senderos de extremadura

Navegando por el Valle del Alagón


       Una de las mejores posesiones, que no propiedad, del hombre, uno de sus mayores tesoros es el lugar sobre el que asienta sus pies, el sustrato sobre el que pisa que le alimenta, le da la vida y le acoge en su muerte. La tierra, sin duda, es el soporte de la vida, pero la tierra sin el agua es un elemento biológicamente carente de valor; podemos decir sin temor a equivocarnos, que el agua es la principal riqueza de la Comarca del Valle del Alagón, tanto a nivel paisajístico, por los espectaculares enclaves a los queda lugar (Los Canchos de Ramiro, el Pantano de Santa María o Portaje, los parajes que deja a sus márgenes el Alagón a lo largo y ancho de su cuenca), como biológico (flora y fauna autóctona), y económico (El regadío). No menospreciamos otro tipo de riquezas que sin duda poseemos como la tradición artesanal de nuestros pueblos, artesanías aún vivas, nuestro acervo tradicional y cultural, nuestros paisajes..., pero todo ello no habría cuajado si no existiesen las particulares señas de identidad que hacen a este Valle ser como es y que, de no haber existido ese agua como fuente de vida imprescindible y presente probablemente sus habitantes seríamos diferentes y seguro tendríamos otros hábitos y modos de vida.

Cuando las poblaciones se asientan en torno a un valle, en este caso el Valle del Alagón, no es por capricho; las generaciones una tras otra saben escoger entre todas las opciones posibles deslindar aquello que las beneficia de lo que les causa perjuicio, y no es casualidad que nuestros pueblos, los del Valle, por pequeños que sean, por alejados que estén o por envejecida que se encuentre su población, no deje de tener vida. Es una apreciación personal pero parece como si la vida que desbordan se la regalasen el paisaje, la tierra, y por supuesto, el agua.

El agua juega un papel fundamental en todos los asentamientos, es vida y por ello rodea la vida y está rodeada de vida. Unas veces discurre naturalmente por el cauce de un río, el Alagón nuestra principal arteria fluvial, con su afluente el Arrago, la Rivera de Fresnedosa, e incluso el río Jerte en las poblaciones de Aldehuela de Jerte, Carcaboso y Galisteo y el río Tajo en las poblaciones de Ceclavín y Acehúche; otras su almacenamiento es fuente de vida y riqueza aunque haya tenido que intervenir la mano del hombre, son nuestros embalses: el de Santa María parte en el término municipal de Torrejoncillo y parte en el de Portaje, el embalse de Valdeobispo, y el pantano que se sitúa en el termino municipal de Pedroso de Acim. Alrededor de estos embalses han surgido y se han alojado importantes representaciones de fauna, sobre todo aves acuáticas cuyo medio de subsistencia son las especies que habitan el agua de estos pantanos. Cómo no citar los casos del Pantano de Santa María como reserva acuática, convertido en un auténtico ecosistema en el que conviven especies ornitológicas como Cormoranes, Garzas, Aguilas, Cigüeñas comunes y Cigüeñas Negras, Ansares y un largo etcétera, (Aguila Imperial Ibérica, Cigüeña Negra, Cormorán Grande, Garcilla Bueyera, Garza real, Ansar común, Silbón Europeo, Anade Azulón, Aguilas Pescadoras y Los Canchos de Ramiro, en el término de Cachorrilla declarado ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), enclave natural de singular belleza en donde la explosión de color y su naturaleza hablan por sí solos, aparte de tratarse de una importante reserva natural y ecológica.

El agua que da la vida a este Valle, se convierte incluso en medicinal en casos tan insólitos como el de la "Fuente Salá o Fuente de Santa Matilde" en el termino municipal de Torrejoncillo, con propiedades por su salinidad para el alivio e incluso curación de algunos problemas de la piel, las aguas ferruginosas en la localidad de Ceclavín cercanas a la sierra y su renombrada "Fuente del Huevo" de aguas sulfurosas pendientes de calificación mineromedicinal. También en la localidad de Montehermoso existen aguas con propiedades, pendientes de estudio, e incluso con un balneario en construcción, son aguas ferrosas donde tradicionalmente se acudía para calmar dolencias como artrosis, algunos problemas de piel e incluso anemias, por el gran contenido en hierro de este agua. Hoy en día, sigue existiendo la "Fuente del Jerrao" con un canalillo y su pila para lavarse. Son aguas que en la actualidad pueden parecer una mera anécdota pero que en tiempos aún cercanos sirvieron a nuestros antepasados, a los de esta Comarca, de alivio de alguna de sus dolencias, es una muestra más de la importancia concedida al poder del agua.

El agua dio también vida, en este caso vertebrada a través de canales de riego, a los pueblos blancos del Valle del Alagón, sus pueblos de colonización en los que se mezclaron vecinos llegados de prácticamente todos los rincones de la comarca e incluso de fuera de ella: El Batán, Pajares de la Rivera, Valderosas, Valrío, Valdencín, Puebla de Argeme, Rincón del Obispo y Alagón, éste último hoy convertido en entidad local menor. Su economía se basó en
la agricultura de regadío y la ganadería. Son pueblos blancos, tranquilos y cuyo olor a punto de llegar el verano es inconfundible. Se respiran el frescor de la tierra regada y el aíre renovado a cada momento por las plantas. De noche, ese mismo frescor hace que el cielo parezca más diáfano y se pueda observar mejor mezclado con el croar de las ranas y el canto de las cigarras y los grillos.

Mientras el agua siga viva en esta Comarca podremos mantener, conservar y preservar ese tradicional encanto con que nos premia cada vez que posamos sobre ella nuestra mirada.

LOCALIZACIÓN Y ACCESOS POR CARRETERA

La Comarca del Valle del Alagón se sitúa en el Noroeste de Extremadura, extendiéndose su territorio desde el río Tajo (Comarcas de Alcántara-Monfragüe) hasta las serranías del Sistema Central (Comarcas de Sierra de Gata-Hurdes y Transierra Tierras de Granadilla). Las vías de comunicaciones que por carretera vertebran la Comarca son la Nacional E-803 (Ruta de la Plata) a través de la carretera Ex-108 (que conecta en Navalmoral de la Mata con la autovía de Extremadura) y a su vez sirve de enlace con la región portuguesa de la Beira-Interior. Por el sur tenemos la Ex -109 que hace posible la comunicación Norte Sur del Valle y lo une con Ciudad Rodrigo.

Además de los accesos por carretera, y sin dejar a un lado las vías terrestres contamos con una red de senderos que ADESVAL tiene estructurados en su recientemente editada "Guía de Senderos del Valle del Alagón", que facilita a los amantes de la naturaleza y el medio rural el instrumento idóneo para hacer turismo a pie sin perderse nada del comunicativo mensaje que nuestro paisaje lanza a los sentidos como un regalo visual, olfativo y acústico.



© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

 
Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]