senderos de extremadura
PLASENCIA, un lugar para revivir el pasado y disfrutar del presente.

Francisco Javier Galindo Alcántara.
Gerente del Plan de Excelencia Turística de Plasencia.


[Establecimientos de Plasencia en ALEX]

     PLASENCIA, CIUDAD EXCELENTE. Excmo. Ayuntamiento de Plasencia.

      HAY LUGARES QUE AL VISITARLO PARECE QUE SE HAN DETENIDO EL TIEMPO. UNA CASA SEÑORIAL QUE NOS HABLA DE FAMILIAS DE LARGA ESTIRPE HACIA CONQUISTAS INTERMINABLES. UNA IGLESIA QUE POSEE BELLOS RETABLOS O RELIQUIAS DE SANTOS TRAÍDAS DE PALESTINA.
UNAS INEXPUGNABLES MURALLAS QUE DEFENDIERON EL TERRITORIO E HICIERON LIBRES A SU POBLACIÓN. UNA FORMA DE VIDA INALTERADA EN SUS HÁBITOS Y COSTUMBRES QUE RESULTA UN BÁLSAMO PARA EL HOMBRE DE LA GRAN CIUDAD.
ESE LUGAR ES SIN DUDA PLASENCIA, QUE MANTIENE AÚN VIVO EL ESPÍRITU COMERCIAL Y MERCANTIL QUE LE DIO ORIGEN EN EL NÚCLEO DE SU CIUDAD MONUMENTAL.
LA CIUDAD CONTINÚA SIENDO EL MAYOR NÚCLEO POBLACIONAL Y COMERCIAL DEL NORTE DE EXTREMADURA QUE SUMINISTRA BIENES Y SERVICIOS A SUS CINCO COMARCAS NATURALES: SIERRA DE GATA, HURDES, VALLE DEL AMBROZ, VALLE DEL JERTE Y LA VERA.

Casa del DeánA finales del siglo XII un grupo de hombres de armas al servicio de la Corona de Castilla se adentró en el
frondoso valle del Xérete con unos objetivos claramente definidos: debían iniciar una maniobra de afianzamiento en los límites de su reino que evitara las habituales razzias y escaramuzas a las que los musulmanes sometían a los pueblos de frontera y expandir la religión cristiana en territorios ocupados.
Por otra parte se tenía noticias de que el vecino reino leonés, con el que se mantenían constantes disputas territoriales, ansiaba expandirse hacia el río Tajo. Existía, también, una poderosa razón económica dominar el acceso hacia tierras meridionales en el paso del ganado de la Mesta.
Para ello necesitaban instalar una plaza defensivo que controlara el territorio a dominar, y que se extendía como un cuchillo a lo largo del río Jerte
Al final del valle, que le da nombre este río, existía un promontorio rocoso rodeado por un amplio caudal fluvial que debidamente fortificado serviría a modo de foso de castillo.
Se sabe que en ese lugar había una pequeña población musulmana, de probable origen beréber, defendida por una empalizada de madera fácilmente accesible para las experimentadas tropas castellanas. Poco se conoce de los primeros momentos en los que se asentaron los fundadores de la ciudad, tan sólo, y según prospecciones arqueológicas llevadas a cabo recientemente en el Parador de Turismo, que debieron aprovechar esas primeras defensas de estacas para levantar una cerca de mampostería que protegiera a la primera guarnición de la ciudad.

Puerta de TrujilloA los pocos años llegaría la derrota de Marcos que obligaría a los cristianos a retroceder hasta posiciones más seguras hacia el norte, por la primitiva población es abandonada frente al empuje musulmán.

Aprendiendo de su error, los castellanos regresan al poco tiempo para recuperarla definitivamente y protegerla con unas fuertes murallas por orden de su fundador: Alfonso VIII de Castilla, dotarla de independencia judicial, fueros propios y libertad para sus pobladores como medida práctica en la búsqueda de afianzamiento poblacional.

Se dice que en ella trabajaron cerca de 11 .000 hombres durante un año aproximadamente y el resultado, salvo algunos añadidos posteriores, es lo que el viajero puede observar hoy.

Ateniéndose el rey fundador a los objetivos iniciales no cejó hasta conseguirlo llegando a establecer con los leoneses un pacto que propiciara la reconquista peninsular sin que se rozaran los intereses de ambos reinos.

