senderos de extremadura

Plaza Mayor


TRUJILLO: Plan de dinamización Turística.

Textos: José Antonio Redondo Rodríguez Ramos Rubio.
Fotos: Elena González


 

[Establecimientos deTrujillo en ALEX]

     Trujillo se alza sobre un berrocal granítico salpicado de encinas y carrascos; es una hermosa ciudad medieval y renacentista, referencia obligada para los visitantes que deseen conocer la historia de esta tierra extremeña y su proyección en Iberoamérica.

Berroqueño castillo árabe    Entendemos la ciudad como construcción permanente, no concluida, receptora de culturas e historia, siempre viva y susceptible de ser siempre vivida. Para que el ritmo y vitalidad de la ciudad no decaiga, debe desarrollar una función que nos es siempre la que motivó su fundación, o atender necesidades frecuentemente diferentes a las primigenias. La ciudad de Trujillo, siempre diferente y siempre la misma, es la "Turaca" de los celtas, "Turgalim" en época romana y la "Taryala" para los árabes; hoy TRUJILLO, "Cuna de la Hispanidad y símbolo del Mestizaje"; nombrada en 1962 Conjunto Histórico-Artístico Monumental. Sede de la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura. Ciudad que se prepara para ser nombrada Patrimonio de la Humanidad.

    Calificada de ciudad perfecta por la UNESCO y la FUNDACIÓN EUROPEA, Trujillo exhibe al visitante su singular tesoro urbanístico: sus almenas, palacios, iglesias y casas solariegas, que han configurado con su recuerdo la semblaza de este solar; otrara inexpugnable con su imponente castillo que arranca de las mismas entrañas del batolito.Piedra labrada sobre la propia roca.

    Su privilegiada situación geoespacial unida a una gran dotación en infraestructura de comunicaciones aporta a esta ciudad unas características excepcionales como área de influencia directa. Sus recursos patrimoniales, artísticos y naturales confieren a este municipio una gran potencialidad como destino turístico de procedencia nacional e internacional, todo ello, en el contexto de un país donde el principal activo de su balanza comercial es el turismo.

 

     Cuando en lontananza se ve el perfil altivo de la villa medieval, el viajero que se aproxima, la primera impresión que tiene es la de encontrarse ante una urbe diseñada por un genio de la arquitectura, y que ha sido transportado al Medievo. Este tesoro monumental conserva intacta en su ciudad monumental la firma de los míticos canteros trujillanos que llevaron su mejor técnica artística a Iberoamérica. Punto obligado es sin duda la Plaza Mayor, Plaza de la Hispanidad por derecho propio, uno de los conjuntos monumentales más bellos que el visitante puede observar en la Península. Esta Plaza es una apuesta por la diversidad, una respuesta a las distintas formas de entender el arte, de entender a fin de cuentas la vida; es la Plaza del mestizaje. Al viajero le basta un solo giro para contemplar la historia y el arte de los cinco últimos siglos.

Retablo s.XVII, Iglesia de Santiago     En Trujillo se ha escrito una parte importante de la historia de Extremadura y de América; mas de dos milenios de historia se contemplan desde el cerro llamado "Cabezo de Zorro". Ha sido solar y crisol de muchas culturas, lugar obligado de paso entre la Meseta Occidental y las cuencas del Guadiana y Guadalquivir.

     Trujillo es como una serie interminable de postales que brinda al visitante dos perspectivas: la villa o zona medieval y la "Ciudad moderna renacentista". La primera, nos ofrece un conjunto singular de palacios, casonas y templos coronados por el Castillo. La segunda nos ofrece el máximo esplendor alcanzado por Trujillo durante los siglos XV y XVI; entonces se convirtió en cuna de conquistadores y artistas; de sus nombres y hazañas se ha ocupado sobradamente la historia.

    En 1430 Trujillo logró trasponer la pubertad medieval merced a las instancias de Alvaro de Luna, primer duque de Trujillo, ante su rey, Juan II de Castilla que le concede el codiciado titulo de ciudad "por los buenos e leales servicios que e me hacen cada día... por ende es mi merced que de agora adelante sea cibdat e goce de todas las preeminencias e prerrogativas...". A todo ello vendría a sumarse el privilegio de Mercado Franco otorgado por Enrique IV en 1465.

