senderos de extremadura
Iglesia de Rocamador. Valencia de Alcántara

 

El sabor de lo natural
SIERRA DE SAN PEDRO LOS BALDÍOS


     El territorio que abarca la Asociación para el Desarrollo de la Sierra de San Pedro -Los Baldíos está situado en el centro oeste extremeño, haciendo frontera con Portugal, abarcando las dos provincias extremeñas y englobando los siguientes municipios de Cáceres y Badajoz: Alburquerque / Carbajo / Cedillo / Herrera de Alcántara / Herreruela / La Codosera / Membrío / Salorino / Santiago de Alcántara / San Vicente de Alcántara / Valencia de Alcántara / Villar del Rey.

Mirador Río Sever. Cedillo     En total cuenta con una extensión de 2.600 Km.2 y 27.242 habitantes, por lo tanto con una baja densidad poblacional, con características comunes y diferenciadoras de cada entidad territorial, donde podemos encontrar parajes representativos del bosque mediterráneo como la dehesa extremeña, con zonas de sierra entre las que se intercalan zonas más llanas pero igualmente irregulares, con subidas y bajadas constantes, mezclándose zonas graníticas y de pizarras. Entre estas sierras destacan Sierra Fría, ya en la frontera, y la práctica totalidad de la Sierra de San Pedro, reducto de bosque mediterráneo autóctono, con una diversidad de aves por la que ha sido nombrada Zona de Especial Protección de Aves (SEP), al igual que la zona de Cedillo Tajo Internacional.

Alcornocal en Valencia de Alcántara     Estas poblaciones están atravesadas por gran cantidad de ríos, riachuelos, arroyos y riveras, entre los que destaca el Río Tajo, que con su característico encajamiento da lugar a excepcionales paisajes y que discurre por los términos de Carbajo, Cedillo, Herrera de Alcántara, Santiago de Alcántara y Membrio, y el río Gévora (Afluente del Guadiana) por las localidades de Alburquerque, Villar del Rey y La Codosera; el río Salor (afluente del Tajo), que atraviesa los términos de Herreruela, Salorino y Membrío; y el río Sever (afluente del Tajo) que hace frontera con Portugal durante muchos kilómetros en los términos de Valencia de Alcántara y Cedillo. Además el todas las localidades están bañadas por riachuelos y arroyos que vierten en las dos cuencas, dando lugar a maravillosos contrastes entre agua y tierra.

Alburquerque     Todo esto hace que este territorio cuente con unos recursos paisajísticos inigualables, que unido a la riqueza y la variedad de la flora y de la fauna autóctona, hacen las delicias de los visitantes aficionados a la botánica, a la micología, a la caza mayor y menor, al senderismo, en definitiva al contacto con la naturaleza.

     Si a todo lo anterior añadimos que en esta zona se encuentra el mayor y mejor conservado conjunto de dólmenes de la Europa Occidental declarados Bien de Interés Cultural con la categoría de Recinto Megalítico, varios monumentos históricos nacionales (como la Iglesia de Rocamador y el Castillo de Luna de Alburquerque), edificios históricos y conjuntos históricos (como el Barrio Gótico de Valencia de Alcántara y el barrio antiguo de Alburquerque) y un numeroso conjunto de iglesias y ermitas de curiosa arquitectura popular, veremos que la historia y la naturaleza se funden en u paisaje inigualable tanto natural como urbano.
Fiestas populares, una magnífica gastronomía, un sinfín de tradiciones populares cierran la espectacularidad de esta zona rayana con Portugal donde sus gentes son el mayor patrimonio que podemos ofrecer.

     Las magnificas características de la zona, con una enorme diversidad paisajística la hacen a los ojos del visitante singularmente atractiva.

Valencia de Alcántara     En los últimos años gracias al programa de desarrollo Proder I. Que ha gestionando la Asociación para el desarrollo de la Sierra de San Pedro -Los Baldíos se han creado en casi todas las localidades numerosas infraestructuras hosteleras, Hoteles, Casas rurales, Casas de agroturismo etc, así como de restauración, que junto con la edición de guías de turismo y participación en diferentes eventos y ferias de turismo, hace que cada día sea mayor el número de visitantes que se acercan hasta nosotros para descubrir una naturaleza privilegiada, una gastronomía exquisita, que hace las delicias de cuantos visitantes se acercan a conocernos.

     En los últimos tiempos y como demanda de ese turismo mas que incipiente, se han ido creando una serie de rutas de senderismo en las poblaciones de Alburquerque, Carbajo, Cedillo, La Codosera, Santiago de Alcántara y Valencia de Alcántara, que aunque de momento no alcanza a todas las poblaciones, esperamos que en poco tiempo se extienda y exista en la zona una extensa red de senderos señalizados que nos sirvan para dar a conocer y
aprovechar los recursos paisajísticos y naturales de cada localidad, mostrándole al visitante la riqueza que esconde cada rincón de esta zona del centro oeste extremeño que desde estas paginas te invitamos a descubrir.

