ROBLEDILLO DE GATA

Un pueblo para la contemplación


Robledillo de Gata, declarado por la Junta de Extremadura “Conjunto de Interés Cultural”, constituye hoy una de las mejores muestras de arquitectura popular que se conservan en Extremadura. La construcción de sus casas, la estructura de sus calles, la incardinación de todo el conjunto en su paisaje serrano agreste y a la vez frondoso, la pureza del aire y de sus aguas, la paz del ambiente, transportan al visitante a un mundo difícil ya de imaginar en los tiempos actuales.

El pueblo es pequeño. Llegó a superar los 800 habitantes en el s. XVII, su época de mayor población, hoy apenas llega a los 200, sin embargo, Robledillo no es un pueblo en ruinas ni abandonado, antes al contrario, las peculiaridades de su ubicación en el fondo de un hermoso y angosto valle y las características que se acaban de apuntar, lo han convertido en uno de los pueblos más visitados de la Sierra de Gata y del Norte de Extremadura.

ESPACIO FRONTERO
Robledillo de Gata se halla situado en el extremo oriental de la Sierra de Gata, frontero ya con las Hurdes en el lado más occidental de ellas.

Perteneciente, por tanto, a la provincia de Cáceres, su término municipal es frontero también con la provincia de Salamanca. El pueblo se asienta en el fondo de un valle angosto, por el que discurre el río Árrago, flanqueado al este y el oeste por montes que superan los mil metros de altitud por Yedramayor, la Zambrana y la cumbre de Ovejuela, o enfrente por el “Prao Lomo” o los serrejones que se precipitan en la “Garganta”. Sigue el río hacia el sur, hasta fundir sus aguas en el Alagón, a través del cual desemboca en el Tajo. El valle se cierra hacia el norte, en “la boca de la Golosa”, justo donde nace el río.

Aunque se trata de una imagen engañosa: porque a partir de allí y a mayor altura se forma otro valle, coronado hacia el noreste por el pico más alto de la Sierra de Gata, la Bolla, con una altitud de 1.524 metros. En su ladera sur, por “Romolino”, nace otro río denominado “de las Mallas” -aunque toma otros nombres, según los parajes por los que discurre: río de la Golosa, de Linares, de Piedralá, de Malavao, de la Malena...- que ofrece la peculiaridad de pertenecer a la Confederación Hidrográfica del Duero: y es que, fluyendo por altitudes próximas a los mil metros en dirección suroeste, girará luego hacia el noroeste para unirse al Águeda y morir con él en el Duero.

Es decir, que nos encontramos con el caso nada frecuente de un municipio que ha dividido sus aguas en dos confederaciones hidrográficas distintas, la del Duero y la del Tajo. Más aún: cuando ahora se habla tanto de planes hidrológicos y trasvases, viene a cuento recordar que aquí fue frecuente el trasvase de una a otra cuenca hasta hace unos años, cuando lo exigía la producción hidroeléctrica local para alumbrar el pueblo o el funcionamiento de las almazaras. Pero vamos a lo nuestro.

El pueblo se pega al terreno, de modo que el trazado de las calles viene condicionado por la atormentada orografía. Discurre la calle principal -la Rua- en dirección norte, paralela al río, y en ella con fluyen por cuestas empinadas las que siguen el sentido descendente de la montaña: el Barrero, El Congosto.., la misma dirección que siguen los arroyos del Barrero y el Manadero.

Cuando hablamos de pueblo pega do al terreno, habrá quien piense en casas bajitas. Nada de eso: son casas altas, de varias plantas, lo que pasa es que la mayoría, dado lo accidentado del terreno, dan a dos calles de distintos niveles. Casas altas, pues, construidas con materiales autóctonos, pizarra, adobes, barro, madera de castaño y roble... que contribuyen a esa incardinación en el paisaje a que antes aludía. Algunas se hallan atravesadas en la misma calle, que discurre bajo ellas como a través de un túnel: son los llamados “balcones”.