    Ilustres protectores fueron también los Reyes Católicos, que en Trujillo llegaron a vivir largas temporadas hasta que, en un crudo, enero de 1516, sorprendiera la muerte a Fernando "El Católico" camino de Guadalupe. Y así Trujillo continuo siendo fiel compañero de la historia con la frecuente presencia de monarcas y privilegios. Como Felipe IV, que autorizase a la ciudad una Casa de la Moneda para acuñar moneda propia.

 

Virgen romática. Iglesia S. Martín    Puede ser de tipo "CULTURAL" la coartada del turista foráneo a Trujillo -visitar las ruinas árabes, el románico castellano en la torre parroquial de Santa María, el gótico en las parroquias y en las portadas de las casas nobiliarias, el museo de La Coria o la Casa-Museo Pizarro o los monumentos platerescos-, pero, de hecho, su comportamiento durante el viaje vacacional es esencialmente derrochador. El turista, por oposición al viajero tradicional, no va en pos de la incertidumbre, del descubrimiento o de las emociones nuevas; sale del hogar escaparate únicamente dispuesto a verificar que las cosas del mundo exterior son idénticas a las imágenes que en casa observa en enciclopedias, objetos, folletos o fotografías. Por esta razón, las rutas turísticas resultan pasivas, altamente programadas, sin posibilidad alguna de iniciativa. Aquel itinerario abierto, regido por la brújula , es ahora el circuito cerrado organizado y administrado por la agencia de viajes y el guía de turno. Se viaja en grupo, se vive el descanso anual en grupo, se visitan los centros de interés turístico en grupo y se regresa en caravana. Las vacaciones, el turismo, los desplazamientos desde los lugares del trabajo en pos de ocio, suspenden la función productora, pero desarrollan hasta lo insólito la capacidad consumidora. Más que descansar mejor se trata de consumir mejor. A estos turistas debemos de ofrecerles una estancia de CALIDAD, acorde con sus gustos y con los intereses turísticos que va buscando. Este es el pilar principal que motiva el turismo en Trujillo y en el que se fundamentan las actuaciones que se está llevando a cabo desde el Plan de Dinamización y Promoción Turístico de Trujillo.

    Sin duda Trujillo es una de las ciudades extremeñas que ha realizado un mayor aprovechamiento de su tejido urbanístico antiguo, caracterizándose por la reutilización continuada del solar y emplazamiento primitivo. En su casco histórico se han sucedido en los últimos años infinidad de remodelaciones, tanto en inmuebles como en el conjunto del paisaje urbano. Las tareas de restauración, conservación y rehabilitación ha estado acompañado por labores de destugurización, saneamiento y deshacimiento. Ha sido necesario realizar una recuperación social a la par que una recuperación física. No debe olvidarse que el Centro Histórico no es una isla dentro del contexto de la ciudad. Por el contrario como Centro concentra muchas actividades -artesanales y de ocio- enfocadas al turismo. Es por ello que se hace necesario que muchas acciones de importancia deban tomarse en el nivel ciudadano.

 

Torre de Stª Mª "La Mayor"    Obras que continuarán ejecutándose para seguir ofreciendo al viajero un turismo de calidad: Ejecución de recuperación de la muralla almohade y la Alcazaba; Parque de San Lázaro para descanso del viajero, el único Parque Temático de Iberoamérica que existirá en el mundo, un Centro de Interpretación de la Historia de Extremadura que albergará la única Cecateca existente en España (Biblioteca de CD-ROM e imágenes virtuales), dotada con ordenadores que recibirán continuamente información documental de los mejores archivos mundiales; el Museo del Queso y del Vino; etc.

    Después de un esfuerzo de varios años, creo que Trujillo es la ciudad extremeña donde la conservación y revitalización del Centro Histórico se viene logrando con los mejores resultados, gracias a la coherencia y persistencia de un equipo de personas que desde el Excmo. Ayuntamiento de Trujillo y formando parte integrante del Plan de Dinamización Turística está orientado a ofrecer la mayor calidad posible al visitante y permanentemente adecuado a la coyuntura y amplia participación de toda la comunidad: municipalidad, corporación, banca, patronatos, asociaciones, comerciantes, hosteleros, artesanos, entre otras.

