senderos de extremadura

EMBALSES DE ORELLANA Y SIERRA DE PELA

Agustín Melchor Terrón
Geógrafo


    Está situada en la provincia de Badajoz, que posee una extensión de 24.842 has. En esta área contamos con dos tipos característicos de ecosistemas: nos referimos a la zona húmeda de Orellana y al bosque y matorral mediterráneos de la Sierra de Pela.

     La avifauna más característica de zonas húmedas está representada por la garcilla bueyera (Bubulcus ibis), la garceta común (Egretta garzetta), la cigüeña negra (Ciconia nigra), la grulla común (Grus grus), la garza real (Ardea cinerea), el cormorán grande (Phalacrocorax carbo), el somormujo lavanco (podiceps vristatus), el martinete (Nycticorax nycticorax), la pagaza piconegra (Gelochelidon miIotica), el charrán común (Sterna hirundo), el charrancito (Sterna albifrons), el fumarel cariblanco (Childonis hybridus) y el fumarel común (Childonis nigra).

     Como especies esteparias nos encontramos con la ganga común (Pterocles orientalis), la calandria común (Melanocorypha calandra), la cogujada montesina (GaIerida theklae), la totovía (LulluIa arborea), etc.; además de otras aves de mayor envergadura corno el buitre leonado (Gyps fulvus), el águila real (AquiIa chrysaetos), el águila culebrera (Circaetus gallicus), el águila calzada (Hieraetus pennatus), el águila culebrera (Pandion haliiaetus), el aguilucho pálido (Cirus cyaneus), el aguilucho cenizo (Circus pygargus), cl cernícalo primilla (Falco Naumanni), el esmerejón (Falco columbarius)...

     La altitud máxima de esta zona está en la Sierra de Pela con 572 metros, rodeada de terrenos que oscilan entre los 300 y los 400 metros. La sierra está constituida por cuarcitas y pizarras, destacando su entorno adehesado. Esta ZEPA comparte protección territorial con el Humedal Internacional del Embalse de Orellana, protegido por el convenio de Ramsar del año 1971.

     Estas zonas húmedas poseen gran peso específico en el contexto ecológico debido a la fragilidad que presentan en el mundo natural. Esta característica las sitúa entre los sistemas naturales más amenazados en el ámbito mundial, tanto desde el punto de vista de su configuración hidrogeológica como de las comunidades vegetales y animales que de dicho espacio dependen.

     Contar en Extremadura con una zona de estas características, con la singular riqueza faunística que alberga (sobre todo de avifauna) nos sitúa en la predisposición moral de intentar mantener esa riqueza natural, tan importante y representativa para nuestra región. De esta manera, aunque todas las actuales ZEC habían sido declaradas anteriormente como ZEPA por directiva Europea, merece la pena hacer hincapié en la representatividad de la que nos ocupa, no sólo como portadora de tan altos valores avifaunísticos, sino como ecotopo de inestimable valor para todo su entorno; teniendo en cuenta que se constituye en el sustento de una gran cantidad de animales (no sólo aves), que contribuyen a fomentar la biodiversidad de este espacio en cuestión.

    Así, a pesar de ser una zona poco conocida como consecuencia de su escasa repercusión social (no tiene la tradición toponímica que poseen otros espacios), sin embargo debe abrirse un hueco en la agenda de cualquier amante del mundo natural, para poder tener una visión clara y concreta de este espacio, pues negar la visita a esta zona supondría prescindir de un conocimiento directo de un espacio de innegable valor ecológico en Extremadura.


                              




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]