senderos de extremadura

Don Benito

Oficina de Turismo de Don Benito


[Establecimientos de Don Benito en ALEX]

         En el corazón de las Vegas Altas del Guadiana, una de las comarcas más significativas dentro de la geografía extremeña, se encuentra Don Benito, capital que hace alusión a las vegas del mismo nombre.

Molino en el río Ortigas      A escasamente una hora de Badajoz y Cáceres, a un poco menos de la capital autonómica Mérida y rodeada de localidades tan importantes como Villanueva de la Serena o Medellín por decir algunas de ellas, se encuentra nuestra ciudad, haciendo eco del pasado.

     Sus calles alegres, joviales, con vida..., son fiel reflejo del Don Benito de antaño inmerso en el Don Benito actual, hecho que le da a la ciudad una imagen cada vez más cosmopolita dentro el lugar donde se encuentra.

     Pero de la ciudad hay mucho que decir, su campiña, su patrimonio histórico-artístico así como todo aquello que de interés busca el visitante, aquí se puede encontrar dispuesto a recordarle viejos recuerdos.

Paseando por la ciudad
Partiendo del centro de la ciudad, muchas son las cosas interesantes que podemos encontrar.

Palacio  Municipal Tierno Galván     La Plaza de España, más conocida como "el paseo" por sus ciudadanos, es lugar de visita obligada para todos. El "Monumento al agua y la tierra" obra del escultor Pérez Comendador, así como sus amplios jardines y zona de tertulia y paseo para muchos hace que esta sea el lugar fundamental de albergue de edificios tan significativos como el Palacio Municipal, el que fuera durante los años setenta edificio del Banco de España; la Casa de Cultura obra del famoso arquitecto Rafael Moneo, el cual, entre sus dependencias recoge salón de actos, salas de exposiciones, biblioteca, hemeroteca e incluso la oficina de turismo; así como el edificio religioso más representativo de la ciudad y considerado bien de Interés Cultural por la Junta de Extremadura, la majestuosa Iglesia Parroquial de Santiago, perteneciente a los siglos XVI y XVII, la cual por su arquitectura catedralicia, donde se encuentra la escalinata del Velar y un interior compuesto por tres naves y ventanas tríforas y geminadas, hacen que este sea hogar el retablo del altar mayor, obra en estilo barroco del tallista local Claudio Martín Soriano con diecisiete tablas pintadas por el también dombenitense Juan Aparicio.

Plaza de España     Pero no podemos limitarnos solamente a considerar centro, a este espacio recopilatorio de edificios mencionados anteriormente. Calles como Doña Consuelo Torres donde a parte de un sin fin de casas solariegas recoge también el edificio del Teatro Imperial, construcción de 1.915 considerado por aquel entonces "Salón Moderno", y, que en la actualidad tras su remodelación es teatro donde se realizan actividades culturales de la más diversa índole. La calle Villanueva, también con magníficas mansiones como el palacete de Valdegamas por decir alguno de ellos, y el Mercado de Abastos con peculiar fachada de influencia árabe. La calle Donoso Cortés donde a parte de encontrarse la casa del prestigioso político del siglo XIX, podemos contemplar también el Cristo de la conocida película "Marcelino Pan y Vino" en la capilla del convento de Carmelitas Descalzas que allí se encuentra, completan un poco más ese amplio abanico arquitectónico considerado tesoro de nuestra ciudad.


Don Benito, un recuerdo para la eternidad

Retablo Iglesia de Santiago     Si queremos adentramos un poco más en lo que es la visita a nuestra ciudad, no tenemos que olvidar acercarnos hasta el barrio de San Sebastián, zona más antigua y elevada de la ciudad, al cual se accede a través de la calle de la Virgen, calle donde se encuentra la capilla de Guadalupe, la que perteneciera al hospital de San Andrés, de mediados del siglo XVI. Desde aquí aparte de poderse apreciar bellas imágenes de la comarca también podemos encontrar la iglesia del mismo nombre. Esta iglesia, considerada la primera ermita de la ciudad y lugar de reunión donde se celebraban algunas juntas de la Mesta, presenta como particularidad la escalinata de acceso a la misma situada en su fachada oeste, así como su arquitectura de influencia románica con gruesos muros reforzados con contrafuertes de sillería.

     Pero no es solamente esto lo que reúne el barrio más antiguo de la ciudad; sus calles típicas y empinadas con casas de jornaleros, construidas en planta baja sobre las que se levantan los famosos "doblados", lugar donde antiguamente se recogía el grano, así como su carácter peculiar de pueblo como todavía muchos llaman a Don Benito; se encuentran aquí recogidos dándole una imagen más representativa de las costumbres de antaño cuando a mediados de enero llega la festividad de San Sebastián y todas ellas se engalanan para celebrar las fiestas patronales donde aún se mantiene como tradición el famosos ramo a las ya conocidas vaquillas.