     No debemos olvidar otro de los atractivos que tiene Trujillo. Su entorno natural y su Comarca; que ha logrado mantenerse en un estado de conservación alto, la rica y abundante fauna y flora, sostenida por una vegetación excepcional constituye una parte importante del atractivo de la zona, dispone de una gran biodiversidad faunística y floral.

 

Jardines de la Villa con torres medievales al fondo    La ciudad se encuentra en un batolito granítico, en el cual se caracteriza el paisaje de "berrocales", donde abundan, la fauna silvestre como el Lagarto ocelado, la lagartija colilarga, la lagartija cenicienta y conejo, sirven a sustento a pequeñas rapaces como el milano real, milano negro, cernícalo vulgar y cernícalo primilla que conforman la mayor colonia existente en Europa. Otra zona de influencia paisajística son los Llanos, grandes extensiones cerealistas y de pastos, donde conviven en armonía animales domésticos como ovejas, vacas y cabras con fauna silvestre como la Avutarda "reina de los Llanos", sisones, cigüeñas blancas y negras en las zonas más áridas y en las zonas pantanosas garzas, garcillas, cigüeñetas, ánade real, en aves y sapo partero y rana meridional en anfibios además del galápago leproso. El tercer paisaje característico de la zona de Trujillo es la dehesa, paisaje creado por el hombre para el aprovechamiento integral del bosque mediterráneo donde habitan especies protegidas como Águilas reales e imperiales, buitres negros y leonados, y rapaces de menor tamaño como ratonero común, águila calzada, águila culebrera, además de contar con mamíferos como tejón, zorro, garduño, comadreja, que se alimentan de pequeñas aves insectívoras como herrerillo común, carbonero común, abubilla, y un lago etcétera.

     Trujillo es la "capital verde", por excelencia, que aporta una infraestructura ideal, en base a una oferta turística alternativa, próxima a la comarca de Villuercas-Ibores y epicentro más cercano al parque Natural de Monfragüe, por ser ambas zonas los "pulmones verdes" de la provincia. a escasos kilómetros de los centros "Patrimonio de la Humanidad": Guadalupe, Cáceres y Mérida.

     Esta joya de la arquitectura que es Trujillo, está hoy ansiosa de mostrar su belleza al mundo exterior con sus innumerables palacios, casas fuertes, su célebre templo de Santa María "la Mayor" con su joya relicario que es el retablo de Fernando Gallego.

Arco de Santiago   En suma, Trujillo es bello porque su corazón intemporal te hace sentir como partícipe de un hito histórico, sensación vedada a aquellos que no la pueden contemplar".

    Trujillo se ha convertido con el paso del tiempo en un centro turístico de gran envergadura y ofrece al visitante una amplia gama de opciones, para todos los bolsillos: Parador de Turismo, hoteles, hospederías, mesones, fondas, pensiones, bares de "tapeo" y restaurantes.

     El gran número de turistas que a la ciudad se acercan, no slol vienen por su interés histórico-monumental, sino también por su rica gastronomía, su famosa artesanía y sus grandes fiestas de interés turístico regional, sumergiéndose en el calor de sus gentes y en el trato agradable que de los trujillanos recibe.

     Nuesta gastronomía es fruto de la tradición, auténtico amasijo de culturas. La herencia árabe esta presente en gran parte de nuestras recetas, las más representativas son las dulcerías de miel, sopas de almendras, cordero asado y salazones de pescados de río, cuya joya por estos lares es la tenca. La otra gran herencia gastronómica es la surgida del contacto con los serranos de la trashumancia, principalmente la caldereta de cordero y cabrito, el frite de rabos y las migas.