Casa del Doctor TrujilloY así fue, se firmó un tratado en la villa de Abadía, próxima a Aldeanueva del Camino, en el Valle del Ambroz, en la que se establecía como límite fronterizo entre ambos reinos la vieja Ruta de la Plata, o "camino empedrado" que llamaban los musulmanes a la calzada romana que iba desde Gijón a Sevilla, muy próxima a nuestro enclave.
El testigo del acuerdo fue la ciudad de Plasencia que actuaría de vigía para evitar que los leoneses rompieran el pacto y se adentraran en territorio castellano.
Poco a poco la fórmula de Alfonso VIII dio resultado: consiguió afianzar su territorio, pobló la ciudad y sus tierras con gentes que procedían de León, Castilla y Asturias; por eso aparece un solitario castillo en referencia a la ciudad acompañándolo a cada lado un pino y un castaño con las raíces al aire, pues quiso que se supiera que era una ciudad libre para hombres libres y desarraigados que ansiaran forjar su propio destino bajo protección real.
Bien protegida por muralla, cubos y barbacana la coronó con un castillo en lo más alto para que desde allí se pudiera otear mejor el horizonte y vigilar las extensas tierras que formaban su Alfoz.
El castillo hoy ya no existe, pues se derribó tras un periodo de imparable ruina y de desconocimiento por quienes debían protegerlo como patrimonio histórico que era.
Tan sólo quedan las defensas que a él se unían y de la que destaca la llamada Torre Lucía, donde en casos de asedio se encendía una hoguera para avisar a guarniciones vecinas de la tragedia que se cernía sobre la ciudad, y es en la actualidad un Centro de Interpretación sobre la Ruta de la Plata perteneciente a la Junta de Extremadura.

Catedral NuevaAún conserva la ciudad restos de lo que fueron sus orgullosas murallas y cubos o torres semicilíndrica que se situaban unas de otra a la distancia suficiente para que a tiro de ballesta se pudieran proteger unas a otras. Testigos mudos del pasado belicoso y en proyecto de recuperación por el Ayuntamiento placentino, del que casi se conserva un 80% oculto tras viviendas que encontraron en su solidez la manera de subsistir el paso del tiempo.

Es un importante paso el que ha dado el Consistorio Local en recuperar tramos pero la labor que se nos presenta, mira al futuro ilusionada pues es tarea de generaciones venideras el lograrlo. Así, las casas que la ocultan, y que aprovecharon sus muros para existir evitaron como sucedió en otras poblaciones que la decimonónica Comisión para el Derribo de Murallas las echase abajo so pretexto de que eran un estorbo para el urbanismo, que se preveía moderno, y la sanidad del municipio.
De esta manera, este símbolo que protegió a nuestros antepasados servirá como Marca Turística para el PET (Plan de Excelencia Turística) de Plasencia que representa cuatro cubos en perspectiva y la mitad de un arco de medio punto, acompañada del nombre de la ciudad y el lema de Ciudad Excelente. Plasencia está llena de símbolos que el viajero sabrá apreciar. Ciudad amurallada, hidalga, mercantil, eclesial y con presencia de las tres culturas que engrandecieron nuestro país: judíos, musulmanes y cristianos.


Portada Catedral Vieja. Museo CatedralicioCabe decir, que a no mucho tiempo de su fundación se constituyó en Diócesis, una de las más extensas de Extremadura y que su actual configuración se basa en el espacio territorial que abarcaron sus mesnadas en el avance conquistador.
La espléndida Catedral, o catedrales, pues son dos. La Vieja, de traza gótica con elementos románicos arcaizantes y la Nueva, del siglo XV, e inconclusa, pues a medida en que se desmontaba la antigua se construía ésta. Es toda una joya del renacimiento español adornada con altares barrocos e innumerables obras de arte de diversas épocas. Es la Sede placentina objeto de apoyo por parte del Plan de Excelencia Turística de Plasencia que pretende recuperar el Museo Catedralicio para que el visitante pueda contemplar en su magnificencia su Tesoro, la colección estatuaria, los cuadros, las reliquias, los conjuntos de vestiduras sagradas y los libros corales que hicieron famosa a la dudad por sus Maestros de Capilla.
Se pretende, pues, poner en valor el conjunto expuesto interpretándolo con el apoyo de las nuevas tecnologías que informen al turista sobre el origen de las piezas expuestas, su escuela y características. También se tratará de informar sobre los procesos constructivos del templo catedralicio al ser, como algunos especialistas lo han definido, una fotografía congelada de la Era de las Catedrales.

