senderos de extremadura
La dehesa en primavera

COMARCA DE
L Á C A R A

TEXTO: CEDER LÁCARA
FOTO: Francisco Gómez

BREVE DESCRIPCIÓN DE LA COMARCA DE LÁCARA

       La Comarca de Lácara limita al Norte con la Provincia de Cáceres en los Términos Municipales de Puebla de Obando, Carmonita y Cordobilla de Lácara, al Este, Sur y Oeste con el Término de Mérida y con el de Badajoz que estrangula la continuidad territorial de la Comarca, introduciéndose en la rnayoría de los términos Municipales. Municipios que constituyen la Comarca de Lácara: Carmonita, Cordobilla de Lácara, Esparragalejo, La Garrovilla, Montijo, Nava de Santiago, La puebla de la Calzada, puebla de Obando, Pueblonuevo del Guadiana, Roca de la Sierra, La Torremayor, Valdelacalzada. Entidades Locales Menores: Barbaño, Guadiana del Caudillo. Pedanías: Lácara.

Dehesa          Embalse           Ruinas de castillo

       La Comarca del Lácara dentro de las latitudes de la Región Extremeña tiene un clima moderadamente estacional, del tipo mediterráneo, en el que las variaciones de temperatura y el régimen de lluvias no varían mucho del resto de las Vegas Bajas del Guadiana o incluso de la Vegas Altas. Tiene un marcado periodo de lluvias en otoño y primavera, y un periodo estival de altas temperaturas que pueden llegar a superar los 40º C en alguno de los puntos de esta comarca. La Comarca de Lácara se encuentra dentro de una pequeña depresión situada entre las Sierras Centrales Extremeñas (Sierra del Vidrio, Loriana y San Pedro) y las estribaciones septentrionales de Sierra Morena. Esta depresión favorece la presencia de cursos de agua en la dirección Norte - Sur que convergen en el río Guadiana, que fluye de Este a Oeste. Tres de los principales cursos de agua que llegan al Guadiana desde el Norte son La Alcazaba, Lácara y Aljucén.

Embalse           Vistas de la sierras           Vegetación de ribera

LA VEGETACIÓN

Las principales formaciones boscosas naturales en la Comarca de Lácara son los encinares y alcornocales, en la mayoría de los casos adehesados. Estos paisajes son considerados de interés especial para su protección por la Directiva Hábitat. Estos encinares que se encuentran principalmente representados en la zona norte de la comarca, llegaban antes hasta Montijo, puebla de la Calzada, etc., e incluso, si nos remontamos a 50 años atrás, podríamos comprobar que toda la Comarca estaba cubierta de encinares, incluida parte de la franja de la Vega del río Guadiana, como comenta Antonio Ponz en su memoria "Viage de España" escrito en el siglo XVIII "... ambas villas pertenecen al excelentísimo Conde de Montijo: así en la una como en la otra hay porción de bellísimas huertas de frutales, cáñamos, hortalizas, y otras cosas. Su riego se hace con norias, y el agua está muy superficial, siendo lucroso dicho cultivo, y de no poco recreo para los vecinos. Estas huertas podrían extenderse por aquella dilatadísima llanura algunas leguas antes, y después de Montijo, y la puebla, hasta Badajoz, y Portugal, y haber en aquel territorio unas cuantas poblaciones, si la desgracia (como decía un vecino) de las dehesas, y los cotos no lo impidiese".