    Prestigiosos gastrónomos aseguran que los productos por antonomasia de nuestra cocina regional son el ajo, el laurel y el cerdo, señalando que es una "cocina de aromas, intensa y sólida; es para las gentes del campo, para antes o después del trabajo duro, de sol a sol". La cocina trujillana es seria y austera, sus grandes platos pastoriles, camperos, venatorios son: la caldereta de cordero, las criadillas de tierra, las lentejas "al estilo Trujillo" y finalmente el cocido. La Mesta nos aporta la cocina del cordero y del cabrito, con platos tan conocidos como la chanfaina o la caldereta, gozando de merecido prestigio las aves del corral y el pavo, compañero del cerdo en los encinares. En este amplio apartado, merece destacar como platos más dados en Trujillo el Carnero Verde, la Gallina Trufada y las Perdices, que en esta ciudad adquieren un gran abanico de guisos y peculiaridades.

 

Excavaciones arqueológicas   La cocina de Trujillo hinca sus raíces en la tradición secular culinaria de nuestros antepasados y no se puede negar que desde esta tierra se aportó un enorme bagaje gastronómico -el que se había ido transmitiendo de generación en generación- en el Encuentro con el Nuevo Mundo.

    También, es habitual encontrarnos en las cartas menú apetitosas ensaladas y verduras, si bien las más típicas y tradicionales de la gatronomía trujillana podrían ser las acelgas y los preciados productos de la tierra, tales como los espárragos trigueros cuya producción es especialmente ingente en la zona-, los cardillos y la agamada criadilla de tierra, también llamada trufa blanca. Estos productos constituyen un completo abanico gastronómico de guisos por sí mismos, o bien como complementos que proporcionan una gran prestancia a una buena carne o pescado.

     Trujillo posee una lista inconmensurable de postres de todo tipo, aunque predominan fundamentalmente los dulces elaborados en casa y en monasterio como el de Santa Clara, donde se pueden degustar las perrunillas de miel, las paciencias o los huevos rellenos en dulce, especialmente típicos en Trujillo junto a su Crema Tostada; o los tocinillos de cielo del convento de clausura de las Jerónimas.

Fachada    Por lo que respecta a los caldos, la comarca de Trujillo siempre ha tenido vinos recios, escasos de humedad, elaborados artesanalmente y encerrados en las pitarras que buena fama dan a Trujillo. Son vinos fuertes, con sabor amplio, textura exquisita y subidos de grados, con un fuerte aroma a serranía, que dan categoría y prestancia a una buena carne.

     Son apreciados los vinos procedentes de toda la comarca, si bien la mayor producción se centra principalmente en la zona denominada Sierra de los Lagares, gozando de gran prestigio el vino de pitarra elaborado en las bodegas de las Granadas, siendo especialmente codiciado el Cabernet Suvignon, por su calidad y aroma singuralares.

    Cada pueblo tiene su fiesta gastonómica. En la Feria Internacional del Queso que se celebra en Trujillo en el mes de mayo, relucen la conocida torta del Casar, la torta de queso de oveja de la Serena y los quesos de Castuera, Cabeza de Buey, Campanario y el "de los Ibores", también los quesos de Sierra de Gata y Hurdes cuyos animales proporcionan leche de gran calidad. El mes de Mayo reúne en la Plaza a más de trescientas variedades de quesos procedentes de toda la geografía nacional y de algunos países europeos e iberoamericanos. Son famosas las Jornadas Gastronómicas en torno al Queso y sus Catas-Concursos de quesos de oveja y cabra. Está considerado en el Salón Monográfico el más importante de cuantos se celebran en España.

     La oferta cultural es muy amplia; congresos, representaciones teatrales, audiciones musicales y exposiciones artísticas de diversa índole se ofrecen durante todo el año en los incomparables marcos de nuestros palacios y rincones más emblemáticos.

Retablo Mayor. Iglesia Stª María     Nuestras fiestas y ferias gozan de gran fama y han sido catalogadas como "de interés turístico". "El Chiviri" es sin duda la más conocida de todas. El domingo de Pascua la Plaza Mayor de Trujillo se llena de mujeres ataviadas "de pastoras", con vistosos refajos, polleras, jubones, corpiños y pañuelos de cien colores, además de aderezos de orfebrería fruto de la más pura tradición artesanal; los hombres se anudan un pañuelo rojo al cuello. Se bailan y se cantan coplas tradicionales con letras que van desde simples declaraciones amorosas, pasando por algunas que no desentonarían en las exequias de Baco, hasta llegar a otras de las más clara tradición picaresca.

