ALISEDA

Puerta de la Sierra de San Pedro


Mª del Carmen Vinagre Vinagre
Mª del Carmen Madera Mendo
José A. Bayón Carvajal
Rubén Nuñez Quesada
María Liberal Muñoz
Ayto. de Aliseda

La Sierra de San Pedro es uno de los parajes naturales mejor conservados de bosque Mediterráneo de los existentes, no sólo en nuestra comunidad, sino en el conjunto de la península ibérica. Nadie duda de la riqueza de sus paisajes y de un conjunto de vegetación y fauna que hacen de esta sierra uno de los paraísos que no puede pasar desapercibido a todo aquel que sienta una atracción por el medio natural y su entorno, la naturaleza y los paisajes.

La Sierra de San Pedro es uno de los últimos lugares donde aún vive el Canis lupus (lobo ibérico) en libertad, así como el Lynx pardina (lince ibérico) de los que aún quedan algunos ejemplares que constituyen un considerable porcentaje de la población total que aún persiste. Además se debe destacar la importancia de la zona en cuanto a aves se refiere, ostentando la categoría Z.E.P.A. (Zona Especial de Protección de Aves), donde se pueden encontrar especies tan importantes como el Aquila adalberti (águila imperial ibérica), especie que se encuentra en un preocupante retroceso y en un alarmante peligro de extinción. Además son de muy fácil observación el Gyps fulvus (buitre leonado), Aegypus monachus (buitre negro)...

No se debe olvidar en ningún momento la importancia de la caza en esta zona y la importancia, por tanto, que cobran las especies de interés cinegético, donde destacaremos el Cervus elaphus (ciervo) o el Sus scrofa (jabalí).
Tampoco se deben pasar por alto los aspectos culturales y monumentales. Es destacable la aparición del Tesoro de Aliseda datado alrededor del año 625 a. C. y expuesto actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Cabe destacar además los restos del poblado protohistórico de Sansueña que han sido fechados entre los años 500-400 a. C. Como representación artística más moderna cabe destacar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

La situación de Aliseda a 28 Km. de Cáceres puede llevar a considerarla como la puerta a la Sierra de San Pedro, haciendo de esta localidad uno de los lugares con mayor potencial turístico de la zona dado a que a pocos kilómetros de una ciudad que acoge a un numeroso grueso de visitantes por su belleza y su carácter de Ciudad Patrimonio de la Humanidad se podría hacer de Aliseda un referente del turismo ambiental; con una apropiada oferta de actividades y un lugar como punto de partida y de orientación como un Centro de Interpretación de la Naturaleza se podría atraer a un gran numero de personas con la inquietud de acercarse a la naturaleza, de conocerla, de descubrirla o de recordar lo vivido en su infancia o juventud en un mundo rural cada vez más influido por la urbanización y globalización cultural. Debemos además destacar dos aspectos más de máxima importancia: el Turismo Rural está alcanzando cotas de popularidad máxima en estos últimos años; el turista quiere disfrutar del ambiente rural, de la naturaleza, de la tranquilidad, sin tener por ello que renunciar a las comodidades y a las ventajas que la civilización ofrece. El turismo rural alcanza su máximo en época de Semana Santa o pequeños periodos vacacionales por lo que el turista escoge destinos que le acerquen a la naturaleza pero que no supongan un desplazamiento a demasiada distancia, hecho que provoca mayor cansancio y pérdida de tiempo que en esos pequeños periodos vacacionales son altamente importantes, con lo que se buscan lugares con accesos cómodos y no muy lejanos de los núcleos de población más importantes con las infraestructuras que estos ofrecen. Aliseda se encuentra a 28 Km. de Cáceres, con lo que el potencial turístico de zonas como la de Madrid es muy importante, tampoco debemos olvidar el turismo procedente de Portugal que aumenta cada año. La época de mayor afluencias de visitantes a Aliseda es en la época de caza, siendo esta zona una de las áreas más reclamadas y consideradas en el mundo de la caza debido a la calidad de sus campos y de su abundante número de cotos de una altísima calidad. Podemos concluir con que Aliseda reúne las condiciones necesarias para convertirse en uno de los referentes en cuanto al turismo rural y ambiental para lo que se está diseñando un programa integral de explotación turística de la zona, en el que esta proyectado y en las últimas fases de construcción, la apertura de un Albergue juvenil o la realización del Centro de Interpretación de la Naturaleza: Aliseda, puerta a la Sierra de San Pedro.