ECOSISTEMA DE LA DEHESA       

Vista desde EstenaEs el ecosistema "seminatural" más extendido en la Comarca, abarcando principalmente los municipios del norte de la misma: puebla de Obando, La Roca de la Sierra, La Nava de Santiago, Carmonita, Cordobilla de Lácara y Esparragalejo (zona Norte) aunque también existen zonas adehesadas en Montijo, La Gartovilla, etc. Se trata de un ecosistema agro-silvo-pastoril con elementos arbóreos más o menos dispersos, algún arbusto y un buen desarrollo de los pastos. Ese aclareo de árboles que suelen ser encinas (Quercus rotudifolia) o alcornoques (Quercus Suber) lo realiza el hombre (de ahí que no se trate de un ecosistema totalmente natural, ya que interviene la manipulación por parte del hombre) con el fin de favorecer el crecimiento de pastos en las zonas aclaradas para el pastoreo ganadero, además del aprovechamiento con el mismo fin de la producción de bellotas de la encina para el porcino en montanera, sin olvidarnos de la producción de leña y carbones, en el caso de la encina y del corcho en el caso del alcornoque. Una de las características que la hace tan relevante como ecosistema es la variedad de especies animales que se pueden encontrar en ella, ya que se ha convertido en zona de pastoreo de cérvidos, porcinos, etc., además al haber más espacios abiertos, permite que especies predadoras que antes solían cazar en zonas llanas o de montaña clareadas, se den cita aquí, como es el caso de los gavilanes o alcotanes, que encuentran en las dehesas perfectos "campos de tiro" donde practican su técnica de caza volando a ras de suelo durante varias decenas de metros hasta conseguir su presa.

Dehesas de Lácara           Vegetación           Pasarela sobre el río Lácara en la finca Las Tiendas. Mérida

       Existen zonas muy bien conservadas como bosque mediterráneo de la serie de la encina en las estribaciones de la Sierra de San Pedro entre las poblaciones de Cordobilla de Lácara y puebla de Obando, donde en las laderas de umbría se dan las series del encinar con alcornoques (Quercus suber), madroños (Arbutus unedo), durillo (Viburnun tinus) y brezos (Erica spp.), por lo que se puede considerar una de las zonas naturales más ricas en cuanto a conservación y belleza del bosque mediterráneo en la Comarca de Lácara.

      También tenemos bosques riparios decurso medio, en los cuales abunda el fresno (Fraxinus angustifolia), el tamujo (Flugea tinctorea), la adelfa (Nerium aolander) zarzas (Rubus ulmifolius), etc., y en menor medida y en puntos más concretos los alisos (Alnus glutinosa), sauce (Salix salvifolia), olmos (Ulmus minor), chopos (Populus nigra, P.alba), taray (Tamarix africana),etc.

LA FAUNA      

Dolmen de LácaraLa Comarca de Lácara posee dos zonas bien distintas como son las zonas de Vegas del Río Guadiana y las zonas de Dehesa y Bosque Mediterráneo, en cada una de ellas predomina un tipo de vegetación propio del ecosisterna y una fauna característica. Entre los ecosistemas podemos hablar de: Encinares y/o alcornocales densos con matorral y vegetación arbustiva y herbácea del bosque mediterráneo; Encinares y/o alcornocales clareados, es decir, adehesados con escaso matorral; y Zonas semiesteparias de pastos con matorral mediterráneo de porte bajo. Destacando Cigüeña Negra (Ciconia nigra), Buitre Negro (Ciconia nigra), Buitre Leonado (Gyps fulvus), Águila Real (Aquila chrysaetus), Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus), Grulla Común (Grus grus), Avutarda Común (Otis tarda), Búho Real (Bubo bubo)... Mamíferos como el Jabalí (Sus scrofa), Ciervo Común o Venado (Cervus elaphus), Gineta (Genetta genetta), Tejón Común (Meles )... Nutria (Lutra lutra).

VESTIGIOS DE LA COMARCA

Tumba antropomórficaDolmen de Carmonita

se encuentra recorriendo algo más de un kilómetro en dirección norte desde Carmonita por el camino que va a Aldea del Cano.
La construcción megalítica consta de un pasillo de unos 2,5 m de longitud y una nave final de unos dos metros de diámetro.

Dolmen de "El Portugués"

se sitúa a unos 50 m a la derecha del kilómetro 49,5 (aproximadamente) de la carretera Badajoz Cáceres, en sentido a ésta última ciudad.

