PUEBLA DE OBANDO
"PUEBLO CON SABOR A TERRUÑO


Del segundo libro editado por
ADECOM LA CARA ‘La
Comarca de Lácara, de la crisis del Antiguo régimen a
la edad contemporánea: 1761-1970”, Autor Pablo Iglesias A unión,
podemos rescatar algunos retazos históricos de los comienzos
de este generoso y señorial municipio.


En las respuestas al interrogatorio de 1791 para la villa de Puebla de Obando que realizadas por el cura rector de la parroquia de San Ildefonso, don Antonio García Arroyo, contestaba así al Regente de la Real Audiencia “nuevamente creada en la villa de Cázeres.”

Situada Puebla de Obando sobre un terreno calificado como saludable”, tenían una longitud de tres cuartos de legua "a una legua escasa, su latitud de un quarto de legua.” Muy interesante resulta, la información nacida de la visita que se realiza a la denominada Puebla del Zángano, especialmente el encabezamiento de ésta: “Es villa con jurisdicción oridinaria dependiente de la de Cázeres, en cuyo territorio se hizo esta población, pues según resulta de un testimonio, que se halla mal tratado en el archivo de la misma, se despachó carta por los Señores Reyes Don Carlos y Doña Juana, su madre, el año de mil quinientos veinte y quatro para ampliar esta población, que se reducía entonces a ocho o diez vecinos, hasta treinta y cinco; se les concedieron cinquienta fanegas de tierra a cada uno con su casa y egido, con condición de heredarlas en tres años y no venderlas en ocho y nunca a forasteros, ni la tierra concedida. Para su señalamiento, fueron nombrados Alonso Sánchez Sexmero y Fernán Sánchez, vecinos del lugar de Val de la Casa, hoy despoblado en la Sierra de San Pedro.”

La Villa de Puebla de Obando, que en el mismo catastro se expresa «alias el Zangano», era villa de Señorío, perteneciente a la Marquesa de Loriana, la cual recibía exclusivamente la cantidad de cuatrocientos reales en concepto de alcabalas. Tenía regaIfa de elección de oficios de justicias como eran, alcalde, dos regidores y un procurador del común. Según López, en 1798 pertenecía al Arciprestazgo de Cáceres.

Tenía Puebla de Obando de levante a poniente, cuatro leguas castellanas y media; de norte a sur, unos dos mil quinientos pasos aproximadamente. Lindaba la villa despoblada de Loriana por levante, con el término de la ciudad de Mérida; por el poniente, con la Dehesa de los Cortijos y Zanganillos, este último, era propiedad del Excmo. Señor Duque de Abrantes. Por el norte tenía como linderos, ¡a Casa Corchada, propia de don García de Carvajal, mientras que por el sur, con la de Dehesa de la Cobacha, que era propiedad de la duquesa del Arco. Todas estaban linderas con el término de la Villa de Cáceres aunque en término de Badajoz y en la encomienda de Loriana.

Entre las muchas formas de ubicarlo y situarlo podemos anotar que se sitúa en el ámbito de las sierras de Loriana y el Vidrio, las estribaciones de Sierra de San Pedro a mitad de camino entre Cáceres y Badajoz, sobre un dominio paisajístico montuoso de agreste belleza de dehesas de encinas y alcornoques y sus singulares plantaciones de olivos, en el límite con la Alta Extremadura.

Encontrándose en un pequeño valle, entre las sierras de Sierra Gorda al norte, con 565 mts. desde donde hay una impresionante panorámica de la población y de gran parte de la Sierra de San Pedro y la Sierra del Vidrió al sur, con el Puerto del Zángano, con 440 mts. de altitud, situado en la Sierra del Vidrio y atravesado por la carretera de Cáceres a Badajoz.

En la unión de Sierra Gorda y Sierra de los Cueros está el Puerto de la Villa, por el cual pasa la Cañada Real Soriana Occidental (Logroño-Olivenza), que en este lugar toma el de Cañada Real del Puerto de la Villa cruzando el termino municipal de norte a sur, pasando por las calles de la población, la importancia de esta vía fue tal en el municipio que se nominaron calles con nombres como Cordel, saliendo de este por el Puerto del Zángano. Vía pecuaria que forma un itinerario de gran interés por su recorrido, por la belleza del paisaje (dehesa de encinar y alcornocal), la presencia de una charca embarcadero y la Ermita de San Isidro en sus cercanías, la existencia del Descansadero Real bien conservado y por cruzar estos dos miradores naturales, Puerto del Zángano y Puerto de la Villa.