RECURSOS HISTÓRICOS Y CULTURALES
Existen restos de actividad dolménica halladas en la finca
“ Los Palomares” que dista unos seis kilómetros de este municipio según el informe de prospección arqueológica realizado por Julio Esteban Ortega del Departamento de Historia Antigua de la Universidad de Extremadura, se llega a la conclusión que las sepulturas halladas en esta finca son de vital importancia para el conocimiento de la evolución de los enterramientos de la Edad del Bronce. Consistentes en una construcción simple a base de grandes piedras hincadas en el suelo con una cubierta también de grandes lanchas. De la Edad del Hierro destaca el Hallazgo del Tesoro de Aliseda. El tesoro fue encontrado de forma fortuita en 1920. Consta de 354 piezas y numerosos fragmentos, tiene un peso de 1 kilo y 104 gramos de oro puro y 2 kilos y medio de plata.


El valor artístico de las alhajas es grandísimo, destacando tanto la complejidad decorativa de los ejemplares áureos, donde se emplean unas técnicas de filigranas y repujado que adopta a veces una textura granulada, como la existencia de detalles ornamentales figurados junto a lo meramente geométrico. Todo ello convierte a este tesoro en el máximo exponente de la orfebrería orientalizante importada en el mediterráneo occidental. Su fecha de fabricación habría de fijarse hacia el 625 a. C.Se trata de uno de los conjuntos arqueológicos más representativos del periodo orientalizante peninsular y de la cultura tartésica, así como de los intercambios comerciales de esta zona con otras de mediterráneo oriental. Actualmente se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Existen además restos prerromanos en el castro de Sansueña según estudios realizados por la Universidad de Extremadura y en la Sierra del Aljibe desde el Bronce Final realizándose una serie de excavaciones encontrándose gran cantidad de cerámicas y restos de un asentamiento confirmándose así la existencia de un Poblado Protohistorico.

De la época Romana existen abundantes restos arqueológicos en diferentes puntos del término municipal, como las casas de Santa Catalina, una villa Romana; en la Umbría de las Viñas donde se localiza una villa romana; “El Colmenar” donde se detectaron restos de fundición en relación con la minería de hierro; Casas de Valdelasyeguas una zona minera de la Sierra del Aljibe. En la finca del Hito existen restos romano-visigodos.

De la época Visigoda encontramos cinco sepulcros antropomorfos excavados en la roca, mal llamados “tumbas de los moros” pertenecientes a cuatro adultos y un niño situados en Cabeza Rabí.

Un aljibe encontrado en una casa de la calle Iglesia (se cree que pudiera pertenecer a un castillo) nos hace suponer que pudo haber un asentamiento árabe, pero de esta época no queda ningún vestigio que nos permita afirmar la existencia de un asentamiento estable y de cierta magnitud.

De representaciones artísticas más recientes cabe destacar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. La pieza más significativa es sin duda el retablo mayor, alojado en el ábside semicircular. Su ejecución puede establecerse entre 1750 y 1780, bajo la dirección del escultor y ensamblador Vicente Barbadillo, mencionándose en 1793 el pago del dorado al maestro Joaquín Rodríguez. Se muestra como un escenario arquitectónico de un fondo de rocalla como una gran concha. En su estilo barroco tiene armonía, equilibrio y proporción en sus pisos y calles con sus imágenes procedentes de diversas épocas y de diferentes calidades estéticas.

La pila bautismal nos sorprende por sus grandes dimensiones, una de las mayores de Extremadura. Está realizada en un bloque de granito y decorada con veneras. Se calcula tiene unos 200 años. Está situada en el Baptisterio, actualmente se sigue utilizando para el sacramento del bautismo.

