UN PASEO POR SIERRA DE SAN PEDRO-LOS BALDÍOS



La Comarca Sierra de San Pedro-Los Baldíos se encuentra ubicada geográficamente en la parte oeste de la franja central de la región extremeña, abarcando terrenos pertenecientes a la provincia cacereña y a la pacense. Limita al norte con la Comarca Tajo-Salor-Almonte y con Portugal, al sur con la comarca perteneciente al término de Badajoz y con Portugal, al oeste con Portugal y al este con la comarca perteneciente a Cáceres. Tiene una superficie total aproximada de unos 2.600 km cuadrados y cuenta con una población de unos 27.242 habitantes, existiendo, por lo tanto una densidad de población muy baja. Cabe destacar en este aspecto la existencia de pequeños núcleos de población diseminados por el territorio.

La mejor forma de acceder a esta comarca desde la ciudad de Cáceres, es a través de la N-521, que comunica Cáceres con Valencia de Alcántara y Portugal, y discurre paralela en su tramo medio a la Sierra de San Pedro, visitando poblaciones como Herreruela, Salorino, Membrío o Valencia de Alcántara.

Por la zona sur podemos acceder desde la EX-110, partiendo desde la ciudad de Badajoz y llegando a poblaciones como Alburquerque, Villar del Rey (mediante una pequeña desviación de unos 16 kilómetros), o San Vicente de Alcántara.

Desde la ciudad de Mérida se puede acceder fácilmente a esta comarca tomando la N-V hasta Badajoz, y siguiendo posteriormente desde Badajoz, el itinerario anteriormente mencionado.

SU HISTORIA
E
stas tierras fueron habitadas ya desde muy antiguas épocas como el Neolítico o el Calcolítico, como así lo atestiguan la gran abundancia de restos pertenecientes a estas épocas que han sido encontrados por toda la comarca. Estos restos estaban compuestos por ajuares, puntas de flechas, diversos objetos de caza, etc. Así mismo, también se conservan un gran conjunto megalítico compuesto por unos 50 dólmenes que está considerado como uno de los mejores conjuntos megalíticos de Europa.

El paso de la civilización romana por la comarca, queda patente en los abundantes restos de esta época que se encuentran diseminados por los distintos términos municipales. Algunos de estos restos son construcciones como acueductos, conducciones de agua, calzadas, puentes, fuentes, etc.

El dominio árabe de estas tierras está claramente plasmado en la abundante calidad de documentos de distintas épocas que dan fe de las sucesivas conquistas árabes y posteriores reconquistas cristianas llevadas a cabo en la zona, y realizadas principalmente por las órdenes de Alcántara y Santiago.

También se conservan algunos restos arqueológicos pertenecientes a esta época, como por ejemplo distintos aljibes existentes, o el propio Castillo-fortaleza de Valencia Alcántara, que fue construido sobre los cimientos de una antigua fortaleza árabe.

Se puede observar, así mismo, la presencia del pueblo judío en la zona visitando las distintas construcciones que nos han llegado hasta nuestros días, como por ejemplo el barrio Medieval de Alburquerque, o en Valencia de Alcántara su barrio Gótico y su Sinagoga, recientemente rehabilitada.

Posteriormente ha tenido lugar en la comarca algunos hechos relevantes, por ejemplo la boda, en la Iglesia de Rocamador de Valencia de Alcántara, de Dña. Isabel (hija de los Reyes Católicos) con Manuel “El Afortunado”, rey de Portugal, comenzando así un época de fructíferas relaciones entre los dos países. Así también, se tiene constancia del paso por Herreruela, en 1543, de la Infanta María de Portugal, cuando se dirigía a desposarse con Felipe II. Existiendo en la actualidad en dicha localidad, una calle que lleva el nombre de “La Princesa”, ya que en una de las casas de esa calle pernoctó dicha princesa.


SU ENTORNO NATURAL
L
a comarca Sierra de San Pedro-Los Baldíos está ubicada en una de las zonas más importantes de Extremadura en lo que a recursos naturales se refiere. Esta riqueza viene motivada por la diversidad de ecosistemas y paisajes que ofrece la gran amplitud de su territorio, alternándose zonas llanas con zonas de sierra, dehesas y monte mediterráneo, olivares y pinares o cultivos herbáceos, etc., incluyendo, así mismo, bosques de galería o bosques de rivera.

La práctica totalidad de los términos municipales que componen la comarca, cuentan con grandes extensiones del principal tipo de ecosistema de la zona, que es la dehesa y el monte mediterráneo, poblados con gran número de especies autóctonas.