TumbaDolmen de Luriana

En la misma publicación que se ha comentado anteriormente (de D. Martín Almagro), se cita a pie de página la existencia de un dolmen a unos 300 ó 400 metros al Este del monasterio Franciscano de Luriana y que fue expoliado y destruido por vecinos de la localidad de La Roca de la Sierra. Hoy no parece quedar restos ni de las piedra que lo conformaban.

Dolmen de "La Cueva del Monje"

Restos de vidrio de la fábrica romana cerca de LurianaSe accede a su ubicación desde la carretera La Roca - La Nava por un camino hacía el norte en el Kilómetro 8,500 y que coincide con el cordel a puebla de Obando, por lo que es de acceso público, hasta llegar al cortijo "La Casa de la Muela". De ahí se sigue el camino a Cordobilla de Lácara, en dirección este y a unos 150 se gira al norte hasta llegar a una cerca, desde ahí, y sin separarse de la misma, a unos 150 m al oeste se encuentra el dolmen. Según los estudios de Martín Almagro, la primera citación escrita de este dolmen data de 1914 a cargo de D. J. R. Melida.

Está clasificado como sepulcro megalítico de corredor, por tener una cámara más o menos redonda y un largo corredor formado por ortostatos, o sea, piedras hincadas paralelamente y luego cubiertas por otras también de grandes dimensiones horizontalmente. Al final del corredor se abre una cámara más amplia y alta.

Se trata de uno de los más bellos dólmenes de la provincia, si fuera por el precario estado de abandono en el que se encuentra, ya que algunos de los ortostatos que lo componen permanecen caídos dentro del propio dolmen o junto a otras grandes piedras graníticas.

Dolmen de "la Cueva del Moro"

Se accede desde la misma carretera y camino que en el caso anterior, pero una vez en la Casa de la Muela, se gira en sentido oeste por el camino hacia La Roca de la Sierra y a un kilómetro aproximadamente desde el citado cortijo, se gira hacia el sur subiendo a la meseta que se sitúa en ese punto, a unos 200 m en ese mismo sentido, en medio de la meseta se encuentra el dolmen, desde donde se puede observar tanto la Casa de la Muela como el cortijo del Molino de la Muela, también muy cercano al monumento.

Constituyó una gran construcción megalítica de la cual solo quedan los restos de su emplazamiento, destacando siete piedras graníticas de su cámara casi circular. Esta cámara está formando actualmente un semicírculo y las losas graníticas que la conforman están adosadas muy bien unas a otras, rectangulares cada una de ellas y con una altura casi homogénea, además tienen la característica de que poseen una superficie muy plana. Del corredor solo quedan algunas piedras diseminadas en frente de la cámara en la orientación inicial del dolmen que era Este...

Se encuentra en la dehesa Millarón (Finca Prado de Lácara), y se accede desde La Nava de Santiago por la carretera La Nava-Aljucén, donde en el kilómetro 7,200 hay un camino a la derecha según el sentido hacia Aljucén. Este camino está cortado por una verja, pero en su parte izquierda hay un paso hacia a cerca contigua, puesto que se trata de una finca particular y por el cortafuegos que parte desde ella se puede acceder al dolmen, situado a unos 500 metros desde la carretera.

Es el dolmen más emblemático de la zona alentejano-extremeña, al ser considerado por los arqueólogos como uno de los más raros y de más dimensiones de la provincia. Fue declarado Monumento Nacional por Decreto de 3 de junio de 1931 al igual que la Alcazaba de Mérida.

Su descripción será basada en la publicación de Martín Almagroen 1959 en la Revista de Estudios Extremeños1, aunque según este autor, la primera cita bibliográfica del dolmen fue del extremeño Barrantes en 1875 cuando dice que se trata de uno de los dólmenes más raros y notables monumentos de la Edad de Piedra.

