senderos de extremadura

ALCUÉSCAR

 

Situada en el corazón de Extremadura, tierra de grandes conquistadores y de profundas tradiciones, la villa de Alcuésar ofrece un amplio abanico de posibilidades para el visitante como punto de partida hacia los diferentes recursos turísticos de la comarca y de la región.

Alcuéscar, además, está situada sobre la Ruta de la Plata, una antigua ruta comercial romana que unía el Norte y el Sur de la península, y que a su paso por este lugar era conocida como Alba Plata.

Manantiales y fuentes dan una refrescante bienvenida a los visitantes, que olvidan en Alcuéscar el clima caluroso de los veranos extremeños. También la historia y el arte salen al paso del visitante: la basílica hispano-visigoda de Santa Lucía del Trampal, las Casas Señoriales de la villa o la Ermita del Calvario han presidido durante años la vida y la historia de los habitantes de Alcuéscar.

HISTORIA
La protagonista principal de la historia en Alcuéscar es, sin duda, la Basílica de Santa Lucia del Trampal. Situada a escasos metros del Manantial del Trampal, al que debe su nombre. Santa Lucía surge de la tierra de un paraje de extraordinaria belleza en la falda de la sierra del Centinela.

Construida en torno al segundo tercio del siglo VII, está considerada como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura hispano-visigoda existentes en toda la Península Ibérica.

La tradición habla de esta basílica como Ermita de Santa Lucía, en la época en la que fue parte de un convento de monjes templarios. Hoy en día aún se pueden apreciar algunos restos de esta antigua construcción.

El camino por el que se accede a la basílica de Santa Lucia y al Manantial del Trampal está señalizado desde el centro de la población y desde la carretera Ex 381/382 que une Alcuéscar y Trujillo.


TIERRA

Los miradores naturales presiden desde la cumbre de la sierra del Centinela el término municipal de Alcuéscar. Perteneciente a la Red Regional de Miradores, son el punto de vigía sobre el valle del Tajo y del Guadiana.
Desde ese lugar privilegiado se puede observar, a un lado, la silueta del pueblo de Montánchez con su castillo medieval en la cima de los montes de San Pedro mientras que en el otro la llanura de la provincia de Cáceres se extienda hasta el horizonte.

Una gran cruz de piedra levantada entre unas rocas acompaña en lo más alto de la montaña, junto a uno de los miradores naturales a la Ermita del Calvario. Se accede al lugar desde el centro de la población. Al término de la calle Cristóbal Colón comienza el camino de subida.

AGUA

La sierra del Centinela concede al agua de sus manantiales a la villa de Alcuéscar. Destaca entre todos ellos el Manantial del Trampal, que nace rodeado de naranjos a escasos metros de la basílica de Santa Lucía. Otro lugar donde el agua invita a su disfrute es la laguna conocida como la Charca del Cura, en la que los habitantes de Alcuéscar practican la pesca fluvial, y que se convierte cada verano en lugar de baño y recreo para la población de la comarca.

A la salida del pueblo una carretera conduce hasta la laguna.

NATURALEZA

En este punto de Extremadura el visitante puede encontrar una gran variedad de paisajes: montes, dehesas, llanuras, lagunas... Existen varias rutas que parten o pasan por Alcuéscar, itinerarios específicamente diseñados que pueden ser recorridos en coche, en bicicleta, a pie o incluso a caballos.

Son numerosas también las distintas especies de aves que encuentra en nuestra región una especial protección: el buitre negro, el águila calzada, el gavilán, la cigüeña... Todas ellas pueden ser observadas en su entorno natural.

ARQUITECTURA

La villa de Alcuéscar guarda entre sus calles varías construcciones que merecen una especial atención. Se trata de las Casas Señoriales, testigos del rico pasado que ha dejado la historia a través de los siglos, coronadas por numerosos escudos nobiliarios que resaltan en las fachadas de estas casas del casco antiguo. De todas ellas, la más conocida es la antigua Casa de la Encomienda, pertenecientes a la Orden de Santiago.

Otro de los edificios que destaca en Alcuéscar es la Iglesia parroquial de la Asunción, templo gótico- renacentista construido durante los siglos XVI y XVII. Remodelada en numerosas ocasiones, mezcla diferentes estilos que enriquecen el conjunto. Llama la atención la convivencia de columnas clasicistas del siglo XVII y salomónicas del XVIII, así como su retablo mayor de principios del siglo XX.

ARTESANÍA

El producto de artesanía por excelencia de Alcuéscar es el carapacho. El visitante puede descubrir las centenarias técnicas manuales que se utilizan para extraer este enigmático cuenco a partir del alcornoque, así como los secretos que guardan para su tratamiento.

GASTRONOMÍA

en el ámbito gastronómico, la comarca de Montánchez es conocida por los embutidos ibéricos que deben su fama a los cerdos de pata negra criados sólo a base de bellotas.

Existe la posibilidad de degustar en los establecimientos de Alcuéscar, alguno de los típicos platos extremeños como las migas, las calderetas... todos ellos acompañados por el vino de pitarra.


FIESTAS
Una de sus fiestas más populares son las patronales en honor a la Virgen del Rosario. Se celebra la primera semana del mes de octubre, siendo su gran día el primer domingo de octubre. Entre los actos organizados cada año no faltan los festejos taurinos, las verbenas nocturnas, degustación de churros con chocolate, concentración de peñas, etc.

Si la visita es en período estival, no dude en hacerlo en el mes de Agosto, cuando se organiza el "Concurso de Baile Moderno", donde se concentran jóvenes de distintas localidades para exponer coreografía y movimientos que junto a la luz, el sonido y el lugar donde se celebra hacen de estas noches veraniegas todo un acontecimiento. Este evento se celebra en las vísperas de las fiestas en honor al emigrante, que tiene su día fuerte el quince del mes en cuestión.

Metidos un poco más cerca del invierno, por el diez de diciembre, podemos dar una escapada al campo para celebrar el día de Santa Lucía del Trampal, junto a la basílica. Organizada por el Excmo. Ayuntamiento de Alcuéscar en colaboración con la Once. Comienza con la celebración de una misa y a continuación se invita a los asistentes a productos típicos de la localidad.

Donde realmente se ve la alegría de este pueblo es din duda el día de su Romería "La Jira", se celebra el lunes de pascua . El pueblo amanece con música por sus calles, se concentran en torno a la Iglesia de la Asunción, en el centro del pueblo para bajar con la Virgen a hombros hasta el concurso de carrozas, siendo la ganadora la encargada de llevar a la Virgen hasta la ermita de la romería. A continuación comienza la salida hacia la finca municipal donde hay todo un día por delante para bailar en la verbena, alternar con los paisanos en sus cantinas degustando el vino de pitarra y embutidos tan propios de esta tierra.

Ciertamente, no falta nada en Alcuéscar para el visitante que busca tranquilidad, naturaleza, historia, gastronomía.

Esperamos darle la bienvenida muy pronto en el corazón de Extremadura.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]