    Otros festejos y ferias de interés en Trujillo son las fiestas patronales en honor de la Virgen de la Victoria; la Feria Nacional del Queso en mayo, la Agroganadera en noviembre, la tradicional feria de ganados de junio que fue inmortalizada en la zarzuela "Luisa Fernanda" en la que se canta: "de la Feria de Trujillo te he traído un aderezo", el Mercado Franco de los jueves concedido en 1465 por Enrique IV para honrar a la ciudad.

     A Trujillo llega cada año un gran número de turistas, cuya edad media está por encima de 30 años y que optan, principalmente, por el turismo cultural dadas las características de la ciudad. Son de procedencia española y tienen un nivel socioeconómico alto, también tenemos turistas más jóvenes que se inclinan por el turismo de naturaleza, también factible en nuestra comarca por la proximidad de Trujillo a los diferentes Parques Naturales ya Espacios Medioambientales de una gran belleza. En estos últimos años ha aumentado la demanda del turismo rural, y por esta razón ha crecido la oferta de servicios rurales en la zona.

     Con respecto a la estancia del turista en la ciudad apuntaremos que el número de pernoctaciones está aumentando, con respecto a otros años y cada vez toman más como punto de referencia de cara a recorrer Extremadura.

     El mayor porcentaje de turistas que visitan la ciudad son de procedencia española, como ya apuntábamos antes, sobre todo de Madrid (por la buena comunicación por carretera) y luego le siguen Andalucía, Cataluña, Castilla-León y Valencia.

     Con respecto al turismo de fuera del país, también tenemos un porcentaje importante y estos proceden principalmente de Alemania, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y Portugal, diferenciándose también entre los extranjeros un número para turismo cultural y los más jóvenes para el natural y rural.

     El Plan Marco de Competitividad del Turismo Español 1998-2000, recoge una serie de planes y programas de actuación que, bajo los criterios de corresponsabilidad, concentración de actuaciones e integración de las iniciativas empresariales en proyectos coordinados con otras Administraciones, impulsan el turismo español hacia la calidad, la competitividad y el desarrollo armónico.

     Entre ellos se encuentra los Planes en Destino dirigidos a mejorar las características de un destino determinado desde una perspectiva global e integradora de los elementos que en él confluyen.

 

Puerta y mirador de La Coria    Una de las formas que adoptan estos planes en destino en la actualidad es la de los planes de dinamización creados para promocionar los destinos de interior con gran potencial turístico sin desarrollar, tal es el caso de Trujillo. El Excmo. Ayuntamiento de la ciudad, desde la Oficina de Dinamización Turística ha elaborado un estudio lo más amplio y profundo posible de los parámetros físicos, económicos, sociales, culturales y artísticos de la ciudad de Trujillo y el establecimiento de una estrategia de desarrollo turístico para la misma cuyos objetivos específicos han sido: Dotar a la ciudad de Trujillo de un instrumento que permita poner de relieve los atractivos patrimoniales, culturales y naturales de Trujillo teniendo siempre presente la sostenibilidad de la actividad turística. Generar riqueza a través del intercambio turístico y potenciar los atractivos de la ciudad de Trujillo para generar una actividad económica en torno al sector turístico, entre otros.

    Dicho estudio está abordando los siguientes aspectos:

I. Análisis de la infraestructura, oferta alojativa, complementaria y dotaciones turísticas existentes en el término municipal y previsión de las necesidades futuras.

II. Análisis de los recursos y productos de la zona para su aprovechamiento como oferta básica y complementaria del destino.

III. Análisis de la demanda actual y potencial y de las formas de comercialización existentes.

IV. Análisis de otros destinos turísticos competidores con el de Trujillo.

V. Diagnóstico sobre la dinamización del destino reflexionando con especial detenimiento sobre lo que constituye el principal obstáculo al desarrollo turístico de la ciudad: Su lejanía de los grandes centros emisores de demanda turística. Y además mediante:

(a) Análisis del aprovechamiento turístico actual

(b) Puntos fuertes y débiles.