DESCUBRIR Y CONTEMPLAR
Las permanentes subidas y baja das, vueltas y revueltas, balcones y miradores, proporcionan al visitan te un continuo juego de luces y de sombras que llama la atención. Tal es así que el pueblo constituyó años atrás como el descubrimiento de un paraíso para algunos pintores, que encontraron inspiración y motivos en rincones y callejas.

Podríamos abundar en consideraciones históricas: en la existencia casi cierta de algún asentamiento prerromano, a juzgar por la icono grafía de una piedra, sin duda de carácter religioso, hallada en “el Bardal” y depositada hoy en el Museo Provincial de Cáceres, o romano, si nos guiamos por el ara votiva dedicada a Júpiter, que acabó siendo pila de agua bendita en la iglesia parroquial, y por el discurrir de la calzada romana, algunos de cuyos tramos todavía se conservan, y que por el denomina do “Puerto Viejo”, el mismo por donde ahora discurre la carretera hacia los pueblos de Salamanca, llevaba a Ciudad Rodrigo pasando el castro próximo a Zamarra, o de la ya documentada historia medieval y moderna.

Igual que podríamos detenernos en otras cosas importantes o curiosas. Por ejemplo, en su iglesia parroquial, obra de mediados del s. XVI, que encierra cinco retablos con una buena colección de tallas de madera policromada, o en la extraordinaria y expresiva talla del “Cristo yacente”, situada bajo el altar, salida si no de las manos, sí del taller de uno de los grandes imagineros castellanos, Gregorio Fernández; o en el artesonado mudéjar que cubre la sacristía, de la misma hechura del que cubría la cabecera de la iglesia, sustituido en razón de su mal estado en los años treinta -a cuántas barbaridades ha llevado la falta de ideas y la escasez de medios- por una bóveda de aristas. Visiten la iglesia si quieren, que no habrán perdido el tiempo. Pero luego, acóndese en el atrio airoso que la rodea y contemplen el paisaje. Y déjense llevar, aunque sea sin rumbo, por calles y callejas, por balcones y pasadizos. Y entren en el juego de las luces y las sombras. Y sientan el silencio. Y traten de escuchar desde distintos sitios el murmullo del agua del río, o la de los arroyos que tal vez discurran bajo sus pies.

Está -ya lo hemos dicho- el paisaje como elemento fundamental en el encanto del conjunto que ofrece Robledillo de Gata. Se acurrucan a la vera del río los pequeños huertos, y ascienden por la ladera abancalada viñedos y olivares. Y más arriba, el monte: montes en los que lucha por sobrevivir una vegetación que fue abundante de castaños y robles, de pinos más tarde, cuando las repoblaciones prometían la redención; luego vinieron los incendios pavorosos y allí siguen las huellas. El espacio que dejan los árboles lo invadirán el brezo, la carquesa, el jaguarzo y el cueso, y verdaderos bosques de helechos en las zonas más húmedas. Todo ello, sea bosque o matorral, constituye un manto verde permanente, tan característico de toda la Sierra de Gata.

Pero el paisaje no es sólo para con templar, sino para andar. Es la manera de adentrarse en él, de fundirse con él. Los viejos caminos de herradura y las nuevas pistas abiertas en la montaña permiten recorrer el término de parte a parte, descubrir nuevas perspectivas, res pirar el aire puro, sentirse inundado por la naturaleza y en paz. En coche, en bicicleta y mejor andan do si le echa un poco de valor, podrá asomarse a Castilla por la ‘Cruz del Puerto” a la sombra vencida del viejo y derruido “fortín” árabe, contemplar desde la Bolla media Extremadura, un buen trecho de Castilla y Portugal hasta la Sierra de la Estrella, ver el valle del Árrago desde la “Collada de la Moza”, visitar lo poco que queda del convento franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles y asomarse al “Chorro”, una cascada natural que forma el río de los Ángeles, allá por los Llanos, donde confluyen varios términos municipales (digamos entre paréntesis que este es el auténtico “Chorro de la Meancera”, no “el chorro” del Gasco, con el que muchos lo con funden).

