANOS Y PINTORES
L
os Santos es conocido como “cuna de artistas” y aquí han nacido y desarrollado su arte, pintores de la talla de Manuel Santiago Morato, Alejandro Tinoco, Ramón Fernández Moreno, Manuel Rodríguez Pachón y su hermano Cesáreo -el escultor de la madera- Luis Gordillo, Pepe Mancera… y una larga lista de pintores consagrados o noveles que supieron plasmar en sus lienzos la luz del pueblo que los vio nacer. Mención aparte merece el genial escultor Mauricio Tinoco algunas de cuyas obras jalonan rincones del casco urbano. De todos ellos - y de muchos más no citados - se guarda una buena muestra en el Museo Municipal abierto en la Casa de la Cultura.

LA SIERRA DE SAN CRISTÓBAL UN ESPACIO NATURAL RECUPERADO PARA LOS SANTEÑOS
L
a recuperación medioambiental de la Sierra de San Cristóbal -donde en los años 50-60 se explotaron las canteras que surtían de material a la fábrica de cementos ASLAND- ha sido una de las constantes de los gobiernos municipales que, desde que se abandonaron las canteras, se han sucedido en el Ayuntamiento de Los Santos de Maimona. La primera de las iniciativas fue la plantación de un pinar que, ahora, adorna aquella “calva” sierra.

El funcionamiento de las sucesivas Escuelas taller en Los Santos ha supuesto un importante hito por el cambio en la fisonomía que se han producido en la zona. Con la primera escuela - “La Encomienda I” - se comenzaron a recuperar los edificios industriales de aquellas canteras comenzando por las naves, que a la postre, servirían de sede a las sucesivas escuelas; se plantaron árboles, adecuándose como merendero otra de las edificaciones fabriles y se hizo la explanación correspondiente y el revestimiento de arboleda en donde hoy se celebra la romería de San Isidro. La Junta de Extremadura recuperó otra de las dependencias industriales convirtiéndola en un albergue que está a disposición de los vecinos del pueblo y de los visitantes. Muchos de los peregrinos que hacen el camino de Santiago que atraviesa esta sierra lo utilizan como parada en su ruta hacia Santiago de Compostela.

EL MIRADOR Y LA ERMITA DE SAN ISIDRO
C
omo elementos arquitectónicos más singulares hay que destacar la construcción de la ermita dedicada a San Isidro - levantada sobre una antigua machacadora de la cantera y el mirador - restaurante cafetería - que se ha ideado en el interior de otro molino de la cantera en el que se han respetado las primitivas columnas de hormigón, parte de la bancada de la maquinaria y la bóveda de cañón del edificio industrial. Todo el conjunto se ha acristalado e iluminado con farolas parecidas a las primitivas. Sin duda edificios emblemáticos de unas viejas canteras donde aún resta mucho por transformar: otra de las machacadoras se va a convertir en Hotel Rural y el lugar donde se cargaban los camiones con la piedra para la fábrica de cemento, se convertirá en otro establecimiento hotelero no descartándose que algún día, la oquedad de la gran cantera, se convierta en auditórium al aire libre.

UN ESPACIO PARA RESPETAR
E
n todo el entorno de la sierra se han plantado jardines, levantado otros merenderos y trazado senderos para el relajante paseo a pie o en bici entre los pinares -las llamadas rutas verdes perfectamente señalizadas y utilizadas por cientos de santeños a lo largo del año-. En definitiva, un espacio para el ocio y el tiempo libre que ya se está convirtiendo en un lugar de tracción turística. El Ayuntamiento está en trámites para convertirlo en Parque Periurbano.

 




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]