TRES PLAZAS DE BADAJOZ


Las Plazas son algunos de los espacios mas habitables de una ciudad, pues sirven para fomentar las relaciones humanas y culturales además de ser testigos de los hechos históricos de una población. Pero además, las plazas no son espacios inalterables, sino que cambian su fisonomía para adaptarse y dar respuestas a las necesidades de la sociedad.

La Plaza Alta que está de plena actualidad, ocupa parte de lo que sería el antiguo zoco musulmán y se sitúa aneja a la Alcazaba, comunicándose con ella a través del Arco del Peso que conduce a la entrada de la Puerta del Capitel. El origen de esta Plaza está en las edificaciones que a partir del siglo XIV se fueron adosando a la cerca almohade. En el año 1.458, se concedió permiso al cabildo eclesiástico para levantar soportales con arcos y ladrillos de piedra, con objeto de poder acoger mercados y otros espectáculos, públicos, como carreras de caballos, teatro, corridas de toros, autos sacramentales, ejecuciones, funciones religiosas, etc...; siendo durante siglos auténtico centro neurálgico sobre el que giraba
la vida de la ciudad de Badajoz.

La plaza es de planta cuadrangular y en uno de sus extremos se encuentra la antigua Casa Consistorial erigida en 1.548: Muy próxima y al otro lado del Arco del Peso del Colodrazgo existe una zona de arquerías sostenidas por antiguas columnas con capiteles visigóticos. Bajo ciertas fachadas aún se advierten vestigios de grandes arcos de herraduras, correspondientes quizá a una vieja alhóndiga o fondac (lonja) y a otras edificaciones de época medieval. En la zona opuesta de la plaza, el Arco del Toril, denominado así por ser de él desde donde salían los toros cuando se celebraban las corridas en la plaza, comunica con la Plaza del Reloj y la Torre de Espantaperros. En esta zona y cubriendo casi la mitad del espacio se abre una zona porticada mas amplia con decoración policromada de esgrafiados, que data de la remodelación, realizada en el siglo XVII por el obispo pacense Marín de Rodezno, nombre por el que también se denomina a la Plaza.

En el entorno de la Plaza Alta y Plaza de San José se extiende un entramado de estrechas calles cargadas de evocadores detalles, que formaban la antigua judería y morería. La calle Morales, San Atón, Encarnación, Corregidores, Costanilla, Jarilla, San Lorenzo, Peralillo, etc... han formado a lo largo de los siglos un tejido urbano lleno de sabor y hipismo que configura el llamado Barrio Alto.

A finales del siglo XIX y ocupando casi completamente el espacio de La Plaza Alta, se instaló una gran estructura metálica, obra sobresaliente de Tomás Brioso Mapelli, que alojaba el Mercado de Abastos de la ciudad. Esta edificación se trasladó en 1.977 al Campus de la Universidad.


LA PLAZA DE ESPAÑA

La Plaza de España, más conocida en Badajoz por “San Juan”, sigue siendo el corazón de la ciudad, significando un habitual lugar de encuentro y sirviendo de elemento aglutinador en una zona de intensa actividad comercial, política y administrativa. Su configuración actual se debe al trazado realizado en 1.918 por el arquitecto municipal Rodolfo Martínez.
La denominación más popular de la plaza, “San Juan”, conocida antiguamente como “Campo de San Juan”, aparece ya en época medieval, debiendo su nombre a la advocación con la que se consagra el templo cardenalicio, que se comienza a construir en el siglo XIII por orden de Alfonso X” El Sabio”. Este histórico edificio, declarado Monumento Histórico Artístico desde 1.931, encierra una impresionante historia y atesora maravillosas joyas en su interior, encontrándose asentado, según algunos historiadores, sobre una iglesia mozárabe del siglo X, pensándose, por tanto que este espacio ya era utilizado por los arrabales árabes exteriores a la Alcazaba. La imponente presencia de la Catedral Metropolitana, junto con el edificio del Palacio Municipal, configuran una de las imágenes mas definitorias de Badajoz.

A partir del siglo XIII el “Campo de San Juan”, empezará a contar con otras instituciones importantes, como el Hospital o Casa de la Piedad, que desde el siglo XV hasta 1.798 radica en la Plaza de España, esquina calle Obispo, levantándose posterior; mente en su lugar el Teatro Principal. Al otro lado de la calle se encuentra la Casa del Cordón, originaria del siglo XVII. Posteriormente en el siglo XVIII se traslada a la Plaza del Ayuntamiento de la ciudad y se levanta su primitivo edificio, datando el actual del siglo XIX.

Entre las demás construcciones destacadas de la plaza se encuentra la casa Álvarez Buiza, de estilo regionalista. Señalar, además, que el emplazamiento del templo catedralicio deja mucho más estrecha la zona de la plaza que conduce a la puerta de San Blas, sobresaliendo en esta parte los nobles edificios que actualmente ocupan el Colegio de Arquitectos y otros servicios del Ayuntamiento.

La Plaza de España, de San Juan o de la Constitución, por reflejar solo alguno de los nombres que ha ostentado a lo largo de los siglos, ha visto discurrir sobre ella la historia de Badajoz, sirviendo de escenario a las representaciones teatrales, autos sacramentales el día del Hábeas, actos públicos, religiosos, acontecimientos políticos, reales, culturales, sociales, bélicos... sin olvidar los episodios históricos cotidianos que a lo largo del tiempo han tenido lugar en las numerosas sociedades que se desarrollaban en sus alrededores (Casino, Liceo) mezcladas con tiendas de todo tipo, cafés, etc..., recordándose aún nombres desaparecidos recientemente, como el Águila y Colón, entre otros de mayor antigüedad. En el centro de la plaza, frente al Ayuntamiento, se sitúa la estatua del gran pintor pacense Luis de Morales.

PLAZA DE SANTA MARÍA


Estamos ante una nueva plaza de estilo moderno y perfectamente acondicionada, que conjuga los espacios abiertos con la funcionalidad. Sobre una superficie de 1.000 metros cuadrados aproximadamente se ha creado una plaza en cuyo subsuelo se ha acondicionado un aparcamiento para 220 vehículos. Pero lo más llamativo de este nuevo espacio es la rehabilitación de los edificios colindantes. El Museo de la ciudad, Luis de Morales, ubicado en la casa del mismo nombre tras la rehabilitación del inmueble y construcción de edificio anexo. Otro edificio singular rehabilitado es el Convento de los Jesuitas del siglo XVII, para edificio de usos múltiples. Finalmente se han construido 60 apartamentos dobles para estudiantes universitarios que complementan las obras llevadas a cabo en este rincón del Badajoz del siglo XXI.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]