O si le teme a los calores, pasee por las proximidades del río, entre bosques de castaños y pinos, espesuras de helechos, brezos y otros arbustos... Y si el calor le ataca, zambúllase en las frescas aguas de la piscina natural del Machío, encima mismo del pueblo, verá el viajero qué pronto se le pasan los sofocos.

El colofón es obvio. Cuando la tarde cae y el sol se escapa monte arriba, la hora que en el pueblo llamaban “de las oraciones” por la antigua costumbre de hacer el toque del “ángelus” al oscurecer, es buen momento para catar los vinos del lugar en alguno de sus bares, mejor con un “tentempié”. Y si el viajero es de los que “ligan la hebra” fácilmente y ha hecho algún conocimiento, no le faltará la invitación hospitalaria de algún vecino en alguna de las pequeñas bode gas que hay en cada casa, lugar muy indicado para la merienda, la tertulia y para pasar el rato.

Y CONVIVIR
El turismo es un fenómeno importantísimo en nuestro tiempo. Pero también lo son las prisas y el estrés. Para quienes huyen de ellos, para quienes aborrecen la masificación y el estruendo, para quienes quieren redescubrir la naturaleza, reencontrarse a sí mismos y vivir unos días en paz, se ha hecho el turismo rural, un turismo en el que prima el paisaje y la convivencia con quienes todavía conservan una forma de vida sosegada. Robledillo de Gata ofrece todo eso con largueza. Sus numerosas casas rurales proporcionan hoy alojamiento confortable. Como ofrece una base para desde allí moverse por los alrededores: la Sierra de Gata, las Hurdes, Ciudad Rodrigo a unos 40 Kilómetros, pocos más o menos de los que hay a Coria o alguno más a Plasencia.

En cualquier caso, una invitación a visitar un buen pueblo, que pareciera haberse detenido hace varios siglos en la historia.

Todo es una incitación para el viajero: la naturaleza pura, su gastronomía, el paisaje, sus gentes, su vino generoso y de exquisito paladar, el silencio que nos permite escuchar todos aquellos secretos que posee la naturaleza, el canto de los pájaros, el murmullo del agua en sus arroyos. La magia de sus calles.

 

____________________________________________


CASA RURAL LUNA MENGUANTE
La casa “Luna Menguante” se encuentra situada dentro del casco urbano y en con tacto directo con la Naturaleza.
Esta construcción es un magnífico ejemplo de rehabilitación en el medio rural y con un amplio abanico de posibilidades para el visitante de cualquier edad.

En un principio el aspecto que presentaba era deplorable, condenada a un destino incierto, rehabilitándose posteriormente para desempeñar un nuevo papel y servir como Alojamiento Rural.

La casa en la actualidad consta de cuatro plantas. Las dos centrales están ocupadas cada una por dos habitaciones dobles con baño incorporado dentro de las mismas, así como salón-comedor con chimenea, calefacción central en toda la vivienda y cocina totalmente equipada.

Cada planta tiene entrada independiente si se desea. El piso superior está ocupado por un bonito jardín con barbacoa y hermosas vistas a la sierra.

La planta inferior posee una magnífica bodega tan común por esta zona donde madura el genuino vino de “Pitarra”.

La decoración de la casa es fruto de un trabajo realizado con esmero y cariño por sus nuevos propietarios María José y Armando, combinando magníficamente diferentes estilos, respetando los elementos naturales como el barro, la madera de castaño y la pizarra, siendo el deseo de los mismos que todo visitante tenga:
Trato familiar y personalizado. Un entorno atractivo, rico en cultura, paisaje y naturaleza. Establecimiento de dimensiones acogedoras y cómodas. Espacios pensados para disfrutar en familia. Bodega para degustar la especialidades propias de la zona. Actividades para conocer y recorrer la región.

LUNA MENGUANTE.