Orgullosos torreón de los Bejaranos   La primera actuación llevada a cabo en el marco del Plan fue la ejecución de obras en la Plazuela de los Moritos y un mirador en la Puerta de Coria. La ciudad de Trujillo se halla enclavada en un cerro granítico, pudiéndose aprovechar este enclave para la observación de un escenario paisajístico basado principalmente en berrocles, y espacios naturales protegidos como son los llanos de Cáceres.

    Por lo que se vio conveniente la construcción de un mirador en punto estratégico de la ciudad, como es "La Puerta de Coria", donde aprovechamos la panorámica del Berrocal Trujillano. Entre sus objetivos estaba el posibilitar la contemplación y el disfrute de paisajes y recursos de interés; reutilizar un espacio que no estaba dedicado a ningún fin, para que el turista pueda disfrutar del paisaje característico de la comarca trujillana.

Dicho mirador se encuentra ubicado en los aledaños de la muralla, orientada hacia el norte, en la puerta llamada de "La Coria", junto al antiguo Convento Franciscano, hoy Museo de la Coria, en la Calle del Terrero. Se ha elegido este lugar para el emplazamiento por varios motivos, ya que al estar enclavada en uno de los extremos de la muralla nos permite el deleite de por una parte un conjunto arquitectónico de gran belleza y por otra da acceso al antiguo camino de Coria y las vistas panorámicas hacia el berrocal Trujillano y los Llanos de Cáceres que desde allí se divisan.

     El fin esencial fue la recuperación de la estructura típica de La Puerta de La Coria y la Muralla, como fue en su aspecto original, además de construir un espacio de recreo para que el turista que se acerca a disfrutar de las vistas y del paisaje pueda descansar, se trataría de un espacio de descanso.

     Otras de las actuaciones que se han llevado a cabo dentro del marco del Plan de Dinamización Turística ha sido la señalización de edificios monumentales y direccionales (ubicación y breve reseña histórica) y su localización. La señalética de un conjunto histórico, un monumento, un museo, entendido como un conjunto interpretativo debe estar pensado para cumplir las siguientes funciones:

- facilitar la llegada al punto de destino elegido.

-orientar en todo momento al visitante para que no se sienta perdido.

- difundir la imagen e identidad del producto.

Estatua ecuestre del Conquistador del Perú  La efectividad de la señalización dependerá de la ubicación de las señales; el contenido informativo de las mismas; la claridad y precisión de la información.

    Otra de las actuaciones aprobadas en el Plan de Dinamización Turística es la de dotar de una iluminación artística a la zona monumental y Plaza Mayor, así como un festival de luz y sonido en el castillo medieval.

    En la "Torre Alfiler", próxima a la Plaza Mayor se va a crear un Centro de Interpretación de la Historia y Medio Ambiente de Trujillo. Los centros de interpretación, ahora denominados centros de visitantes, son conocidos desde antiguo en los parques naturales y cada vez más generalizados en las ciudades históricas.

    El turismo cultural, aún siendo la mayor fuente de ingresos de numerosas ciudades, no posee un equipamiento especialmente destinado a favorecer la calidad de la experiencia turística. Para ello no es suficiente con la tradicional oficina de turismo donde se facilita información general sobre alojamiento, atracciones, etc...

    Se echa en falta un equipamiento que tenga como objetivo satisfacer una parte de las necesidades informativas de los visitantes de las ciudades históricas.

    Informarse sobre la variedad de posibilidades culturales que ofrece un área de destino turístico, es una actividad que normalmente se realiza una vez que se ha llegado al mismo. Las ciudades deben contar con un sistema informativo-expositivo complejo que sirva para informar al visitante sobre la oferta cultural-patrimonial y presente aquello que se considere básico que un turista debe saber sobre la ciudad y sus habitantes.

    El centro de información y servicios turísticos-patrimonial que proponemos para la ciudad estaría ubicado en un edificio amplio, céntrico y de fácil accesibilidad, estructurado en tres áreas que cubran de forma integrada diversas necesidades del turista cultural:

- Área informativa.

- Area expositiva

- Area de servicios múltiples.