Dolmen el MonjeLa orientación es Estesureste-Oestenoroeste , está formado por un largo corredor dividido en vestíbulo, dos antecámaras y una cámara final de grandes dimensiones. Todo ello estaba cubierto por un túmulo de tierra de forma elíptica, cuyo eje mayor mide 35,50 metros y el menor 28 metros. En la antigüedad debió ser más alto de lo que es hoy en día debido a que existían piedras cubriendo la cámara poligonal y encima cubiertas de tierra. El corredor, formado por grandes losas de granito, tiene 19,90 metros de largo y se va estrechando a medida que se accede a la cámara final, la cual tiene un diámetro máximo de 510 metros y conserva una losa de 5,20 metros de altura que destaca entre las demás, que oscilan entre 1,35 y 3,55 metros, debido al deterioro y derrumbamiento de algunas partes del dolmen. En las excavaciones y estudios realizados por Martin Almagro se encontraron numerosos restos como son: objetos de metal, ídolo-placa (en pizarra), adornos (cuentas de collar en pizarra, geodas de hematites huesos, etc.), alabardas y puñales de sílex, numerosas puntas de flecha (de pizarra, sílex, cuarzo, etc.), cuchillos de sílex, otros útiles de piedra y algunos restos de ceramica.

Como todas las construcciones megalíticas de este estilo, sirvió para enterramientos de ciertas personas de la comunidad en la que vivían (pues al parecer no todo el mundo era enterrado en estos monumentos). A estas comunidades se las sitúa entre la Edad del Bronce I (2.000 - 1.600 a. de J.C,) y el Bronce II (1.600 - 800 a. de J.C.).

Se encuentra un maravilloso paraje de dehesa, con encinas, jaras, lavanda, retamas, etc., así como con una gran variedad de especies animales.

 

Castillo de Castellanos      

Nido de cigüeña en finca ValdeherreroSituado al noroeste de Cordobilla de Lácara, al sur de la provincia de Cáceres, en medio de la Sierra de San Pedro, rodeado de un alcornocal bastante clareado y saneado. El entorno en el que se encuentra posee una calidad ecológica bastante alta, además de estar muy poco antropizado. Se puede acceder desde el primer camino que parte por la margen derecha del embalse Horno Tejero desde su presa en Cordobilla de Lácara, desde ahí hay que intentar llegar a "la Casilla de Castellanos", desde donde el acceso a pie al castillo es más fácil. Se puede describir brevemente en un recinto previo a la fortaleza en forma rectangular, una muralla con tres almenas de defensa, un patio interior y detrás una torre trasera más alta y amplia, a cuyos lados se supone que existían una especie de dependencias. Todo está construido en piedra y se aprovecha además la piedra natural de los afloramientos.

  Las panorámicas que se aprecian desde el castillo de Castellanos son privilegiadas: pantanos de Horno Tejero y Boquerón, pico Estena, continuación de la Sierra de San Pedro, etc., de forma que constituye un enclave de especial singularidad tanto por la construcción del castillo como por el paisaje que desde la misma se divisa.

 

Monasterio de Luriana

Situado en la dehesa Luriana y junto a la ribera del mismo nombre, en el término municipal de Mérida, se accede desde dos puntos principalmente, uno de ellos es el "camino particular del cortijo del vidrio" que parte del Km 43,400 hacia el este, en la carretera Cáceres Badajoz. El otro punto es un camino vecinal en sentido este, que parte junto al depósito de agua de puebla de Obando (km 41) por el que se llega hasta la ribera Luriana (zona de la aliseda y helechal), desde allí se accederá a pie siguiendo la ribera aguas abajo, dejando la fábrica de vidrio y el horno de Ladrillo en la margen izquierda de la misma.

