CORIA
El nuevo destino turístico


Es apreciable el ascenso que, como nuevo destino turístico, ha presentado Coria en los últimos años. Esta ciudad, cruce de valores históricos, arquitectónicos y paisajísticos, está cada vez más en la mente de las personas que planifican sus viajes de descubrimiento cultural o de ocio y tranquilidad.

Indudablemente, Coria es una ciudad histórica. Los orígenes milenarios de la ciudad se remontan a la primigenia “Caura", antiguo poblamiento vetton de estirpe celta hacia el siglo VIII a. C.. Tras la conquista romana de Extremadura (S. II a. C.), la nueva “Caurium’ se convertiría en ciudad estipendiaria incluida en la provincia de Lusitania. Y a partir del S. VIII, la “Madinat Qúriya árabe sería plaza estratégicamente codiciada por islámicos y cristianos durante la Reconquista hasta su definitiva toma por Alfonso IX de León, en 1213.

De tierra de realengo a señorío de condado y posterior título de marquesado ostentado por la casa ducal de Alba en 1472, Coria contó, según recoge la tradición, con sede episcopal que se fundaría hacia el año 324 por el Papa San Silvestre 1; apareciendo nombrado el primer obispo del que se tiene constancia documental, firmando con el nombre de Jaquintus, en las Actas del III Concilio de Toledo celebrado en el año 589.

A mediados del 5. XV, la ciudad perdería su condición de realengo para convertirse en cabecera de condado mediante real célula de donación concedida por el rey de la casa de los Trastámara, D. Enrique IV de Castilla, a Don Gutiérrez de Cáceres y Solís, conde de Coria y hermano del entonces maestre de la Orden de Alcántara Don Gómez. Más, en 1472, dicho señorío pasó por compraventa a D. García Álvarez de Toledo, duque de Alba y desde entonces primer marqués de Coria.

Los avatares históricos por los que pasó la ciudad, la convirtieron en un núcleo eminentemente defensivo,destacando entre sus monumentos, una de las mejores fortalezas conservadas, en su conjunto, de entre todas las halladas en Europa. Volumétricos lienzos de sillares que configuran la granítica Muralla Romana de época Bajoimperial de finales del siglo III o principios del siglo IV. Rincones de sombra eterna entre las más de veinte torres cúbicas que protegen su contorno.

Y, tras las viejas murallas, después de haber penetrado por alguna de las cuatro puertas de acceso al recinto amurallado: dos de ellas mostrando aún su primitiva factura de traza romana como son las de San Pedro o del Sol y de la Gula o de la Ciudad que, junto con las otras dos restantes y añadidas en el siglo XVI como son las del Rollo o San Francisco y del Carmen o Nueva, descubren, al infatigable viajero, el Casco Histórico Artístico de Coria, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico.

Un apacible y reposado paseo por las silenciosas callejuelas, plazas y plazuelas que describen el trazado irregular medieval de la ciudad intramuros, le acercarán no solamente a la hipotética forma y estructura de la ciudad antigua: desde sus origenes y su transcurrir por el pasado hasta la actualidad; sino que le permitirán descubrir las tradicionales costumbres y los distintos episodios de la historia del municipio que quedan, en parte, atestiguados por el magnifico legado monumental que atesora.

Desde el Castillo de los Duques de Alba, soberbia obra de ingeniería militar que se constituye como símbolo de poder y de dominio nobiliario del ducado de Alba frente a sus vasallos en Coria; cuya torre del homenaje, baluarte trazado por el arquitecto Juan Carrera a finales de 1472, se yergue majestuosa sobre los rojizos tejados de los caseríos de la ciudad cauriense.

La S. I. Catedral de Sta. Maria de la Asunción, monumento levantado sobre lo que fue el lienzo meridional de la antigua muralla romana, junto al borde del barranco a cuyos pies discurre plácidamente el río Alagón. Arcón espiritual configurado por un grandioso templo gótico-renacentista donde se conjugan la historia y el arte con la fe y la cultura, y cuyas obras se prolongaron durante todo el siglo XIV hasta concluir, definitivamente, en el siglo XVIII dando lugar a una interesante superposición de estilos.