    El área informativa de la Oficina de Turismo está destinada a ofrecer información general y realizar las tradicionales tareas de las oficinas de turismo, es decir, información sobre:

- Servicios; alojamientos, transporte, alimentación, etc...

- Organización de visitas turísticas a la ciudad y a otras poblaciones.

- Atracciones turísticas de todo tipo en la ciudad y alrededores, especialmente en el ámbito cultural, museos, monumentos, itinerarios etc... música, teatro, fiesta y eventos etc...

- Difusión de la oferta actual.

- Venta de entradas para todos los centros patrimoniales visitables.

- Adecuadada señalización de los edificios turísticos.

- Organización de itinerarios urbanos.

- Edición de guías para la visita del centro histórico.

- Organización de talleres y actividades desatinadas a escolares y otros grupos organizados de la ciudad.

    Todos los instrumentos son esencial para acercar al ciudadano al patrimonio histórico de su propia ciudad al visitante el descubrimiento de su patrimonio.

    El área expositiva sobre la ciudad en el nuevo Centro que se prevee en la "Torre Alfiler" pretende:

- Dar a conocer la complejidad histórica y social de la ciudad, para que no quede reducida a unas pocas calles típicas, monumentos y museos, sino que exprese tanto el pasado como la realidad actual y sus proyectos de futuro.

- Aumentar la experiencia turística, y en concreto la experiencia cultural del visitante, ofreciéndole el mayor número de posibilidades de visitas y conocimientos sobre la ciudad.

Antiqua Iglesia de La Coria    Para cumplir esta misión proponemos una exposición permanente y actualizada sobre la ciudad, atractiva y amena, con medios de comunicación multimedia, y sistemas informáticos de consulta. Esta exposición puede pasar a ser en sí misma, no sólo una exposición de introducción de la visita a la ciudad, sino una atracción en el estricto sentido de la palabra. De éste área también dependería las visitas guiadas a la ciudad y su calidad interpretativa. La función esencial de un museo de historia de la ciudad es la de entender y ayudar a entender la ciudad a través de los restos materiales, que nos ha legado el pasado. Un museo de historia puede ser una institución activa, que reinterpreta y reexplica la ciudad constantemente; que parte de unas colecciones propias, pero que además contempla las colecciones de otros museos y la misma ciudad como elementos constitutivos del patrimonio histórico urbano, de los cuales se ha de extraer un rendimiento cultural que permita explicar la ciudad.

    Esta exposición introduciría a la ciudad, que consideramos una herramienta de comunicación e información fundamental para mejorar la calidad de la experiencia turístico-cultural, difícilmente atraería a los turistas por sí sola, por lo que es mejor que esté acompañada de las otras áreas: la de información y la de servicios múltiples.

    Un museo de historia de la ciudad ha de saber explicar porqué la ciudad es como es; los factores que han intervenido e intervienen en la formación de su personalidad; los cambios producidos, sus causas, y momentos; lo que se ha mantenido y los testimonios de las diferentes etapas de la ciudad; cómo son y han sido sus habitantes, sus vivencias, sus pensamientos; los vínculos existentes entre el pasado y el presente; la relación entre la dinámica histórica de la ciudad y la de su entorno; los procesos urbanos que se estan produciendo en la actualidad y sus antecedentes.

    En el modelo de museo propuesto es esencial disponer de un espacio que presente una síntesis de la historia de la ciudad; un punto de referencia a partir del cual el visitante podrá introducirse progresivamente en el conocimiento de la misma.

    El museo tiene la posibilidad de convertirse en uno de los ejes vertebrados del conjunto monumental, haciéndolo más accesible y comprensible, en definitiva, integrándolo dentro de la propia visita.