En las cercanías entre la Sierra del Vidrio y la Sierra de Luriana, en un paraje agreste y bravío, rodeado de encinas y jarales, ocupando un valle de singular belleza sobre el arroyo Loríanilla se encuentra el Monasterio Franciscano de S. Isidro de Loriana, que aunque maltrecho y en creciente estado de deterioro, y dedicado a fines que de’dicen de la nobleza de su carácter, el viejo convento conserva todavía su estructura principal, constituyendo un testimonio de inestimable interés. La visita a este apacible rincón constituye une de las más hermosas y atractivas que pueden rea1izarse en ¡a comarca por su de insuperable grandiosidad y hermosura paisajística. El monasterio responde formalmente a las características de sobriedad y sencillez propias de las fundaciones franciscanas. Formalmente se articula en torno a un reducido y recoleto claustro central de doble arcada en altura, con un pozo en el centro. A él se anejan las dependencias conventuales y la iglesia. Al exterior destaca la mole de un sólido cuerpo cuadrangular con aspecto de torreón militar, que se sitúa en uno de los ángulos, y los estribos adyacentes, cuya secuencia conforma un conjunto de acusado interés plástico.

Este paraje agreste y bravío nos brinda una apacible visita por los vestigios prehistóricos (dólmenes del Moro y el Monje) y romanos (relacionados con la industria del vidrio que da nombre a la sierra inmediata, repreSa, conducciones, castros,...) de nuestros antecesores en este acogedor entorno.

Las posibilidades de entremezclarnos con el entorno haciendo cicloturismo, senderismo e incluso rutas a caballo o burro por los caminos que nos llevan a municipios vecinos (Camino de Mérida, Camino de Cordobilla de Lácara, Camino de Alburquerque, Camino de Montijo, ...) son de una gran plasticidad y belleza, que solo podrían ser superadas si nos diéramos un vuelo en parapente y/o ala delta por estas preciadas y acogedoras tierras de la Comarca de Lácara, (al darse las condiciones adecuadas para practicarlos en Sierra Gorda).

Ya, en el Municipio podremos visitar la singular Iglesia parroquial de San Ildefonso del Siglo XV, realizada en una modesta mampostería encalada, y que conserva en sus archivos una copia de las Reales Ordenanzas aprobadas en el siglo XVIII, las mismas Ordenanzas que regulaban la ciudad de Badajoz.

En el transcurso de nuestra visita el apetito y la sed puede calmarse en variopintos establecimientos (Bar el Paso de Tía Caridad, donde las Lepiotas saben a gloria; Hostal Restaurante el 40, Restaurante el Valle Grande, Restaurante el Victoria, Mesón El Nido, Bar Piscina, Hogar del pensionista, Bar Muni Tres, Bar Los Muchachos, Bar El Obrero ) de una calidad culinaria exquisita, con muestras de Caldereta de cordero, Chanfaina de cordero, Revuelto y tortilla de setas y espárragos trigueros en temporada, Bollos de chicharrón, perrunillas, borrachos, coquillos, roscas de San Ildefonso,...

Después de saborear y catar las delicias culinarias y vinícolas podemos hospedarnos en el Hostal Restaurante el 40 , o en la Casa de Turismo Rural “La Viña del Tic Geraldo”, (Carretera Ex-lOO, Badajoz Cáceres, Km 38, Reservas 924 22 11 96 / 676 51 39 20), donde podemos seguir recreándonos y disfrutando del paisaje.

Si tenemos la oportunidad de visitar el municipio en las fiestas de:

- San Ildefonso (Santo Patrón) el 23 de Enero, podremos participar en ardor y devoción popular en la misa al santo y en la procesión, y ver los bailes regionales en su honor y degustar la subasta de dulces típicos del pueblo.

- Ferias y Fiestas del Cristo de la Piedad, el 14 de Septiembre, que son las fiestas mayores, podremos asistir a la misa en su honor, a la ofrenda floral y la procesión del Santo por las calles de la población y la Subasta del Ramo. Disfrutaremos con las competiciones deportivas, bailes regionales, festejos taurinos, verbenas, y en la Noche Joven conciertos de Rock.

- La Romería de San Isidro que se celebra el sábado más cercano al 15 del Mayo, en el entorno de la Ermita, los visitantes son acogidos como vecinos en convivencia y de buen hacer, una vez instalados en el entorno en los “Jatos” (lugar donde se ubican las familias para pasar el día), los romeros disfrutan con cánticos, buenos vinos y mejores manjares de la Romería, a la que la verbena popular les acompañará hasta la tarde del Domingo.

Podemos llegar por la Carretera Nacional 523 de Cáceres a Badajoz, o bien por Autobús con la línea Badajoz-Cáceres,
Cáceres-Badajoz.

Instalaciones e infraestructuras de interés:

- Campo municipal de fútbol
- Piscina municipal
- Pabellón cubierto municipal
- Pista polideportiva
- Biblioteca Municipal
- Casa de la Cultura
- Albergue Municipal-Parroquial, destinado a transeúntes
- Hogar del pensionista.
- Caja Badajoz
- Caja Rural de Extremadura
- Banco Popular

Todas las citas expresadas, pertenecen al Interrogatorio de la Real Audiencia, año 1791. A excepción de Montijo y Puebla de la Calzada, cuyas respuestas han sido tomadas del Archivo Histórico Provincial de Cáceres, para Puebla de Obando y La Roca de la Sierra, se han utilizado las fuentes impresas pertenecientes al Archivo Histórico Provincial de Badajoz. Se omitirán más citas para no insistir excesivamente en unas fuentes que no variarán.

 




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]