Y, junto a ellos, diseminados entre el entramado de calles y plazuelas que describen la ciudad antigua y, por los alrededores próximos del municipio, aparecen edificios de carácter religioso como La Iglesia de Santiago Apóstol (5. XVI-XVIII), El Convento de la Madre de Dios (5. XIV-XVII), El Hospital de San Nicolás de Bari (S. XVI), El Palacio Episcopal (S. XVII), El Seminario Menor Conciliar (S. XVII-XIX), La Cárcel Eclesiástica (8. XVIII) o La
Ermita de Ntra. Sra. la Virgen de Argeme (8. XVII-XVIII); así como otras obras de tipo civil caso de La Cárcel Real (S. XVII), El Palacio de los Duques de Alba (8. XV-XVI), El Puente Medieval (S. XVI) o El Puente de Hierro (S. XX).

Además, variada es también la oferta cultural que ofrece la ciudad al estar representada por su tradicional artesanía, su rica gastronomía y espléndida repostería, su extensa programación Iúdicodeportiva y sus didácticos e ilustrativos museos (Catedralicio y de la Cárcel Real), sus ferias (Jueves Turístico -agosto-, FECOR -septiembre-) y sus fiestas (Semana Santa, Romería de la Virgen de Argeme -mayo- Corpus Christi y San Juan, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional que se celebra del 23 al 30 de junio, donde el toro se erige en principal protagonista de la misma correteando libremente por las angostas calles del recinto intramuros entre la algarabia y júbilo del público).

Es este conjunto el que se ofrece al visitante como valor más preciado. Pero los esfuerzos e inversiones de los últimos años están logrando devolver a la ciudad su lustre del pasado al tiempo que se introducen nuevas posibilidades que configuran toda una oferta complementaria de actividades lúdicas y culturales.

Así, tanto los pavimentos como las fachadas de las bellas casas enrejadas del casco histórico antiguo se han remozado, iluminado parte de la Muralla y en proyecto el resto. Han sido puestos en valor la Cárcel Real como Museo de Historia y Arqueología de Coria y el claustro de la Catedral como Museo Catedralicio. El Seminario Menor se encuentra en una primera fase de obras de un ambicioso proyecto de restauración que lo convertirá en un gran Centro Cultural y foco de difusión de las Artes y la Educación.

Nuevos proyectos que están siendo impulsados a través de distintas medidas municipales y del propio Plan de Dinamización Turística, contemplando actuaciones que lleven a Coria a ser una ciudad en la que las personas que nos visiten observen un equilibrio entre la calidad urbanística y la ciudad monumental, entre el paisaje y las zonas ajardinadas, entre las posibilidades de ocio, deporte o cultura y las posibilidades de descanso y tranquilidad, entre los servicios de hostelería y la pujanza del comercio, y, en fin, entre lo que los viajeros demandamos y lo que un destino con calidad puede ofrecernos.

En consecuencia, nuestra ciudad ha sido dotada y dispone de nuevos accesos y nuevas planificaciones urbanísticas, proyecta zonas de aparcamiento turístico y nuevas actuaciones en la zona monumental como el descubrimiento de la romana Muralla o la restauración de edificios insignes. Junto a ello, se preocupa de la proposición de nuevos espacios verdes: desde la adecuación de accesos y avenidas, hasta las mejoras en los jardines y los parques; los cuáles y, de manera temática, ofrecen espacios para cada tipo de visitante, caso del Jardín Botánico y el Parque fluvial del Tamujal para los amantes de la Naturaleza; el Paseo fluvial de la Isla para los amantes de los deportes y el entretenimiento; y el Parque de Cadenetas para el paseo tranquilo y familiar.

El Plan de Dinamización Turística acaba de editar, a tenor de la relación existente entre el turismo, la hostelería y el comercio, la publicación de una “Guía de la hostelería y el comercio de Coria” destinada a favorecer la complementación de la oferta y la calidad de información hacia los turistas que visitan nuestra ciudad. Se trata de una publicación de pequeño formato pero abundante en información, en la que de una manera ordenada se conduce al lector hacia rutas gastronómicas, de tapas y de repostería, o hacia una buena orientación para un agradable paseo de compras y regalos. Guías que pueden adquirirse en la propia Oficina de Turismo abierta en la localidad y que se encuentran a disposición de todas aquellas personas que deciden tomar nuestra ciudad como su punto de destino turístico.

 

Además, si el viajero quiere encontrar más información para programar su estancia, puede hacerlo en el sitio web http://turismo.coria.org. Portal suficientemente completo con reseñas que abarcan: desde los valores turísticos culturales más el alojamiento y la hostelería, hasta las nuevas actuaciones y realizaciones impulsadas por el Plan de Dinamización Turística de Coria de cara a la mejora de este nuevo y emergente destino turístico localizado al noroeste de la provincia de Cáceres.









© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]