Torre del Homenaje del Palacio de Los Chaves    Las principales actuaciones se han llevado a cabo en el Castillo de Trujillo. Monumento militar señero en la historia de Extremadura que sigue fielmente los patrones marcados por la alcazaba de Mérida -la fortificación islámica más antigua de la Península Ibérica, de mediados del siglo IX-. Trujillo fue un centro de agrupamiento para saquear los territorios cristianos vecinos. La presencia de doble mocheta en la primera fase del acceso principal permite adjudicarle una cronología algo posterior a la del recinto militar maridí -855- y, por la introducción de este tipo de elementos, constatados en Córdoba a comienzos del reinado de Abd-al-Rahman III hacia el 913. El segundo de los recintos aparece mencionado literariamente en el Idrisi, remontándose a los últimos años del siglo XI, como punto de reunión de las tropas que eventualmente se dedicaban a hacer incursiones en el país de los cristianos, es un auténtico albacar. Por tanto, la única referencia aprovechable desde la óptica arqueológica se debe a Idrisi, el mismo autor traído a colación. Los dos aljibes situados en el Patio de Armas corresponderían al siglo XIII. Uno de ellos guarda cierta semejanza con el del castillo del Pinar y el de la Alcazada de la Alambra (Granada).

    Se han llevado a cabo las medidas de protección y recuperación de los aljibes árabes para su consolidación y hacerlos visitables.

    Existen dos aljibes en el recinto principal. Otro, más bien un pozo, se encuentra en el albacar, cercano a la ermita de San Pablo, obra del siglo XVI. Los dos primeros, objeto del estudio de ejecución, se hallan adosados y ostentan planta distinta en cada caso. El exterior es geminado y con las claraboyas superiores como único modo de acceso desde la Plaza da Armas del recinto. Está cubierto por bóveda de medio cañón, que a los distales del eje remata en una nacela remitida y se comunica de un lado al otro por dos arcos de medio punto peraltados y apoyados en una columna de granito de fuste liso sin basa ni capitel, de 72 cms de altura. En sus lados Este y Oeste tine un andén de 2 m. y 2'42 m. de ancho. La longitud es de 9 m. y la anchura de l'60 m. y l'70 m. de diámetro y el de los pequeños arcos del andén de 56 cms. y 67 cms. La obra es de piedra y ladrillo. Guarda cierta semejanza con el del castillo del Pinar y el de la Alcazada de la alambra (Granada).

    El aljibe interior es de planta irregular, aprovechando el espacio dejado entre el aljibe anterior y los paramentos exteriores. Tiene escalera de acceso desde la llamada Plaza de San Pablo, que da acceso a un andén. Se divide en 8 cámaras distribuidas en forma de "L". Cada uno de los compartimentos se comunica con el otro mediante arco de medio punto, de 2,10 m. de altura, con estribos para reforzar las paredes contra el empuje del agua. Los dos cuerpos principales del mismo se divide por una nervadura en bóveda. La fábrica es de ladrillo y argamasa. Ambos aljibes corresponden al siglo XIII.

    El área de servicios múltiples que se va a crear en el Parque de San Lázaro y en la zona del Albacar (ermita de San Pablo) va a servir de complemento a las anteriores y se basa en aquellas otras necesidades del turista que son informativas y culturales, y además cumplen una función básica. Nos referimos a un lugar de descanso y esparcimiento, con cafetería, wc. , parque infantil, paseos, etc... En la ermita de San Pablo se creará un centro artesanal. La ciudad cuenta con un abanico amplio de maestros artesanos entre ellos los que se dedican a: Confección de Trajes típicos, Orfebrería, Bordados, Cestería. Cuero, Forja, Alfarería y cantería.

    En el convento mercedario (Orden de la Merced) del siglo XVII de Trujillo se están ejecutando las obras para la instalación de un Museo del Queso y del vino que albergará todo tipo de información virtual, paneles, expositores sobre la cultura del Vino y del Queso.

    No solamente se conseguirá para la región un Museo original e inédito, sino que se recuperará un edificio señero de la ciudad, convento en el que personajes célebres -como Tirso de Molina, que fue comendador del mismo durante tres años-, vivieron en él y escribieron parte de su obra magna literaria.

    Trujillo es sin duda una de las ofertas turístico culturales más interesantes de Extremadura, no se puede decir que se conoce Extremadura si no se ha visitado esta ciudad. Para aquellos que la conocen. Trujillo es una ciudad modelo. ideal. Para aquellos que solamente tienen de ella referencias literarias o históricas es una urbe adorable, que abre sus puertas al mundo en todos los sentidos. ¿Qué espera Vd. para visitarnos!

     




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]