senderos de extremadura
vista aérea castillo Castillo de Trevejo.

Por Antonio Aparicio y José Mª Bermejo Fotografía: Ángel Hernández


[Establecimientos de San Martín de Trevejo en ALEX]

  La silueta del Castillo de Trevejo, desmochada y romántica, vigila, desde un cerro granítico, las sierras de Garduño, San Pedro, Albilla y Cachaza, y, a sus pies, al oeste y al sur, el oleaje vegetal de viñedos, olivos, robledales y pastos, y, en primavera, el estallido blanco y dorado de retama, genistas y escobones.torre

 Conocer la comarca natural de Sierra de Gata significa acercarse a comprender su paisaje, su cultura y las gentes que lo habitan. Es una tierra salpicada de referencias históricas y culturales, poblada de imágenes que nos hablan de un paisaje rural pleno de diversidad, donde la gente es el último y el verdadero protagonista. Sierra de Gata es uno de esos lugares con personalidad en el que el paso de los tiempos ha respetado el encanto de su campiña, - ejemplo de una agricultura tradicional extensiva- y la diversidad biológica de su naturaleza, con representantescampanario como el lince y el buitre negro.

Las formas de su arquitectura popular y el tipísmo de sus pueblos; la cultura popular y las antiguas tradiciones de su gente. La Rivera Trevejana y el Valle de Xálima nos ofrecen, sobre todo, singularidad.

  De la vieja fortaleza musulmana, anterior al siglo XII, apenas hay recuerdo. Nos quedan las ruinas del castillo erigido a finales del siglo XV y principios del XVI, con algunas reformas en los siglos siguientes. Quedan la Torre del Homenaje y un largo recinto irregular, con dos líneas exteriores. Ahí sigue, misterioso, ensoñado, recordando a sus caballeros de San Juan de Jerusalén -con fugaces ocupaciones de las Órdenes de Santiago y de Alcántara-, cobijando las tumbas de la iglesia de San Juan, excavadas en la roca viva, y velando, en la noche estrellada o en el fulgor del día, las casas de granito y teja árabe de la pequeña aldea. Conjunto urbano originario del siglo XII, declarado monumento de interés turístico, que se conserva con toda su fuerza y estructura medieval.castillo trevejo

   Del primitivo castillo alto-medieval, se conserva parte de los muros de mampostería, que actuaban a un tiempo como murallas y como muros de contención, adaptándose a la topografía del terreno. Se trata de un tipo de fortificación de origen árabe de irregulares y complejas plantas. Dispersas por los alrededores del castillo se encuentran, talladas en la roca, varias tumbas antropomorfas. Aparte del castillo debe visitarse la pequeña parroquia de San Juan Bautista, situada al pie de la fortaleza. Lo más fundamental del edificio, de una nave con cabecera cuadrada, se construyó en el siglo XVI. Interesante es la granítica torre-espadaña aneja a la iglesia y que sería parte de las defensas del castillo: muestra un escudo, posiblemente de uno de los comendadores de la fortaleza, y se elevaría en el siglo XVI sobre un torreón precedente.

  En Trevejo pervive la impresionante y sosegada estampa de la convivencia vecinal a la puerta de las casas, casi frenando y deteniendo el transcurso de los días. Imagen impregnada de sencillez, de humildad, adornándose con negros vestigios, con moños canosos, cigarrillos en la comisura de los labios y rostros labrados por el aire y el sol de las estaciones.

zahurda

 




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

portada Volver al índice
[Volver al sumario] [Volver al índice general]