Plaza MayorOtro proyecto que está acometiendo el PET placentino es la adecuación de la denominada Plaza de Torre Lucía, en el acceso al anteriormente aludido Centro de Interpretación de la Junta de Extremadura. Este será un lugar de espera y descanso para los visitantes que deseen adentrarse en dicho recinto que está llamado a convertirse en lugar para eventos culturales multitudinario.
Un elemento básico que todo plan de dinamización turística ha de tener es la de rentabilizar la inversión pública realizada en apoyo de la economía local y por ello se diseñarán rutas que abarquen todo el conjunto monumental sin olvidar la Plaza Mayor y calles comerciales adyacentes, apoyando esta iniciativa con la tematización desarrollada en el Centro de Interpretación de la Ciudad en el Convento de Las Claras. La Plaza Mayor también será objeto de actuación al diseñarse un moderno e innovador sistema de iluminación artística que busque resaltar los edificios singulares allí existentes.
Hay que tener en cuenta que otro de los atractivos de la ciudad se centra en la vida que tiene el núcleo histórico, donde el viajero no dejará de sorprenderse ante la vitalidad de su área comercial que se desarrolla ininterrumpidamente en la Plaza Mayor desde hace ochocientos años y que tiene su máxima expresión colorista en el tradicional mercado semanal del Martes.
Murallas de PlasenciaYa en sus fueros locales el rey fundador, Alfonso VIII de Castilla, estableció una serie de disposiciones para garantizar el normal desarrollo del mercado en la ciudad y que monarcas posteriores refrendaron.
Por ello, no debe dejarse pasar por alto el visitar este lugar tan entrañable para los placentinos, pues es lugar de tertulias y donde los bares son los protagonistas a la hora del aperitivo. Plaza de trazado irregular acogió desde sus orígenes todos los acontecimientos ciudadanos como eran: desfiles procesionales, alardes de caballeros, lugar de patíbulo donde la famosa Serrana de la Vera fue ajusticiada y Autos Sacramentales.
Sirvió, durante la Edad Media, de lugar donde se corrían los toros y de ello queda una muestra en las Cantigas de Alfonso X el Sabio, que plasmó con inocencia medieval y en el galaico-portugués de la época el milagro de Nuestra Señora al socorrer a un clérigo placentino que quería visitar a un amigo y vio perseguido por un astado. Encomendándose, éste, a la Virgen María, cuyo aspecto es muy similar a la de Ntra. Sra. del Sagrario de la Catedral de Plasencia, observó cómo milagrosamente el animal caía arrodillado y manso a sus pies.
Recuerdo de ello también es la calle de los Toros, junto al Ayuntamiento, que serviría de Chiquero y hoy está dedicada al torero placentino Juan Mora.

Parador de Turismo de PlasenciaLos soportales de la plaza eran, en el pasado, el lugar donde los mercaderes y los maestros artesanos exponían sus productos, aprovechando el resto del edificio para vivienda y almacén, o se habilitaba, como tabernas y mesones. Preside la plaza el Palacio Municipal, de aire gótico y renacentista con escudos del César Carlos, y muestra orgulloso un campanario donde un autómata, llamado por los vecinos Abuelo Mayorga, y vestido de alguacil del siglo XVI da las horas golpeando la campana del Concejo, toda una joya del arte civil.
Hoy en día, este espacio, mantiene esa misma funcionalidad y acoge a un importante número de comercios, entidades bancarias, bares y restaurantes de gran calidad.
Otras actuaciones futuras buscarán recuperar el enclave de la antigua ermita de Santo Tomé, construida sobre la mezquita del Barrio del Toledillo, habitado en el pasado por un colectivo morisco procedente de la ciudad de Toledo que dio nombre a la zona.
Plaza Mayor. Palacio MunicipalEn definitiva los objetivos del PET de Plasencia buscarán poner en valor su rico patrimonio histórico-artístico para uso turístico y su preservación para generaciones futuras como elemento de coexistencia con el pasado y aprendizaje para el presente manteniendo así la identidad local.
En el PET de Plasencia está dirigido por una Comisión de Seguimiento formada por representantes de la Secretaria General de Turismo del Ministerio de Economía, la Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura, la Federación Empresarial Placentina y la Concejalía de Turismo del Excmo. Ayuntamiento de Plasencia.
Está presidida el Ilmo. Señor don José Luis Díaz Sánchez, Alcalde-Presidente del Excmo. Ayuntamiento de Plasencia.
El programa, que tiene cuatro anualidades (2.000-2003), está financiada a partes iguales por las tres Administraciones Públicas aludidas en 150.000.000 Ptas. hasta completar un total de 450.000.000 ptas.
Puede bien el viajero llegar a la ciudad y permanecer allí todo el tiempo que quiera disfrutando de sus orgullosos monumentos, agradables paisajes y buena gastronomía, que las buenas gentes de Plasencia sabrán atenderle y acogerle para hacer honor al lema que su rey fundador le otorgó: Vt placeat Deo et hominibus. Esto es: Para agradar a Dios y a los hombres.
Sean pues bienvenidos a una Ciudad Excelente.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]