Parte de esta comarca está ubicada entre las cuencas de los ríos Tajo y Sever, actuando ambos como frontera natural con el país vecino de Portugal. En el caso de la cuenca del río Tajo, y debido a su riqueza en cuanto a paisajes, flora y fauna, se encuentra en vías de ser declarada Parque Natural.

La zona central de la comarca, donde se sitúa la Sierra de San Pedro, fue declarada ZEPA (Zona de Especial Protección para Aves) según decreto 232/2000 de 21 de noviembre. Cuenta con una superficie total de 13.000 Ha. y pertenece a los términos de Alcántara, Membrío, Valencia de Alcántara, Herrera de Alcántara, Cedillo, Carbajo y Santiago de Alcántara. Los motivos causantes de esta declaración están perfectamente justificados, ya que, la fauna existente en esta zona es de gran valor ecológico, contando con especies tan significativas y en peligro de extinción como el Águila Real, el Buitre Negro, el Águila Calzada, el Buitre Leonado, el Águila Culebrera, el Búho Real o la Cigüeña Negra entre otros.

El monte mediterráneo existente es uno de los más extensos y mejor conservados de Europa, contando con algunos reductos que aún hoy conservan su estado natural inicial sin haber sufrido ningún tipo de alteración. Un claro ejemplo lo tenemos en Herrera de Alcántara, con un paraje que está catalogado como uno de los mejores ejemplos de bosque mediterráneo joven de Europa.

En el límite oeste de la franja central de la comarca, y haciendo frontera con Portugal, nos encontramos con la Sierra Fría, una de las estribaciones de la Sierra de la Estrella, y que se extiende por los términos municipales de Valencia de Alcántara, San Vicente de Alcántara y La Codosera. En estos parajes se dan grandes extensiones de pinares alternándose con especies como el castaño, alcornoque, madroño, acebuches, etc. En cuanto a la fauna en los crestones rocosos de pizarra, se encuentran colonias estables de buitres leonados así como individuos dispersos de águilas perdiceras, culebreras y búhos reales. Acompañados de una gran variedad de especies terrestres.

Se da en la zona una distribución geográfica de la población muy característica, y consiste en la existencia de pequeños núcleos de población dispersos alrededor de un núcleo principal, dichos núcleos se denominan pedanías y forman lo que se llama una Campiña. Cada una de ellas tiene una cierta entidad cultural y geográfica propia, dando lugar a una gran variabilidad de paisajes, tradiciones y lugares que visitar. Dos ejemplos son la Campiña de Valencia de Alcántara y la de La Codosera.

TURISMO CULTURAL
S
i nos adentramos en la Sierra de San Pedro-Los Baldíos descubrimos que no todo es naturaleza, también podemos disfrutar de las fiestas y tradiciones de las localidades que componen esta zona, así como contemplar su gran patrimonio histórico.

Cabe destacar la importancia de Alburquerque y de Valencia de Alcántara dentro de la Sierra de San Pedro-Los Baldíos en lo que llamamos turismo cultural, eso sí, sin olvidarnos de las demás poblaciones de la zona que cuentan, cada una, con distintos recursos culturales como pueden ser hermosas iglesias y antiguas tradiciones entre otros. Si destacan estas dos localidades es por la importancia histórica que han tenido en un tiempo ya lejano, y la cantidad de restos que se conservan hoy en día, que hacen especialmente atractiva la visita a estos dos municipios.

La historia de Alburquerque nos muestra la importancia de la localidad, se desconoce la fecha de su fundación y los primeros datos nos hablan de la conquista por parte de Fernando II de León en 1166, pasando, así, a manos cristianas. Fernando II de León cede Alburquerque a la Orden Militar de Santiago. Posteriormente, en el año 1184, Alburquerque es tomado por los árabes hasta que Alfonso IX lo reconquista. Posteriormente ha participado en diversos episodios históricos como en los enfrentamientos entre los infantes de Aragón y Juan II de Castilla, en lo cuales Alburquerque es sitiado y entregado al condestable D. Álvaro de Luna en 1432, o en los enfrentamientos con Portugal.

En Alburquerque se encuentra el Castillo de Luna, es uno de los más importantes de La Raya, cuya estructura original no se ha visto alterada por restauraciones. Está datado, aproximadamente, en el siglo XIII. Este castillo consta de cuatro recintos escalonados en la vertiente norte, en su interior encontramos varia edificaciones como por ejemplo la Capilla de Santa María del Castillo. Al fondo de la fortificación está situada la Torre del Homenaje, de planta cuadrada y cinco pisos de altura. Se conservan también las mazmorras y la Torre de los Cinco Picos, de tres pisos y con forma pentagonal, construida en 1464. Esta torre se comunica con la del Homenaje mediante un puente levadizo sostenido por un arco con forma ojival de más de diez metros de altura. Actualmente el castillo se utiliza como Albergue juvenil perteneciente a la Dirección General de Juventud de la Junta de Extremadura.

