senderos de extremadura
La Familia Retamar visita la Comarca de Sierra de Montánchez y Tamuja

     Dolores Aguilar Díaz la abuela Retamar, nos llevará por un viaje distinto al de los otros miembros de la familia, ya que cada destino ofrece unas posibilidades distintas a las expectativas propias de cada viajero. En su caso las preferencias son claras:
comodidad de viaje, tranquilidad, actividades saludables, productos gastronámicos y artesanales de reconocida calidad.

Lola está de vuelta de muchas cosas, ha viajado bastante y sus preferencias han ido cambiando con el paso de los años, esto no le ha llevado a perder la ilusión por conocer nuevos lugares, al contrario aprecia cada destino como único e irrepetible.
"La sabiduría de la Experiencia" PREPARANDO EL VIAJE

Nos cuenta Lola que fue muy fácil preparar este viaje, a ella no le gusta improvisar, "Las sorpresas vienen sólas".

En el Caso de La Comarca Sierra de Montánchez y Tamuja era un viaje deseado desde hace mucho tiempo.

"Las Agencias de Viajes sólo venden la parte fácil de los destinos, no por ello la mejor. Yo he visitado Cáceres, Trujillo y Merida, con un programa tan apretado que sólo a vista de pájaro he podido apreciar la riqueza de esta comarca, pero a mi vuelta, siempre me han preguntado por el jamón de Montánchez, Las alfombras de Santa Marta, el Balneario del Trampal y mi única contestación ha sido que no he tenido tiempo. (Un mal argumento).

Al preparar nosotros mismos el viaje, hemos sido más coherentes.

Visitaremos Cáceres, Trujillo y Mérida, pero sin renunciar a la comodidad, el disfrute auténtico del territorio visitado, aprovechando las oportunidades de un enclave privilegiado ("Triángulo de Oro") con una oferta en recursos propios y únicos.

Esta vez compraré los productos ibéricos de Montánchez, no sólo para mi, sino para mis conocidos, "seguidores de lo auténtico".

Visitaré la Fábrica de Alfombras famosa por las distintas piezas que encontramos en La Casa Blanca o el Palacio del Eliseo entre otros conocidísimos lugares.

Y por supuesto, no voy a ir de aquí para allá visitando enclaves maravillosos de naturaleza, ni seguiré a Marta para ver esa maravillosa Basílica, ni las mil y una iglesias, casas señoriales y conventos, no por falta de interés sino por orden de prioridades.

Aprovecharé este viaje para disfrutar del Balneario Fuentes del Trampal (dónde ha estado mi amiga Paquita) uno de los recursos turísticos de los que hoy en día son mis preferidos.
La maleta fue fácil, no necesitaba muchas cosas que llevar, era más importante lo que tenía que traer.


ESTANCIA EN LA COMARCA

Empezaré por destacar lo oportuno de la elección de la casa Rural como alojamiento, ya que la relación era más directa y apropiada para las necesidades que plantea una familia.

A mi llegada me interesé principalmente por El Balneario del Trampal como llegar, forma de reservar los baños, precios y demás. Yo sabía que los otros temas: Comprar un buen jamón y la fábrica de Alfombras saldrían de la conversación con mis compañeros de baño y descanso.

Balneario Fuentes del Trampal
Tenía referencias del Balneario, recientes de mi amiga Paquita, (que llegó de su visita hecha una moza) y antiguas ya que mi marido era un estudioso del Recurso Agua en la Península y más de una vez recogí de su escritorio el manuscrito de D. Anastasio Moreno sobre "Aguas medicinales de Fuentes del Trampal" datado de 1905. Las califica como "ferruginosas gaseosas" aclarando la utilización en la época de estas, tanto bebidas como en forma de baños. El uso popular de esta agua oligometálica por los vecinos de poblaciones cercanas e incluso de zonas alejadas, que se bañaban en "tinajas" existentes en este lugar y que demuestran las notables mejorías de aquellos que las "tomaban", aparecen tanto en periódicos como en revistas especializadas de décadas pasadas.
Muy cerca de la casa cogimos la nacional 630 y a dos o tres kilómetro nos desviamos en el cruce hacia Carmonita, por una pista de arena fuimos guiados por la señalización del Balneario y llegó una de esas sorpresas, que como yo digo siempre, vienen solas.

En una pequeña vaguada aparece el Balneario, se presenta como un regalo de la naturaleza ya que se encuentra en uno de los entornos paisajístico más admirable y natural existente alrededor de un Balneario de la Comunidad Extremeña, sobresaliendo durante todo el año la belleza de las dehesas y serranías que rodean el Balneario, donde alcornocales y encinares son los reyes del arbolado circundante.

En la Recepción ultimé los detalles de los baños: su uso, propiedades terapéuticas, precio…

Atendida por uno de los miembros de la familia Prieto Elena, propietarios y gestores desde 1904, tuve la oportunidad de conocer la verdadera entidad de este lugar.