 

CASA RURAL AZABAL
Situada junto a la plaza mayor de Robledillo de Gata, conserva la arquitectura de la zona manteniendo la estructura original de la casa, fachada construida con pizarra y madera, en el interior techos de madera, estancias algunas de ellas abuhardilladas.

Construcción de tres plantas con entradas independientes con la categoría de 1 Encina.
En la planta baja está la bodega, donde estaremos gustosos de compartir con ustedes unos vinos típicos de la tierra.
La primera planta consta de dos dormitorios dobles, cocina-salón y un baño.
La segunda planta dos dormitorios dobles, dos baños y salón-cocina.

Ustedes encontrarán en la casa todo lo necesario para pasar unos días encantadores con las comodidades modernas y la ven taja de la vida tranquila y sin prisas en nuestro pueblo.

Si está interesado en la vida rural, somos agricultores y apicultores, les mostraremos como se trabaja el campo, así como la recolección del polen y la extracción de la miel.

CASA RURAL AZABAL

ALOJAMIENTO RURAL CASA MANADERO
Es una magnífica rehabilitación en pizarra y madera de una casa rural típica de arquitectura negra. Está situada dentro del casco urbano de Robledillo, junto al regato que lleva su nombre “El Manadero”.

Consta de 5 apartamentos rurales, compuestos de habitación doble, saloncito con cocina americana y baño de distintos tamaños y precios; y en su planta baja un pequeño mesón-restaurante.

Lavanda, tomillo, zarzamora, jara, brezo dan nombre a nuestros apartamentos.

Sencillez y colores alegres crean un cálido armonioso ambiente.

Restaurante “Manadero” ofrece platos elaborados con productos naturales, de nuestra huerta, matanza y granja.

Destacando platos tan tradicionales como la caldereta de cabrito o tan naturales como una parrillada de verduras del huerto.

En Casa Manadero podrás pasar unos días de la manera que más desees, estamos abierto para hacerte disfrutar de tu estancia en nuestra casa, para informarte sobre las actividades a realizar, prepararte un magnífico desayuno con tostadas, migas, huevos fritos o revuelto, dulces caseros... degustar cualquiera de nuestros platos, prepararte un mojito de ron cubano o en invierno asar unas castañas en la chimenea, depende de ti, de cual sean tus expectativas al visitar nuestra casa.

CASA MANADERO

 

CASA RURAL CAZAPOLEN
Esta casa debe su nombre a que parte del edificio fue destinado durante años a almacén de los granos de polen recolectados y al material utilizado por los colmeneros.

Dispone la casa de tres plantas. En la planta baja se encuentra la bodega donde podrán degustar el vino de esta comarca.
La planta intermedia posee un magnífico salón con chimenea, grandes ventanales que dan al exterior, cocina completa para el uso de los huéspedes que deseen cocinar.

La planta superior está destinada a los dormitorios, con techos y armarios realiza dos con maderas de castaño y roble.
La casa catalogada con la categoría de dos encinas está decorada con materiales típicos y a la vez funcionales que han hecho de este edificio, totalmente rehabilitado, un lugar agradable donde se combina modernidad y tradición, consiguiéndose un resultado final muy atractivo y acogedor. La casa además cuenta con cabina de teléfono.

Todo el exterior de la vivienda es un magnífico ejemplo de construcción serrana, habiéndose salvaguardado lienzos de entramados de gran belleza y ejemplo artístico de Robledillo de Gata.

La propietaria dueña además del bar El Refugio es buena conocedora de la comarca y le gusta orientar a sus clientes para la realización de rutas y visitas a la zona.

Habitaciones:
Tres dobles y una individual.
Todas con baño completo.
Dispone de calefacción.

CAZAPOLEN.