     Alejándonos de aquí y muy próximo a él, encontramos la calle Don Pedro Granda, calle famosa, igual que las ya mencionadas anteriormente por poseerlas mismas características arquitectónicas, pero con la peculiaridad de encontrarse aquí el famoso palacete de los Condes de Campos de Orellana, más conocido como la Casa del Conde.

     La Casa del Conde, en la actualidad sede del Museo Etnográfico, Museo Etnográficoes también visita obligada por cualquiera que se acerque hasta aquí. Su patio central con su maravillosa cúpula, así como sus más de treinta salas adyacentes a él, donde se pueden apreciar un sinfín de piezas representativas a usos, costumbres y tradiciones de Don Benito y comarca a partir de finales del siglo XIX, hacen que nos veamos inmersos en el pasado al recordar cosas que muchos tenemos en la memoria.

     Olvidando todo y atravesando la actualmente remodelada Plaza Juan Sánchez Cortés, antiguo "Parquecillo", más conocido por muchos así como la famosa Avenida del Pilar, llegamos al anfiteatro del Ave María, edificio que aunque data del año 1.927 tiene como peculiaridad su construcción por representar a los templo romanos clásicos. Este fue construido para albergar las Escuelas del Padre Manjón. En la actualidad es considerado lugar ideal para la realización de actuaciones o representaciones durante los meses de verano en sus jardines.

     Muy cerca de aquí, al final de la calle San Juan encontramos la iglesia neorománica de San Juan, edificio perteneciente a finales del siglo XIX cuya construcción se hizo con cargo a la generosa herencia de Doña Consuelo Torres. Esta iglesia considerada gemela de la de Santa María, muy próxima a la reciente Plaza de Guadalupe y que también fue construida gracias a la donación de la misma, tienen como característica principal sus nave central con bóveda de arista y cinco cuerpos separados por arcos de medio punto.


Un recorrido a finales del siglo XX

     Amplias avenidas, plazas, fuentes, espacios verdes..., constituyen el entorno periférico del Don Benito clásico. Avenidas como la de la Constitución, zona comercial con un sinfín de tiendas y almacenes de la más variada índole, donde Casa de la Culturadesembocan calles tan importantes como Portugal, Alemania, Italia..., y que conduce hasta el Parque Municipal Tierno Galván, zona verde, que, aunque fue creada entre 1.942-1.945 no deja de perder la fisonomía de un parque actual debido a sus constantes remodelaciones en sus más de 90.000 metros cuadrados, y donde aparte de poder disfrutar gratos momentos en sus amplios espacios de juego y recreo para niños, así como deportes para mayores, también se puede contemplar un gran y variado número de especies vegetales; calle Ayala y avenida Alonso Martín, principales arterias de entrada y salida de acceso a la ciudad; calle Arroyazo; plazas como la de la Constitución, Extremadura,
Albercas e incluso la del Cíjara, esta última construida en uno de los barrios más prolíferos y crecientes de la ciudad por ser el hogar del emigrante retornado; son algunos de los espacios que aquí se pueden encontrar.

Un paseo fuera de la ciudad

     A escasos siete kilómetros de Don Benito, en la carretera que conduce hacia el Valle de la Serena, tras dejar a un lado la imagen del Santo Jabero, aparece la sierra de Ortigas, hermoso espacio natural donde se encuentra la ermita de las Cruces.

Fiesta Barrio de San Sebastián     La ermita ubicada en la falda norte de la sierra y cuya construcción data de principios del siglo XVI, en el mismo sitio donde la virgen se le apareció a un pastor, es destacable por su retablo barroco procedente de una capilla del palacio del Marqués de Monsatlú, así como por la imagen de la virgen, obre del escultor Don Pedro Torres Isunza.

     Pero no es solamente eso todo lo que reúne la sierra de Ortigas o de las Cruces, más conocida por los dombenitenses; su entorno natural y paisajístico con magníficas vistas hacia las Vegas del Guadiana son el lugar perfecto para pasear, hacer senderismo e incluso si es más atrevido para montar a caballo.

      Debido a que Don Benito posee un clima continental de inviernos fríos y veranos secos y calurosos la primavera es el mejor momento para realizarlo. Su recorrido de 24 kilómetros, aconsejables recorrerlos desde la ermita, comienzan en el Cordel de Sevilla; cordel o camino por así decirlo en el cual aparte de encontrarse un apreciable número de conocidas propiedades privadas a las cuales en esta ocasión no vamos a hacer alusión. También podemos encontrar un sinfín de especies vegetales ligadas al bosque mediterráneo e incluso especies animales.

Sierra de la Ortiga     Cogiendo el Camino del Saucillo, entramos en uno de los parajes más bellos y frondosos de todo el recorrido. Este, que aún guarda restos tanto de una antigua noria así como de un aljibe, el cual era llenado por la noria para el riego, es un camino formado por dehesas en las cuales se puede apreciar bonitos modelados de roca granítica coordinados por la abundante vegetación de encinas, retamas, higueras, eucaliptos e incluso zarzamoras dependiendo de la época del año en que nos encontremos. Curioso es hacer mención a que en este tramo en una de las zonas desprovistas de vegetación se encuentra la llamada piedra azul, piedra de la que antiguamente se sacaba una tierra azul con la que se hacía un caldo muy espeso el cual era utilizado para el pintado de fachadas e interiores de casas.