Rutas
RUTA CASTILLO DE AZAGALA. ALBURQUERQUE

Castillo de Luna en Alburquerque     Es un trayecto muy interesante. En todo el recorrido podemos observar gran parte del ecosistema mediterráneo. El itinerario tiene una distancia aproximada de 12 km., empezando la ruta desde Alburquerque. Se puede realizar andando, a caballo o en bicicleta. Para hacerlas en coche es muy arriesgado porque el trayecto se va complicando cuanto más nos vamos acercado al castillo. Partimos de la plaza de toros, dirección este, por la pista conocida como Elvira de Vacas. A un kilómetro empezamos a ver las sierras de Santa Lucía y del Ojo, donde en la ladera norte de dicha sierra se pueden contemplar las ruinas del convento franciscano denominado los Frailes Viejos. En estos riscos podemos observar algún ave rapaz sobrevolando. Más adelante, siguiendo la pista, al terminar la vegetación de alcornoques aparece una zona de eucaliptos (a la derecha de la pista). Antes de empezar los eucaliptos sale un camino que nos conduce al alcornoque del abuelo, uno de los árboles notables de Extremadura. Junto al alcornoque, tapado por chaparros y retamas, en una piedra aparece una capilla esculpida sobre la misma, donde San Pedro de Alcántara rezaba todas las mañas después de una caminata desde el convento de los Frailes Viejos. Regresamos por el camino que tomamos anteriormente y salimos a la pista, donde al caminar unos 200 metros veremos a la izquierda la fuente de donde toma el nombre la pista. Al pasar la fuente van saliendo caminos a la izquierda, que entre encinas nos guía al comienzo de las primeras estribaciones de la Sierra de Los Santiago. Nos encontramos con una intersección de caminos: por el de la derecha nos dirigiremos al castillo de Azagala y al pantano Peña del Águila, cuanto más nos acerquemos al castillo mayores son nuestras posibilidades de encontrarnos algún que otro ciervo. El camino que nos encontramos a la izquierda nos lleva a la fuente del Corcho, donde cogemos la calleja de la Santa que nos dirige al comienzo de la ruta.


RUTA TRANSFRONTERA VALENCIA DE ALCÁNTARA

     El recorrido de un total de 25 kilómetros es el siguiente: Albergue Virgen de Guadalupe, Casas de la Duda, El Pino, Cortijo de la Paja, Jola, El Jiniebro, La Aceña, Dolmen Los Mellizos, Dólmenes Data I y II, El Pino, Albergue Virgen de Guadalupe. Albergue Virgen de Guadalupe: Está construido en el enclave natural de Puerto Roque que es encrucijada para las rutas a Portugal, San Pedro y El Pino.

Sinagoga de Valencia de Alcántara     Casa de la Duda: Quedan hacia nuestra derecha. Algunas de ellas se encuentran situadas en la misma raya y se puede decir que hay parte de la vivienda que pertenece a España y parte a Portugal, circunstancia a la cual deben su nombre. Se cuenta que los varones portugueses eran registrados en España para evitar un duro servicio militar de tres años.

     El Pino: es el más antiguo de los caseríos; está ubicado entre la Sierra Fría y la Sierra de la Peña dotándole de unos magníficos alrededores. Tuvo su propio ayuntamiento hasta 1861 fecha en que fue agregado al de Valencia de Alcántara. Su antigua iglesia, de la Inmaculada Concepción, tiene una sola nave con bóveda de cañón, coro alto y sacristía. Conserva una bella talla de Jesús Nazareno. Accedemos jalonando la rivera del Avid que refresca el ambiente por lo que la vegetación cambia un poco: ahora podemos ver castaños y fresnos.

     Cortijo de la Paja: Situado en el límite sur de la campiña, en plena Sierra de la Paja, el cortijo es una construcción típica ubicada en un magnífico paraje natural: una explanada de hierba con unas impresionantes vistas. Se dedica a la cría de cabras y cerdos de los que saldrán excelentes quesos y la más variada chacinería tan típicos del lugar.

     Jola: es el más pintoresco y puro de los pueblos de la campiña. Su enclave natural está intacto. Está rodeado de extensos bosques de pinos y lo atraviesa un arroyo que lleva su mismo nombre. En la ribera del Jola dan sus frutos naranjos, cerezos y demás productos de la huerta. A partir de este punto empezamos a ver abundancia de alcornoques que aparecen medio pelados mostrándonos sus troncos rojizos. Esto se debe a que cada 9 u 11 años los pelan para obtener el preciado corcho; es una labor muy delicada.

     El Jiniebro: es un pequeño núcleo de población situado a los pies del puerto de Aguas Claras una vez pasado el portillo de Jiniebro. Bello puerto de montaña separa esta pedanía de la de Jola. Podemos ver, en algunos tramos, que la tierra es de color amarillo. Esta arena mezclada con agua se utiliza para pintar las cocinas.

     La Aceña: Este caserío está enclavado en medio de un atractivo paisaje. Su nombre significa "molino" ya que abundaron en este lugar. Esta zona, rodada de alcornoques, forma parte de la ruta nº 6 de los dólmenes.

     Dolmen del Mellizo o Anta de La Marquesa: Este es el Dolmen más interesante y mejor conservado del término municipal. Está situado en lo alto de una loma y conserva intacta la cubierta. A la izquierda podemos ver enormes castaños.

Dólmenes Data I y Data II:
     Desviándonos de la ruta a nuestra derecha, a unos 300 m. llegamos a un llano donde se encuentran estos dos dólmenes. Aunque el Data II está peor conservado. Al acercarnos podemos ver que su cámara mortuoria es una de las mayores de la zona. Para continuar la ruta hay que desandar los 300 m. y retomar el camino.

     En el camino de regreso podemos observar dehesas de castaños a ambos lados de la carretera y también terrenos que se están repoblando con especies autóctonas.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]