Es indudable que la Sierra de San Pedro es uno de los lugares de Extremadura, e incluso del ámbito nacional, que mayor riqueza y mayor conservación posee del bosque Mediterráneo. La vegetación más frecuente de la zona es la Dehesa de Encina y Alcornoque y toda la cohorte acompañante de esta. Abundan también los matorrales como las jaras o los brezos. Existe además una aliseda de donde la población a tomado su nombre, y que no es muy frecuente en esta zona. Como cultivo primordial se ha impuesto el Olivar que abarcará gran parte del paisaje de las zonas más cercanas a las poblaciones, sin embargo según el caminante va penetrando en el monte, enseguida encuentra cómo desaparecen los olivos y cómo la dehesa se va espesando pudiéndose descubrir incluso manchas en las que pervive el encinar puro y donde un sin fin de especies animales encuentran un lugar idóneo para vivir y obtener refugio. Es en esta Sierra donde el Lince y el Lobo encuentran uno de esos últimos lugares donde refugiarse y donde seguir sobre viviendo a pesar de su estado crítico de peligro de extinción, además son abundantes y de gran importancia cinegética el Ciervo, el Jabalí y en menor medida el Muflón. Son abundantes además mamíferos de menor tamaño como las Jinetas, Tejones, Nutrias, Musarañas.., pero si en algo se debe destacar a la Sierra de San Pedro es en la riqueza de su cielo en el que se pueden observar un numeroso número de aves, echo por el que fue declarada zona Z.E.P.A. (zona especial de conservación de aves) en el año 1989 y como Z.E.C. (zona de especial conservación) en el año 1998; en estas tierras habita el águila imperial ibérica, el buitre leonado, el buitre negro, el alimoche, la cigüeña negra, el aguilucho cenizo, el cernícalo primilla... especies todas ellas en serio peligro y muy vulnerables.

RECURSOS TURÍSTICOS
Es indudable que la caza es la actividad que más visitantes trae a Aliseda en todo el año, existen numerosos cotos de caza de gran calidad que atraen al amante de este deporte a nuestra localidad. Además en el pantano se pueden practicar la pesca teniendo la particularidad de poderse pescar en sus aguas la trucha arcoiris muy poco común en esta zona. Pero sin duda, las posibilidades que Aliseda le da al visitante son mucho mayores: sus gentes, su gastronomía, sus paisajes, sus tradiciones, sus costumbres y esa naturaleza que se nos regala de forma generosa para que nos acerquemos a conocerla con más profundidad, para que aprendamos a quererla y respetarla. En la oferta turística se incluyen siete rutas aptas para el senderismo, equitación y mountain bike; estas rutas abarcan un amplio espectro de atractivos que nos invitan a conocer todos los aspectos más importantes de la Sierra de San Pedro, desde los aspectos naturales a los culturales. En estos itinerarios propuestos todos los caminos por los que se transitan son públicos y se observarán en ellos todas las masas boscosas y de cultivos existentes en la zona, así como los restos del castro prerromano de Sansueña o las tumbas antropomórficas de la época Visigoda, conocida como la Tumba de los Moros, así como poder pasear por olivares, dehesas de encinas, de alcornoques y poder ver con cierta facilidad ciervos, buitres, lagartos ocelados... La dificultad de las rutas varían desde las más sencilla, la de LA TUMBA DE LOS MOROS, de escasa dificultad por lo llano del terreno por el que transita, a la del PERICUTO que presenta mayores dificultades pero que ofrece una visión excepcional de la Sierra de San Pedro, de los Llanos de Cáceres y del Cancho de la Plata, roquedo donde anidan numerosos rapaces. Todas estas rutas están marcadas debidamente, con diferentes colores en los lugares que pueden llevar a confusión como cruce de caminos para facilitar al paseante la llegada a los puntos de mayor belleza.

PROYECTOS FUTUROS
Se han iniciado las obras para la construcción de un albergue con capacidad para treinta personas, con una distribución de tres habitaciones para seis alberguistas y tres para cuatro personas, todas ellas dotadas de cuarto de baño. Completan las instalaciones un comedor, una cocina, una sala de talleres medioambientales y una sala de proyecciones. Así mismo se tiene prevista la construcción de un centro de interpretación de la naturaleza, donde se mostrará la riqueza del ecosistema de la Sierra de San Pedro, para lo cual se han hecho ya los estudios preliminares dentro del proyecto de promoción turística de Aliseda, en el que se han diseñado además de siete rutas turísticas, que discurren por el término municipal: Sansueña, Tumba de los Moros, Sierra del Aljibe, el Cancho de la Plata y Solana del Naranjo, Ruta de la Ermita, Aceitunilla, así como la de las Fuentes.






© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]