Valencia de Alcántara cuenta con un importante patrimonio que nos muestra un pedazo de cada cultura que ha pasado por esta villa, romanos y árabes han dejado su huella en varias construcciones que denotaban la importancia de la villa como puede ser el acueducto romano que aún se conserva. También tuvo gran influencia la cantidad de judíos que habitaron Valencia de Alcántara, que han dejado un maravilloso Barrio Gótico-Judío, distribuido en diecinueve calles y que cuenta con más de doscientas portadas adinteladas y ojivales y una sinagoga que ha sido recientemente restaurada.

El valor que tenía Valencia de Alcántara como plaza fronteriza y de interés estratégico queda patente en el castillo-fortaleza y en los diversos enfrentamientos que se tuvieron con la vecina Portugal. También se conserva la Iglesia de Ntra. Sra. de Rocamador que ha sido declarad monumento de interés artístico, realizada entre los siglos XV y XVI, ésta posee planta rectangular con tres naves y triple cabecero. Está cubierta por una hermosa bóveda de crucería, su portada es de estilo neoclásico, en tres cuerpos, y data del siglo XVIII, también posee una magnífica torre Herreriana y un retablo barroco atribuido al taller de Churriguera. Además en su interior se albergan maravillosas obras de arte como el Cristo de las Batallas de Berruguete o la tabla del Luis de Morales “El Divino” llamada La Virgen y los Santos Juanes. A su alrededor se sitúa los restos del antiguo castillo árabe transformado en fortaleza.

Pero lo que verdaderamente destaca en Valencia de Alcántara son los dólmenes, monumentos funerario en los que se enterraban a los fallecidos, tanto de forma individual como colectiva, siguiendo el rito de la inhumación, esto permite que en ocasiones se encuentren restos intactos en ellos, también aparecen muchas veces objetos junto a los difuntos. La construcción del dolmen, una vez finalizada, se cubría de tierra quedando a la vista, únicamente la losa superior. El material que predominaba en estas construcciones es el granito, aunque también se pueden encontrar en esta zona algunos construidos con pizarra. Podemos contemplar estos monumentos siguiendo las rutas de los dólmenes. Éstos son el mayor y mejor conservado conjunto de dólmenes de Europa Occidental, declarados Bien de Interés Cultural con la categoría de Recinto Megalítico. Son unos 48 dólmenes los que se conservan, fechados entorno al cuarto y tercer milenio a.C., perteneciendo a los períodos Neolítico y Calcolítico.

FIESTAS Y TRADICIONES
T
oda esta oferta de turismo cultural no estaría completa si no hablamos de las fiestas que se celebran el la Sierra de San Pedro-Los Baldíos. Hay una gran cantidad de celebraciones durante todo el año, reservando para el verano las ferias y fiestas de algunas localidades debido a la dedicación de estas al “emigrante”, ya que muchos de estos pueblos perdieron en el pasado población debido a la falta de trabajo. Entre la gran cantidad de fiestas cabe destacar las siguientes:

Las Cruces de Mayo, el 3 de mayo se celebra en varias localidades, siendo la más representativa la de Valencia de Alcántara donde numerosas cruces confeccionadas con flores adornan las calles de la villa, mientras los niños que han participado en la elaboración de estas cruces piden un donativo a las personas que disfrutan dando un paseo y contemplando las cruces.

También en Valencia de Alcántara destaca el 15 de mayo la festividad de San Isidro Labrador, esta fiesta ha sido declarada de interés turístico regional. Además de otros actos en este día se realiza un desfile de carrozas engalanadas y de jinetes en caballerías enjaezadas.

En verano en Alburquerque se puede disfrutar de numerosas celebraciones de las que hay que destacar el festival de música independiente “Contem-pop-ranea” que se ha convertido en una referencia a nivel nacional de la música independiente al participar los grupos más importantes de este género. No olvidamos el importantísimo Festival Medieval que atrae a muchísimos visitantes a Alburquerque donde se realizan numerosas actividades como por ejemplo pasacalles, mercado medieval, incluso interpretaciones de cómo era la vida en el castillo y sus alrededores.

Otras fiestas de gran interés:
E
n Carbajo: Santa Marina, Sábado Santo, Domingo de Resurrección y Lunes de Pascua.