Ruinas de castilloEl Convento se inauguró en 1551 y fue guardián Fray Alonso de Manzanete (fundador de la villa de Manzanete, posterior Roca de ha Sierra) durante unos siete años, viviendo después en los de Rocamador, Salvatierra y Alconchel. El Monasterio ejercerá su actividad durante 300 años, desapareciendo el poblado que existía (poblado de Luriana) en el siglo XVIII. El Monasterio cuenta con una iglesia de una sola nave, con pórtico de entrada y bancos corridos, en su parte posterior hay un horno que utilizaban para hacer pan. Existe otra entrada hacia el norte con portada de cantería y donde se alza la espadaña. Posee un claustro cuadrangular de dos pisos con columnas de granito con un pozo en medio (actualmente tapado) Cuenta además con un piso superior donde se ubicaban las habitaciones de los Franciscanos hoy en total proceso de ruina. En su interior se describen también una zona de comedor, una bóveda de cañón en ladrillo, un patio interior, un coro en la iglesia y otras habitaciones más. Posee además en la cara sureste una serie de contrapuertas volantes arbotantes que le dan sujeción a la nave lateral.

Molino de viento "la Roca de la Sierra"El estado general del Monasterio es ruinoso. Está cercado para evitar la entrada de curiosos, de forma que no corran peligro por derrumbamiento al entrar en él.

Uno de los monumentos más emblemáticos y significativos para la comarca de Lácara, ya que este punto, en su momento histórico, fue el lugar de nacimiento de muchas tradiciones y señas de identidad de la propia comarca gracias a la labor de los Franciscanos fundaron pueblos como es el caso de La Roca de la Sierra fueron precursores de Conventos - Hospicios como el de San Antonio en Montijo abrieron caminos y veredas para visitar casi todos los pueblos de la comarca, que luego se convertirían en Cordeles o Cañadas Reales, dieron nombre a arroyos, entornos, etc., serían los creadores de la raza canina "alanos" que es una mezcla entre mastín y podenco para defenderse de los jabalís, o precursores de la modalidad de caza conocida como "Ronda de Extremadura", consistente en cazar a pecho descubierto y con cuchillo de monte.

Molinos de Carmonita

Ruinas de castilloSe encuentran localizados a lo largo del "Regato del Trampal", situado a su vez en la parte izquierda del camino al Trampal partiendo desde Carmonita. Hasta hace 40 - 50 años, sus aguas eran aprovechadas para moler grano o aceitunas en los molinos de agua, que tenían todos prácticamente la misma estructura y estaban seguidos unos a otros para aprovechar la salida de aguas de uno para que moviese las aspas que moverían las piedras del siguiente:

- Poseen una zona de retención o recepción de aguas en forma de V, es un encauzamiento pequeño construido en piedra granítica con un rebosadero.

- en el ángulo de la V poseen una conducción estrecha de piedra hacia un cilindro hueco edificado también en piedra granítica, en cuyo interior y al fondo estaban las aspas que moverían el eje que transmitiría la fuerza a las piedras de granito que molían bien el grano, bien las aceitunas.

- El agua salía canalizada hacia el regato y llegaba a la siguiente V de recepción, comienza de nuevo el proceso.

Molino de La Muela

Situado en la dehesa del mismo nombre en el término municipal de La Roca de la Sierra. Se accede desde la carretera que une La Roca con La Nava de Santiago por uno de los caminos de entrada a la dehesa comunal de La Roca, por ejemplo desde el camino situado en el km 2,400 tras cruzar la ribera Luriana, en sentido norte. Siguiendo por éste, se llega a cruzar la ribera Luriana e inmediatamente después está el cortijo "del Molino de La Muela", siendo una de las edificaciones precisamente dicho molino, junto al cual existe restaurado un pequeño horno de pan.

Su construcción es de piedra, ladrillo y cubrimiento de madera, aunque está acondicionado exteriormente con revestimiento de cemento. La estructura básico es como la de cualquier molino de agua aunque este tenía la característica de poseer una larga canalización de piedra para descargar el agua en la cuenca de recepción final. Hoy se utiliza corno almacén de herramientas de labor y alimentación para el ganado, por lo que apenas quedan restos de la maquinaria, pero si de la estructura interna original. Este molino estuvo funcionando hasta hace unas pocas décadas, siendo la principal molienda de grano de fincas como Morante, La Muela o Valdeherreros.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]