CASA RURAL VALDARRAGO
MESÓN RESTAURANTE
Magnífica reconstrucción de una casa de arquitectura popular característica de la Sierra de Gata, cuya bella fachada principal ha sido restaurada por Patrimonio Histórico Artístico de la Junta de Extremadura. Rehabilitada y adecuada con esmero para alojamiento rural, se encuentra enclavada en pleno casco antiguo de la localidad de Robledillo de Gata, declarada Conjunto Histórico de Interés Cultural y afamada por sus vinos ya en tiempos del emperador Carlos V, que los hacia llevar hasta su última residencia en el Monasterio de Yuste. Este Alojamiento Rural dispone de cuatro plantas, destacando en su planta baja el hondón y bodega, transformados ahora en acogedor mesón, donde degustar una buena cocina serrana, que conserva las paredes de piedra y mampostería que se encargaban antaño de la regulación térmica necesaria para la elaboración del afamado vino.

En la primera planta, antigua sala y alcobas, se encuentra el salón comedor con chimenea y televisor, y la cocina, completamente equipada.

Por escaleras de madera se accede al resto de las plantas en las que se encuentran los amplios dormitorios con ventanas de madera y vigas en los techos, con camas de madera y/o forja, bien de matrimonio o separadas. Todas ellas poseen baño completo y calefacción central. Sus nombres son: Balcón, Escaño, Casillas, Sobrao y Solana.

MESÓN Y APARTAMENTO BARRERO
MESÓN
Situado en la parte más álgida de Robledillo de Gata, sobre un edificio rehabilitado que exhibe un amplísimo soportal que, a modo de túnel, cubre toda la vía y se alza desde dos potentes pilares prismáticos de mampostería.

Se encuentra ubicado en la parte baja del edificio donde el viajero podrá descansar y saborear el excelente vino de la comarca, además de contemplar una bella estampa de la localidad dada su situación estratégica. Ofrece raciones variadas y bocatas.

APARTAMENTO BARRERO
Ubicado en la segunda planta de la vivienda, con entrada por la parte trasera del mismo, el apartamento cuenta con:
• 2 Habitaciones muy acogedoras con techos de madera.
• 1 baño completo.
• Salón-cocina con magníficas vistas a la Sierra y desde donde se contempla una bella panorámica de la localidad dada su situación.
• El apartamento dispone de calefacción.

El edificio ha mantenido su arquitectura popular y es soportado por varias columnas convirtiendo su situación en otro de los rincones hermosos de esta localidad.

El Apartamento Barrero se encuentra en trámites de legalización para su conversión a Apartamentos Rurales. Otra oferta más dentro del Turismo Rural de Robledillo de Gata.

CASA RURAL COSMOPOLITA
Una casa diseñada con exclusividad para el disfrutar de todas las comodidades que mereces, para disfrutar de un entorno rural con muchos encantos.

Rehabilitada con materiales todos natura les, piedra, pizarra, madera, barro y con diseño y decoración de interiores y exteriores exclusivos que harán de tu estancia un lugar inolvidable.

Cuenta con dos habitaciones dobles con baño, techos abuhardillados de madera, salón-cocina totalmente equipada para uso de los clientes, estufa de leña, calefacción y terraza, donde poder observar la sierra y parte del pueblo, realizada ésta con un diseño único (palos con hiedras secas, maderas de trillos, de gran originalidad), ideal para contemplar las estrellas por las noches.

Una casa muy acogedora, donde duendes y hadas representados en sus paredes te harán disfrutar de momentos inolvidables; todo preparado para un disfrute y relax total.

El cliente estará totalmente informado de rutas y todo tipo de actividades de la zona y disfrutará de una atención personalizada, así como de rutas diseñadas según gustos y necesidades.

José Manuel, el casero es un escultor bien conocido en la zona, el cual transforma con tallas y raíces del campo, reciclando y bus cando sus formas en esculturas de gran valor artístico, (lámparas, mesas y otros elementos decorativos) y organiza con grupos que nos visitan (mínimo 6 personas) salidas al campo para enseñar y practicar este arte. Así es que, ya sabes, si eres un amante de la naturaleza, del reciclaje y del arte, apúntate con José Manuel lo pasarás muy bien, desarrollando parte de esa creatividad que todos llevamos dentro.”