Fuente de la Plaza de España     Dejando el Camino del Saucillo y atravesando el Cordel de Marugate, llegaremos a la Vereda Jabeña, lugar donde encuentra el conocido río Ortigas. Este río en el cual aún se conservan restos de antiguos molinos harineros es característico por guardar también en él restos de antiguas edificaciones y enterramientos, muestra de vida humana en un pasado muy lejano.

     La Finca Doña Blanca, propiedad del Ayuntamiento es el destino final del recorrido. Próxima al río Ortigas es una finca que a pesar de haber sufrido últimamente algunas remodelaciones de mejora no deja de perder su valor y belleza paisajística, lo cual se puede apreciar desde la nueva construcción de la Casa de Doña Blanca, futuro albergue y centro de interpretación, así como desde el antiguo cercamiento para ganado, en la actualidad dotado de barbacoas, lugar ideal para disfrutar de la naturaleza y pasar un día al aire libre.


Ocio y tiempo libre
     Don Benito, con una población de más de 30.000 habitantes, es una ciudad que reúne cualquier tipo de condicionante para el disfrute de la misma. Son Capilla de Carmelitas Descalzasmuchas y variadas las personas que pasan por nuestra ciudad, unas veces de visita otras de compras e incluso muchas veces para hacer uso de los múltiples servicios que esta dispone.

     Un gran número de tiendas de cualquier índole, cafeterías, pubs, cines, ciudad deportiva, piscinas al aire libre y climatizadas, sin olvida el Museo Etnográfico, las salas de exposiciones de la Casa de Cultura, la hemeroteca y la biblioteca municipal en esta misma, así como un gran número de actuaciones hacen que cualquier persona pueda disfrutar "a tope" de nuestra ciudad.

     El lunes es el día en que su mercadillo hace acto de presencia; mercadillo de los mejores de la zona en el cual se puede encontrar atractivos y novedosos artículos de cualquier género para todos los gustos.

     En las tardes y las noches de calor es recomendable pasear por la ciudad, disfrutar de sus calles principales y amplias avenidas y sobre todo acudir al parque municipal Tierno Galván donde existe un templete el cual sirve para amenizar las veladas con actuaciones y representaciones al aire libre.

Notas de interés para el visitante

     A Don Benito, por su situación, es muy fácil llegar. Para todos aquellos procedentes de Cáceres o Madrid, simplemente desviándose a la altura del término municipal de Miajadas y tomando la desviación que se encuentra dentro de la población, en menos de veinte minutos se encontrará en la ciudad. Para aquellos que por el contrario procedan de Badajoz, Portugal o Mérida, simplemente desviándose al la altura de Torrefresneda en la Nacional V y siguiendo adecuadamente las señalizaciones llegaran hasta aquí después de pasar por Santa Amalia y Medellín.

Iglesia de Santa María     Fiestas típicas de interés son las de San Sebastián el día 20 de enero donde aparte del ramo, la procesión en honor a su santo y las verbenas que amenizan las frías noches de invierno, destaca por su interés la suelta de vaquillas. Las fiestas de San Gregorio el día 10 de Mayo, San Isidro, San Juan, Santiago y aparte la feria Grande de Don Benito los días 7, 8 y 9 de septiembre.

     Como fiestas religiosas de máximo interés, destacables por la devoción que se demuestra hacia ellas se encuentra nuestra Semana Santa, a la cual cada vez tienen mas arraigo los dombenitenses por la elegancia y sobriedad que muestran las procesiones y los pasos que van en ella, destacando como procesión de máximo renombre la Procesión Magna, la cual se lleva a cabo cada cuatro años. Recordables son también el Domingo de Resurrección y el Lunes de Pascua, considerado este ultimo, día de la "Gira", días en el que los dombenitenses acuden al campo a comer las famosas bollas o el típico hornazo dulce, en conmemoración a la Resurrección del Señor.

     Otra fiesta considerada la más importante dentro del calendario festivo y que cada vez tiene más renombre es "La Velá". Se celebra el 12 de octubre en honor a la patrona de la ciudad. Es una fiesta que se lleva celebrando durante muchos años teniendo cada vez más devoción popular y que consiste en traer a la ciudad a la Virgen en romería desde la ermita, nueve días antes al 12 de octubre, permaneciendo esta en la Iglesia de Santiago, lugar donde durante esos días se celebran novenas y actos solemnes en su honor, siendo la noche del 11 al 12 la que se vela a la Virgen, para devolverla con posterioridad a la ermita a la cual se la acompaña en romería al amanecer.

Avenida de la Constitución




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]