En Cedillo: El Martes de Carnaval se celebra el Enfariñamiento que consiste en una “guerra” de harina entre hombres y mujeres. También destacar la Matanza Internacional que se celebra como motivo de reivindicación de un paso permanente a Portugal, pues actualmente el paso está cortado por una presa y sólo se abre los fines de semana. Este año próximo será el día 14 de febrero.

En Herrera de Alcántara: La Rosca, el domingo más próximo a las Candelas se subasta una Rosca donada a la Virgen por un vecino.

En Herreruela: Los Tomillos. La Matanza Popular.

En La Codosera: EL Sábado Santo se celebra por la noche el Aleluya, en el que los vecinos recorren las calles haciendo sonar cencerros. El último domingo de mayo se celebra la romería al santuario de Ntra. Sra., de los Dolores de Chandavila.

En Menbrío: Matanza Extremeña. San Bernabé el 11 de junio.

En Salorino: San Ildefonso el 23 de enero.

En Santiago de Alcántara: Cristo de las Batallas, del 1 al 4 de septiembre, fiestas patronales con diversos actos.

En San Vicente de Alcántara: La Noche de los Fuegos, el 21 de enero, en honor de San Vicente Mártir, patrón de la localidad, los jóvenes dan fuego a ramas y leña que han recogido con anterioridad, después recorrer el pueblo para tiznar a la gente con el corcho que ha quemado. Fiestas del Corcho (San Miguel) el 29 de septiembre.

En Villar del Rey: Los Campanillos, se celebra la noche del Sábado Santo. Las Iluminarias, primer sábado de octubre, se hacen fogatas para ahuyentar los malos augurios y que la próxima cosecha sea mejor.

GASTRONOMÍA
L
a gastronomía de la zona está protagonizada, especialmente, por platos de carne, esto se debe a la importancia de la ganadería en toda la Sierra de San Pedro-Los Baldíos. Además si observamos las fiestas y tradiciones de las localidades vemos que la matanza cobra gran importancia en todos estos municipios. Las denominaciones de origen “Dehesa de Extremadura”, para el cerdo ibérico, y específicas para el cordero, “Corderex”, y para la ternera, “Ternera de Extremadura” demuestran la procedencia y calidad de las carnes de la comarca. También tienen una gran importancia en la gastronomía local los embutidos del cerdo ibérico que se pueden degustar en toda la Sierra de San Pedro- Los Baldíos (morcón, paneras, patateras, fariñeras, chorizos, salchichones, lomos, jamones y paletas). Tampoco hay que olvidar los quesos de la zona, todos ellos de gran calidad, ni la producción de miel. Otro facto importante en la gastronomía de la zona es la caza, que da lugar también a gran cantidad de platos.

Finalmente, señalar la gran variedad de dulces y postres de la zona, muchos de ellos de influencia portuguesa, como parte del resto de la gastronomía. Algunos ejemplos de estos son: empanadillas, perrunillas, rosquillas, bollos de Pascua, de chicharrón, magdalenas, filloses, serradura, arroz con leche, etc.

La zona cuenta con numerosos restaurantes donde poder disfrutar de la magnífica gastronomía y de los platos más típicos de la comarca como son El Frite, Las Chanfaina o El Buche.

OCIO Y TIEMPO LIBRE
E
n la Sierra de San Pedro-Los Baldíos se puede disfrutar de distintas opciones a la hora de elegir en que ocupar nuestro tiempo libre. Deporte, caza, naturaleza, cultura, historia… o simplemente, descansar en las numerosas casas rurales en plena naturaleza que se han abierto en los últimos años son buenas maneras de ocupar nuestro tiempo libre.

Las actividades que se ofrecen en la Sierra de San Pedro- Los Baldíos son de todo tipo. Se puede disfrutar de rutas de senderismo, paseos a caballo o bicicleta, incluso en quad. También se pueden practicar deportes como por ejemplo el tiro con arco o la escalada en Sierra Fría. Otra opción es la de practicar turismo cinegético, pues la zona de la Sierra de San Pedro-Los Baldíos es un lugar idóneo para esta actividad debido a la abundancia de ciervos, muflones y jabalíes.

Finalmente siempre queda la opción de visitar lugares de gran interés como Alburquerque con su hermoso castillo, el barrio gótico y los dólmenes de Valencia de Alcántara o la posibilidad de acercarse a nuestro vecino Portugal y disfrutar de su gastronomía y la belleza de sus pueblos, algunos muy cercanos como por ejemplo Marvao. Como vemos la oferta es amplia y atractiva, ahora sólo le queda elegir al visitante en que ocupará su valioso tiempo.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]