senderos de extremadura

IGLESIA PARROQUIAL DE SAN JUAN BAUTISTA.
Malpartida de Plasencia

Mª Asunción Pachón Carmona. Bibliotecaria.


[Establecimientos de Malpartida de Plasencia en ALEX]
     Malpartida de Plasencia, municipio de 4.486 habitantes según el actual Padrón Municipal, con una situación geográfica próxima al Valle del Ambroz, al Valle del Jerte, a la comarca de la Vera y sobre todo por su integración dentro de la delimitación del Parque Natural de Monfragüe, destaca entre otras cosas por su Iglesia Parroquial. Es un templo de grandes proporciones que se eleva por encima de todos los edificios del municipio, hasta tal punto que desde cualquier lugar por el que nos aproximemos a él se ve su majestuosa silueta dominando todo el entorno.

     En la antigüedad, Malpartida se reducía a unos cuantos caseríos dependientes de Plasencia (de la que dista 7 kilómetros), esta subordinación no solo abarcaba lo político y económico, sino que alcanzaba también al aspecto religioso, ya que en un principio los vecinos de este pueblo tenían que acudir a oír misa a la Parroquia de San Juan Bautista de aquella ciudad, que caía fuera del recinto amurallado, con las consiguientes molestias y sacrificios inherentes a este largo desplazamiento. Esto duró bastante tiempo, hasta que, bien por el aumento natural de la población, bien por que se despertara en ellos un sentimiento lógico de independencia, un día sacaron la imagen de San Juan Bautista del altar mayor y se dieron presteza en llevarla a Malpartida, en cuya ermita, un clérigo que previamente habían preparado, les dijo la misa y así tomaron posesión de la imagen. Esta es la razón de que la Parroquia se halle bajo la advocación de este Santo. Dicha ermita perteneció con anterioridad a la orden de los templarios y en aquel mismo sitio se construyó la iglesia actual.

     El templo data del siglo XVI y su estilo es gótico decadente, uniéndose con el renacimiento, con detalles barrocos. Fue declarado de interés cultural con categoría de Monumento Nacional por el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura con fecha 15 de Mayo de 1990.


EL TEMPLO
     Durante el siglo XVI el desarrollo demográfico local, la pacificación nobiliaria de la región y el poder económico se plasman en el trabajo arquitectónico, pues es ahora cuando se inicia la fábrica de la Iglesia.

     Es en 1551 cuando comienza a erigirse por el obispo de Plasencia Don Gutiérrez de Vargas y Carvajal (cuyo escudo se ve en la clave de la capilla mayor, en las portadas y en la torre), en Parroquia la Iglesia de Malpartida, estableciéndola en la ermita anteriormente citada pertenecientes a los Caballeros Templarios.

     Según A. Ponz, el maestro de cantería Pedro de Ezquerra, renombrado arquitecto, otorgó escritura de ajuste de la obra el año 1551 y que hizo también la iglesia de 5. Mateos de Cáceres, la de Robledillo de la Vera y la Catedral de Plasencia. A su muerte en 1561 tenía construida ya dos capillas y toda la obra que hay hasta las puertas del norte y mediodía.

     De 1561 a 1574 la obra la dirigió su hijo Juan de Ezquerra, junto a dos maestros de cantería, Juan de la Fuente y Juan Negrete. Posteriormente, se hizo cargo de las obras el maestro Juan Álvarez, que la tenía que concluir bajo las condiciones y trazas de Ezquerra, a excepción de la fachada, que quiso el arquitecto que fuese de estilo corintio puro. En el año 1603 terminaría la obra del coro y con ella el recinto completo, y que ha llegado hasta nosotros en su estado primitivo.

     El templo es de una sola nave rectangular, es de mampostería y sillería. La planta del edificio es de cruz latina, con los brazos poco pronunciados y con ábside poligonal. Su orientación es la habitual, con la cabecera hacia el este y al oeste la fachada principal.

     Los muros exteriores del edificio presentan dos cuerpos con materiales y técnicas diferentes y separados por una imposta. En la parte superior se encuentran las ventanas que permiten la iluminación del templo, las cuales están inspiradas en un prototipo creado por el arquitecto salmantino Rodrigo Gil de Hontañón, con forma típicamente renacentista.

     La Torre es una elevada construcción de tres cuerpos, de los cuales los más antiguos del edificio son los dos inferiores. El primero de ellos se aprovechó como capilla teniendo acceso directo desde la nave. Estos dos cuerpos son de mampostería y sillería en las esquinas. El tercero está construido con sillares de granito, tiene cuatro huecos para las campanas. El acceso al campanario se realiza por una escalera de caracol situada junto a dicha torre y de forma cilíndrica.

