La Vía de la Plata y la Calzada Dalmacia a su paso por el Valle del Alagón
"Caminando sobre las huellas romanas"


Muchas son las teorías y las explicaciones que podemos encontrar sobre el significado de “La Plata” que prosigue al nombre de“Vía”, “Calzada” o “Ruta”. Modernas investigaciones se inclinan por una etimología latina (platea = vía pública) o griega (platys = ancho). Más ajustada a la realidad, sin embargo, parece ser la raíz árabe del termino; la expresión “balata”, camino empedrado, es el origen del nombre actual, al que se ha llegado por evolución fonética. El trazado principal enlazaba Emerita Augusta (Mérida) y Astúrica Augusta (Astorga), así se le conoce como Iter ab Emerita Asturicam. Durante el período de apogeo de la Mesta, la Cañada Real de la Plata se situó parcialmente sobre la propia calzada romana, siendo utilizada para el traslado de ganado, y también importantísimo fue el uso que durante el medioevo se le dio como ruta de peregrinación a Santiago.
La Vía Romana de la Plata se construyó, como el resto de calzadas romanas, con fines militares. Posiblemente se comenzase a construir en el año 139 a. C. y es la más valiosa de la Península, por su importante patrimonio arqueológico, restos del pavimento, alcantarillas, miliarios, puentes y pasos de agua.

La presencia romana en el Territorio del Valle del Alagón, además de indiscutible es demostrable y presente; permanente en el tiempo, heredero de sus piedras, testigos inanimados pero firmes de sus vidas. Los soldados y civiles romanos que llegaron a esta zona nos dejaron parte de sus costumbres y su cultura, unas veces aprendidas, otras impuestas.
Roma necesitaba estructurar la Península de tal modo que pudieran trasladarse lo más rápida, cómoda y limpiamente posible, pero sobre todo, la rapidez imperaba: es el romano un pueblo conquistador por excelencia. Planifican la construcción de un entramado de Vías, unas de carácter prioritario, que unen entre sí los puntos estratégicos, y otras de carácter secundario, como vías alternativas, de comunicación rápida y que confluyen en las principales: no es más que el precedente de nuestras redes de carreteras. También son capaces como cultura organizada, de medir las distancias: fabrican unos postes que van colocando a lo largo de las vías (igual que en las actuales carreteras con los kilómetros) que llaman miliarios (al ir contando la distancia en millas) y donde se expresan generalmente otros datos como fecha de construcción, Emperador etc.. y las mansíos (lugares para el descanso de los viajeros, algunos de los cuales dieron lugar a auténticas poblaciones que hoy continúan existiendo.), eran el símil de nuestras áreas de descanso.
Árabes y cristianos utilizaron durante toda la Edad Media este camino como arteria de comunicación que unía la cornisa Cantábrica con las tierras del sur de la Hispania como la vía más idónea para todo tipo de intercambios, económicos, culturales y por qué no, raciales. No en vano, observando con detenimiento los rasgos de los habitantes actuales de estas tierras, observamos esa rica mezcla de colores y rasgos que caracteriza a nuestros pobladores, herederos de la cultura y las etnias de todos esos hombres y mujeres, antepasados nuestros.
Como decíamos al principio, parte de esta Ruta de la Plata atraviesa territorios del Valle del Alagón, en concreto, 37 de esos kilómetros, pasando por los términos municipales de Holguera, Riolobos, Galisteo, Aldehuela de Jerte, Valdeobispo y Carcaboso. A lo largo de todo el paso de esta Calzada romana por nuestras poblaciones, los romanos fueron dejando todo un reguero de cultura implícita en su legado de restos de incalculable valor que permanecen aún ocultos, enterrados en su secretos, y otros que fueron apareciendo, la mayoría fruto del expolio de saqueadores del patrimonio nacional, y que hoy se encuentran diseminados por todo el territorio e incluso el extranjero formando parte de las colecciones de Museos y particulares. La principal huella visible que podemos observar anexa a esta Vía en el territorio de la Comarca del Alagón son los miliarios romanos que existen en la localidad de Carcaboso. En el resto de poblaciones existen pequeños vestigios poco visibles, aunque un profundo estudio de la zona sacaría a la luz numerosos hallazgos que nos sorprenderían. Uno de estos casos es el de Holguera en donde la casualidad hizo que tras una riada provocada por una lluvia torrencial en 1943, el agua desbordase un puente situado en la carretera que la une con Torrejoncillo y el terreno se erosionase y al mismo tiempo que arrastró buena parte de la Calzada quedasen al descubierto restos de construcciones, un mosaico, pequeños utensilios, monedas y otros. En el término de Riolobos podía observarse uno de los puentes romanos que tenía la Calzada en el llamado arroyo del Boquerón del Rivero. Y sobre todo, Galisteo, pueblo amurallado, la antigua Rusticiana romana, es una de las mansíos destacadas del itinerario de esta Vía en el Valle del Alagón y que en la actualidad nos ofrece un variado patrimonio fruto de 2000 años de historia.


CALZADA DE LA DALMACIA

Se trata de una vía secundaria (lo que hoy en día podría ser una carretera comarcal ), de echo se extiende en muchos tramos a lo largo de la EX- 109. La Calzada Dalmacia atravesaba por lo que hoy son términos municipales de Coria, Calzadilla y Casas de Don Gómez.
En Coria, la antiquísima CAURIUM romana, la principal huella visible que podemos encontrar es su muralla y los restos arqueológicos existentes en el Museo de la Cárcel Real. También en edificios públicos y privados, si vamos recorriendo su precioso casco antiguo, encontraremos numerosas piedras talladas con inscripciones, muestra no solo del paso del tiempo de los romanos por estas vías sino de su pervivencia a lo largo de ellas.
Hoy en día , bien por la acción de la mano del hombre (asfaltados, regadíos...) bien por la erosión de las aguas y del paso del tiempo, es necesario hacer un esfuerzo de imaginación para siquiera someramente hacerse una idea de como pudieron ser estas Vías de sus asentamientos, de sus ciudades y poblados.


RUTAS DEL RECUERDO PARA RECORRER EL PRESENTE

Tanto la parte de la Vía de la Plata que transcurre por el territorio del Valle del Alagón (como antigua vía prioritaria), como la Calzada Dalmacia (como antigua vía secundaria), se encuentran en la actualidad convertidas en auténticas rutas de senderismo, señalizadas como tales, (SGR Vía de la Plata y SPR AL9 Calzada de la Dalmacia), y que junto con otras rutas de nuestra comarca enlazadas por otro tipo de afinidades históricas, culturales o paisajísticas, conforma nuestra actual red de senderos.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]