Dejando las impresiones subjetivas para que cada uno disfrute las suyas en la visita si creo deber mro informar sobre las propiedades terapéuticas


LAS AGUAS TERMALES
Son aguas oligometálicas o de mineralización débil. Predominan en ellas los aniones bicarbonatos y cloruros, entre los cationes, el calcio magnesio y sodio. Es destacable su contenido en hierro. Se utilizan de forma tópica y pueden ser bebidas.

PROPIEDADES TERAPEUTICAS
ESTADOS ANÉMICOS
Estado ferropénico
Anemias ferropénicas, hipocrócicas.
PROCESOS CRÓNICOS DEL APARATO LOCOMOTOR
Reumatismo
Post- traumatismo
Neurológicos.
AFECCIONES CUTÁNEAS
Piodermitis
Eczema aborreico
Psoriasis
ALERGIAS Y ARTROSIS
ESTADOS DE SOBRECARGA FÍSICA Y PSÍQUICA
SERVICIOS
En este balneario, los bañistas son asesorados y asistido médicamente desde el inicio de la estancia en el mismo.
Sauna
Piscina termal.
Aerosoles
Parafina.
Masaje Vichi
Inhalaciones
Duchas Escocesas
Duchas circulares
Baños con Chorro
Baños unipersonales
OTROS SERVICIOS
Senderismo, Cicloturismo
Paseos a Caballo
Restaurante
Cafetería.

DE COMPRAS
Como bien pensaba en el Balneario hice amistad con un grupo de mi quinta. Señores y señoras de pelo rojo (efecto del agua) comentábamos bajo una magnífica sombra las maravillas de nuestra tierra: León, Barcelona, Salamanca y Madrid. Quedaban estos comentarios un tanto ensombrecidos por la energía y el entusiasmo que ponían los tertulianos, procedentes de los alrededores, sobre todo de productos como el jamón, el lomo, el queso, las delicias del higo.

Así al día siguiente decidí cambiar el turno y dedicar la mañana a la adquisición de tan ricos manjares ofreciéndose la comarca como un punto de venta natural, divertido y fiable en base a la calidad que siempre ofrecen los productos propios de una zona.

La imagen de Montánchez, pueblo blanco que altivo se alza para coronar la sierra con su hermosa Atalaya muestra en sus muros derruidos el paso del tiempo trasmitiendo con grito sordo el peso de la historia.

Tal y como lo recordaba, dejándolo siempre a un lado ya que mi destino era otro, pero esta vez era el protagonista de mi historia, uno de los destinos de mi viaje. Había quedado en la plaza con Antonio, uno de mis conocidos del Balneario, estuvimos visitando las distintas bodegas (de curación) que se encuentran en el pueblo. Más grandes, más pequeñas con más o menos historia, todas ellas me ofrecieron la oportunidad de disfrutar del aroma de una tradición:
humo, sal, pimentón, humedad que se funden en el reconocible y exquisito olor que desprende el producto ibérico.

La visita a las Bodegas debería ser más que aconsejable obligatorio para todo aquel que visite esta zona. Las sensaciones vividas en un viaje, pasan directamente al subconsciente y se activan de forma inmediata cuando en tu entorno habitual algo te recuerda ese momento vivido. Por eso ¿cómo comer jamón de la Sierra de Montánchez sin el recuerdo de la bodega, la charla con taquitos de jamón, pan recién hecho y mostillo en un ambiente cordial dónde la prisa es un concepto absurdo?
La compra fue fácil. Los jamoneros de Montánchez han formado una Asociación de Productores Ibéricos (APRIMON) ellos me dieron los distintos precios según la calidad y se encargaron de prepararme los diferentes paquetes que yo llevaba como regalo o como encargo.

Un Placer ¡Gracias serranos de Montánchez!

Antonio no me dejó ir hasta que le prometí visitar otras localidades de la Comarca para degustar el maravilloso queso de oveja (mucho mejor que esas "Tortas "que se ha hecho tan famosas) y los derivados del higo que han llevado este fruto a la mesa del mejor gourmet

Como no, compre quesos. No uno, ni dos, ni tres ...Compre dieciséis (así son las cosas) el mecanismo de compra el mismo, en este caso nos dirigimos a Valdefuentes una hermosa localidad dónde el gris del granito que forma el conjunto de calles y plazas se adorna por el esgrafiado propio de la zona siendo muy representativo ya que ha sido mantenido en la mayoría de sus fachadas.

En esta misma localidad se encuentra una de las fábricas de transformación del higo, por si alguien no lo sabe La Comarca Sierra de Montánchez y Tamuja es la mayor productora de higos en España.
Los productos exquisitos: Casamientos, Caprichos, pan de Cáceres y pan de higo.

Puede ser por un arrebato de nostalgia mis preferidos fueron los casamientos, ya que trajeron a mi memoria los recuerdos de Navidades perdidas en el olvido dónde en una gran cocina dónde hacíamos la vida, mi abuela preparaba con entusiasmo esos casamientos que hacía con higo y nuez o con higo y castaña, y que ofrecía de postre a niños y mayores pareciendonos uno de los mejores manjares.