     Tres son las Portadas que dan acceso al templo; la portada principal es renacentista, su traza es de Juan Álvarez. Tiene dos cuerpos, el inferior con columnas corintias y arco de medio punto. El superior es de menor altura, con una columna en cada lado, una ventana enrejada, las imágenes de San Pedro y San Pablo y dos candelabros.

     La portada del norte o evangelio es de estilo plateresco, aunque con algún resto gótico. Se cierra con arco de medio punto, con clave en forma de mascarón humano. En las enjutas se representa la escena de la Anunciación. El hueco va flanqueado por dos semicolumnas adosadas a pilastras. Sobre ellas un entablamento clásico y un original frontón, donde va el escudo del obispo de Plasencia D. Gutierre de Vargas Carvajal. Sobre este frontón se abre una hornacina con la imagen de San Juan Bautista.

     La portada sur o de la epístola presenta ligeras variantes de la portada norte, tan solo difiere que lleva frontón clásico y la imagen de S. Juan Bautista es sustituida por un jarrón.

     El Interior del templo, muy espacioso e iluminado, tiene una sola nave de grandes dimensiones, 46 por 14 metros, cubierta con cuatro bóvedas de crucería estrellada. Los nervios se recogen sobre los muros por ménsulas. Las numerosas claves de las bóvedas se adornan con labores de talla, como cabezas de ángeles alados y algunas figuras humanas.

     La capilla mayor es de menor altura y anchura que la nave, su planta es poligonal precedida de un tramo recto. Este se cubre con una bóveda de crucería con terceletes, mientras la ochava del ábside presenta una de crucería estrellada, con escudo de los Carvajal y símbolos de la pasión y vegetales.

     A los pies se levanta el coro sobre un diseño complejo, de gran valor arquitectónico. En 1595 Juan Alvarez firma un nuevo contrato para construir un coro alto. La bóveda, abierta a la nave en un grandioso arco carpanel, es de crucería estrellada. Dos escaleras con pasamanos abalaustrados dan acceso a la planta superior. La obra del coro se terminó en el año 1603, según la inscripción que hay sobre el arco frente a la nave.

     La iglesia sirvió de lugar de enterramiento, como se deduce de los libros de difuntos y de las inscripciones que hay sobre las losas de su suelo. Cada sepultura consta de tres losas y una moldura lisa que las rodea. Estaba dividida en cinco departamentos o capillas y las sepulturas en ellas situadas tenían distinto precio, según el lugar que ocuparan.

     Dentro del templo ocupa un lugar destacado el Retablo Mayor, muy parecido al de la Catedral de Plasencia, tanto en el dorado como en la talla de las imágenes. Es de primer tercio del siglo XVII. Fue construido en Valladolid por Agustín Castaño y Diego Basoco. Su traza es clásica y ocupa el muro del fondo de la capilla mayor y parte de los dos adyacentes, adaptándose a la ochava del ábside por lo que su planta parece quebrada. Consta de banco, dos cuerpos y ático, que desarrollan cinco calles en sentido vertical. Quedó colocado en 1622, y las esculturas son de tamaño casi natural, sobresaliendo la de San Juan Bautista, situada en el hueco central del segundo cuerpo, talla perfecta, así como los cuatro relieves del fondo del altar y los que componen el zócalo del mismo: San Pedro, San Pablo, San Felipe y Santiago. Está rematado por un Crucifijo con San Juan y la Virgen al pie de la cruz, y a ambos lados cuatro estatuas sobre pedestales que representan a Moisés, David, Aarón y Salomón.

     El tabernáculo ocupa la parte central del primer cuerpo y está coronado por la figura de la Fe. El actual sagrario, de metal dorado fue adquirido por suscripción popular en 1960.

     En los últimos años se han llevado a cabo algunas obras de restauración, debido al deterioro de algunas partes del templo, como es la del arco carpanel del coro en 1972, por la aparición de grietas que hacían peligrar la tribuna. El año 1988 se llevaron a cabo reformas en la Sacristía con la apertura de una nueva puerta, que descubrió un arco carpanel de gran valor artístico. En 1996 se repararon las cubiertas y hastial este, se picó y se repuso los revestimientos interiores, se restauró la carpintería en torre y vidrieras en fachada, así como la iluminación del templo. Por último, en el año 1999 se ha realizado el limpiado y restauración del magnífico retablo del altar mayor.


© Senderos de Extremadura,1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]