PLASENCIA

Complejo Cultural Las Claras



Francisco Javier Galindo Alcántara
Gerente del Plan de Excelencia Turística de Plasencia


El actual Complejo Cultural de Las Claras es el resultado de innumerables reformas sobre el inmueble que durante casi cuatrocientos años fue el Convento de Santa Clara de Plasencia, hasta su exclaustración hacia 1836 con motivo de la Desamortización de Mendizábal y que el 11 de abril de 2003 fue inaugurado para su nuevo uso por el Alcalde de Plasencia, Ilmo. Sr. D. José Luis Díaz Sánchez, el Consejero de Turismo y Obras Públicas, Ilmo. Sr. D. Eduardo Alvarado Corrales y el Concejal de Cultura y Patrimonio, Sr. D. Félix Macías Mateos.

Según los datos históricos existentes sobre el edificio, al parecer fue una donación testamentaria de Sevilla López de Carvajal que ejecutaría su esposo, el Bachiller Alonso de Ruiz de Camargo no sobre el solar que esta poseía en la calle del Rey, sino sobre unas casas existentes de su propiedad en la entonces calle de Santa María, actualmente denominada Las Claras.

Estamos hablando de finales del siglo XV, concretamente hacia 1484, cuando los testamentarios hagan en realidad el deseo de doña Sevilla solicitando al Papa Inocencio VIII la constitución de una comunidad de clarisas con monjas procedentes del convento que esta orden tenía en la vallisoletana villa de Tordesillas. Según las descripciones que nos han llegado sobre el edificio original que conformaban las denominadas "Casas principales del Bachiller Alonso Ruiz" coincide en buena medida con las casuales dependencias del recientemente inaugurado Complejo Cultural de Las Claras, lo que nos hace suponer en la reutilización de un edificio de uso doméstico, por parte de una familia de la pequeña nobleza placentina para su transformación en el Cenobio de las Clarisas.

Así, partimos de la existencia de un "patio central, utilizado después como claustro, con peristilo arquitrabado de dos pisos y sostenidos por columnas de capiteles de orden toscano con escudos de familia Carvajal y Camargo", donantes del convento.

Aún permanecen los artesonados en las galerías inferiores del patio claustral, con detalles de ménsulas, sobre vigas de madera, en forma de "proa de barco" y aspecto lobulado, que se aprovechan para desarrollar elementos pictóricos en forma de caras humanas, entre otros.

Es de destacar el grado de conservación de los elementos citados y de los artesonados en las estancias existentes que a pesar de haber estado expuestos a inclemencias metereológicas y a la negativa acción del hombre aún puede transmitirnos gran parte de su original aspecto y de forma más evidente su mensaje histórico.

De las cuatro alas del convento, tan sólo el norte aporta una mayor riqueza al edificio. No en vano debieron de ser las salas más importantes del mismo y en la actualidad son las joyas del Complejo Cultural Las Claras pues tanto en la planta alta como en la baja destacan dos artesonados de rica decoración pictórica con motivos vegetales, humanos, grutescos y escudos de los Carvajal y Camargo de manera alternativa.

Estas dos salas están destinadas en la actualidad, la de la planta baja a usos múltiples; es decir; salón de actos, conferencias, reuniones, ruedas de prensa, etc., con 69 metros cuadrados de superficie. Y la de la planta superior para biblioteca y sala de investigadores del Centro de Estudios Hebraicos y Archivo Histórico Municipal, con un espacio total de 155 metros cuadrados.

Resulta imprescindible destacar el enorme esfuerzo de restauración que ha desarrollado el Ayuntamiento de Plasencia en esta zona, que si bien es la más noble, requería de un tratamiento especial en tanto resultaba esencial poner de relieve su importancia decorativa a través de una correcta iluminación.

Tras la exclaustración de las monjas clarisas hacia 1836 por la Desamortización de Mendizábal, el convento pasa a manos de la familia Piélagos que lo dividirá en varios predios urbanos a principios del siglo XX con diferentes usos hasta el presente que van desde el residencial hasta el de almacén, y en el caso que nos ocupa parte del edificio pasó a llamarse la Posada de la Cisterna.

El conjunto de inmuebles que componen el actual Complejo Cultural es adquirido a finales de los años setenta, por el consistorio placentino, con motivo de una decidida política de compra de inmuebles.

Una vez en poder del Ayuntamiento de Plasencia se inician en los años ochenta las primeras labores de consolidación de estructuras y cubiertas del entorno claustral.

Posteriormente, hacia1993, se procede a musealizar la antigua capilla del convento que ya había sido adquirida en 1972.

En la restauración del viejo Convento de Santa Clara de Plasencia se ha buscado conjugar de manera sencilla la recuperación respetuosa del pasado histórico con la decoración de vanguardia y las técnicas más modernas en arquitectura.

Los servicios que este Complejo Cultural acogerán a partir de ahora son: Oficina Municipal de Turismo, Centro de Interpretación Turística de la Ciudad, Museo Municipal, Centro de Documentación Hebraica, Archivo Histórico Municipal y Consulta de Boletines Oficiales.

El acceso a este centro se realiza por la Oficina de Turismo, que ya lo fue en los años sesenta, en la calle Las Claras, y por un callejón que va a dar a la calle Trujillo. Pero fue el primer acceso lo que motivó a don Félix Macías y don Francisco Gil, concejales de Cultura y Turismo respectivamente, a unir esfuerzos en la consecución de los fondos necesarios por el Plan de Excelencia Turística de Plasencia para llevar a cabo esta actuación, máxime cuando se sitúa este en la principal vía de comunicación entre la Plaza Mayor y las Catedrales. Hemos de decir que se partía de una primera fase ya restaurada y tan sólo se requería de los fondos necesarios para finalizar esta obra en algo más del cincuenta por ciento. Por tal motivo la propia ubicación de la Oficina de Turismo del Ayuntamiento en el acceso al edificio serviría de control de entrada a un patio cubierto por un lucernario de claraboyas en forma troncocónica que partiría la luz solar evitando dañar piezas expuestas para un área expositiva de 123 metros cuadrados, además de las galerías inferiores, 172 metros cuadrados, y la superior, 161 metros cuadrados, con la finalidad de Centro de Interpretación Turística de la Ciudad.

Esta actuación se complementaba con la creación de una Sala de Audiovisuales, donde se proyectarán vídeos promocionales en consonancia con la temática expositiva del centro.

Destaca igualmente la ya mencionada sala de usos múltiples y la Biblioteca para investigadores de la cultura hebraica, junto con las dependencias del Archivo Histórico Municipal.


En total se han invertido, hasta el momento, en la adecuación de este espacio para uso turístico y cultural un total de 1.262.125 €, de los cuales el Plan de Excelencia Turística de Plasencia ha aportado 516.870 €.

Tan sólo está prevista la inmediata introducción de paneles interpretativos y elementos expositivos que se situarán en la zona del patio y en las galerías del claustro, así como los elementos multimedia de la sala de audiovisuales, para completar definitivamente esta actuación.

Todos los accesos están pensados para personas discapacitadas y cumplen estrictamente las medidas de seguridad necesarias para este tipo de recintos que a partir de ahora cumplirá un servicio de excepcional importancia para la divulgación del pasado histórico de la ciudad y ayudará a poner de relieve el condicionante socioeconómico de Plasencia como ciudad comercial y de servicios donde el visitante podrá encontrar un comercio y una industria hostelera de gran calidad en un entorno monumental magníficamente cuidado.

 




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]