Llegamos a nuestra casa rural ilusionados por la compra y fue cuando nuestra amiga, la propietaria del alojamiento, nos facilitó una tarjeta de ANAS y TAGUS (tienda virtual de productos gastronómicos y artesanales de calidad).

Yo sigo pensando que no es lo mismo comprar en una bodega que frente a la pantalla de ordenador, otra cosa es una vez que lleguemos a Madrid: Reponer existencias.

Dedique la tarde a seguir con mi tratamiento en el Balneario, dónde ya me sentí como una más. El tiempo se dilato de una forma extraordinaria, practique una de mis aficiones favoritas: Escuchar y aprender entre baño y masaje.

Fábrica de Alfombras, Santa Marta de Magasca

Era temprano cuando llamé a Mª Sol Cámara, gerente de la fábrica, para confirmar la visita que ya habíamos concertado desde Madrid, no porque sea necesario, pero si para mí más enriquecedor ya que era mucho el tiempo que llevaba deseando hacer esta visita.

Para entender mejor mi interés debemos ir algunos años atrás en la historia.

Aquel fue un año especial para el Sr. Retamar y para mí, quizás una señal nos empujo a viajar juntos aquel año más veces de lo habitual ya que después de aquel verano no pudimos salir más de Madrid.

Casi nunca le acompañaba en sus viajes por no poder abandonar mi trabajo en el colegio pero las circustancias se pusieron de nuestro lado. El congreso al que él asistía de ponente tenía un programa de acompañante estupendo dónde aparte de New York, Las Cataratas de Niagra, en Wasington se visitaba La Casa Blanca

Allí en la Casa Blanca empezó la Historia, eramos un grupo escuchando la típica explicación que bien podía ser la de un palacio, mezquita o catedral pero con ese aspecto gubernamental que requería el edificio que se estaba visitando.

En una de las salas que antecede al despacho Oval adornaba el suelo una estupenda obra de arte hecha alfombra, y cual fue mi sorpresa al escucha: "Extremadura una región de España" con un marcado acento yanki. Más tarde me interesé por el lugar exacto, ya que había escapado a mis oidos.

"En Santa Marta de Magasca, se hacen de forma artesanal en una fábrica propiedad de la Condesa de Romanones".

No podía creer que nuestra espía internacional tuviese una fábrica de alfombras en un pueblecito de Cáceres y sobre todo, me enamoré de la alfombra, su dibujo, color y textura.

Todo esto le fue relatado al señor Retamar que paciente me escuchaba, mientras me sonreia con los ojos esperando el momento oportuno para sorprenderme.

Casualidades o Señales, teníamos una reserva de circuito por Extremadura como mi regalo de cumpleaños pero que me -anticipó para poder sosegar las ganas que me entraron de visitar la fábrica, yo llevaba mas de media hora repitiendo: ¡A tan sólo tres horas de Madrid! ¡Se va y se viene en el día son sólo tres horas desde Madrid!

Llegó el circuito por Extremadura y aunque no me arrepiento ya que fueron unos días maravillosos que reavivarón en mí la capacidad de sorprenderme en sus ciudades, calles y murallas fue imposible visitar Santa Marta y con ello la fábrica. Quedó pendiente en nuestro cuaderno de ilusiones ya que no podimos volver a viajar juntos.

Estos días de atrás cuando mi hijo comentó que había quedado con un organizador de actividades cinegéticas en Santa Marta de Magasca me falto tiempo para apuntarme al viaje.

Santa Marta de Magasca es un pueblo pequeño acogedor, cordial, situado en la penillanura norte cacereña rodeado de magníficos bosques de encinas y aguas limpias qu corren abiertas por sus ríos Tamuja y Magasca. Localizado próximo a la vía de comunicación entre Cáceres y Trujillo, ha sido cuna de una tradición arcaica que se remonta, según la documentación existente a los comienzos del siglo XII, ella es la "elaboración artesanal de alfombras"

Llegue a la fábrica y lo mismo que os he contado le relaté a Marisol. Estuvimos viendo el proceso de elaboración, los tintes, el funcionamiento de los telares, los distintos diseños, alfombras listas para madar a sitios tan dispares como El Ayuntamiento de Carolina de Norte (o del Sur, no recuerdo), El Consulado de Méjico, etc.

Yo compré mi alfombra, saque de mi cartera un papel arrugado y desgastado por el paso del tiempo donde estaban puestas las medidas y el motivo del diseño, en el papel aún se veía las letras del nombre de una conocida cafetería de la Quinta Avenida de New York.

Esto sólo demuestra el motivo principal para viajar, que tenemos Los Retamar:

"Hacer nuestros sueños realidad así como disfrutrar la realidad para que sea como un sueño"

Hasta Pronto


© Senderos de Extremadura,1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]