MESÓN ARTE-SANO
También cuenta con un mesón muy tranquilo y de un encanto especial diseñado por José Manuel, en el que troncos de gran tamaño con formas de gran originalidad están representados en sus mesas bancos, mostrador, lámparas incluso con una fuente artificial que deja caer su agua entre rocas, para un mayor disfrute de este sonido tan relajante, un lugar en el que poder des cansar y observar todas las esculturas diseñadas y creadas por él.

Podrás además degustar platos típicos y de gran exquisitez como las ensaladas de naranjas, tortas de queso del Casar con pasas, productos ibéricos de gran calidad y buen sabor. Parrilladas de carne y verduras.
“ No deje de visitarnos será un lugar para recordar siempre con cariño”.

CASA RURAL COSMOPOLITA

BAR LA BODEGA DEL MARQUÉS
Junto al río Árrago, es un acogedor local ambientado en la arquitectura popular de la zona, en el que podrás degustar nuestra especialidad en cordero a la brasa, o si lo prefieres, nuestras raciones y bocadillos.

Y si lo que te apetece es tomarte una copa en un ambiente agradable, también puedes hacerlo aquí. ¡Te esperamos!


 

 

____________________________________________

Sus Gentes, Su Vino
Abiertos y hospitalarios, dispuestos a compartir con el viajero lo que tienen, bien sea su tiempo o un vaso de buen vino. Si hubiera un símbolo de la cordialidad, sería el vino, y si hubiera que erigir santuarios a la hospitalidad, serían sus bodegas.
Cultivan sus viñas con primor elaborando el vino con mimo, arte éste transmitido de generación en gene ración. Su fama no es de ayer. Investigadores tales como Domingo Sánchez Loro, califican al vino de Robledillo de Gata como Imperial, tomado en el Monasterio de Yuste por el emperador Carlos V.

“No son vinos de casta los de esta tierra, y el de Robledillo es, como Vuestra Merced sabe, de los buenos del reino” carta escrita por uno de los frailes vinateros, Fray Melchor de Pie de Concha dirigiéndose al secretario del emperador Juan Vázquez de Molina.

Años más tarde, en 1573, el médico Luis de Toro, ilustre placentino se ocupó de este vino diciendo de él: “Ofrece tal exquisitez y regusto de sabor, que deja muy atrás aquellos licores de néctar y ambrosía, bebida de los dioses en los tiempos antiguos”. No cabe decir nada más.

Robledillo y sus Fiestas
San Blas (días 2, 3 y 4 de febrero). Nuestra Señora de la Asunción (14 y 15 de Agosto).
San Miguel de Vendimia (Domingo próximo al 29 de septiembre).
Lugar destacado tiene la Semana Santa (Viernes Santo, Descendimiento de la Cruz y santo Entierro)

Paseos por Robledillo
Al margen del río Árrago - Hermoso paseo al compás del río que nace en la boca de la Golosa recogiendo varios afluentes a su paso, ruta que empezaremos en la fuente de encimavilla hasta despedirnos del mismo al final del pueblo, por su curso nos va mostrando rincones ocultos, pasadizos y túneles donde contemplar aún más si cabe la belleza de este pueblo y de sus campos.

Rincones típicos como en la calle la Rua, Manadero uno de los más pintorescos del lugar desde donde podemos contemplar el afluente que da nombre a esta calle, sin perdernos la calle Cedro o Campanario...


Rutas desde Robledillo
Para aquellos que desean explorar y conocer bien sus alrededores:
• Ruta Límite comarca de las Hurdes-Ovejuela. Disfrutando por su altitud de increíbles vistas panorámicas del Valle del Árrago. Contemplando especies autóctonas de Flora y Fauna.
• Ruta Ermita de San Miguel a Descargamaría.
• Ruta Calzada Romana.
• Ruta Larray.
• Mirador de Lagartera desde donde contemplar el Valle.
• Ruta al Chorro o al Chorritero.

 




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]