senderos de extremadura
María Santísima de los Dolores LA SEMANA SANTA DE CÁCERES

Texto: Alonso J.R. Corrales Gaitán
Investigador
Fotos: Juan Guerrero


[Establecimientos de Cáceres en ALEX]

    En la actualidad, cuando desde hace algún tiempo se está trabajando por la recuperación de las tradicionales celebraciones de los pueblos, sean religiosas o paganas, es justo que nos refiramos a una conmemoración que lleva realizándose en esta ciudad desde hace al menos seis siglos, superando todo tipo de inconvenientes.

La financiación de las cofradías y en especial las penitenciales, aquí en nuestra ciudad se debe a la clara voluntad de los gremios (caleros, hortelanos, aguadores, carpinteros, etc.) a los que hay que sumar la firme decisión de determinadas órdenes religiosas aquí establecidas y el apoyo de gran parte de la nobleza cacerense, tanto con sus miembros masculinos como los femeninos

Por eso no es de extrañar encontrarnos en los documentos antiguos de las cofradías, apellidos como: Ulloa, Golfin, Ovando, Carvajal, Solís, Saavedra, Paredes, Peña, Moragas, Sande, Figueroa, cerda y otros muchos. Tanto ocupando cargos de dirección o responsabilidad, así como colaborando en restauraciones y mejoras.

La Semana Santa de Cáceres se presenta principalmente como un acontecimiento religioso, pero también artístico y como consecuencia cultural, aportando así a la ciudad un respaldo turístico, que hace unos años era prácticamente impensable.

Durante ocho días se realizan un total de 18 desfiles procesionales, donde participan un total de 38 imágenes de las escuelas: castellanas, andaluza, levantina y también cacereña. Obras de arte alguna de las cuales tienen varios siglos de antigüedad, otras son de fechas mas recientes, pero no por ello con menos devoción.

La práctica totalidad de los cacerenses se vuelcan en esta multitudinaria celebración, ofreciendo a los visitantes una ciudad bimilenaria y por tanto una infinidad de atractivos para quienes decidan pasar con nosotros esos días.

La Semana Santa cacereña, en estos últimos años ha alcanzado un respaldo, que va mas allá de nuestras propias fronteras geográficas, como lo demuestra la celebración en esta ciudad durante el mes de septiembre del año 1992, del Vº Encuentro nacional de Cofradías Penitenciales, acudiendo a Cáceres representaciones de un centenar de cofradías de toda España, debatiendo durante tres días los principales problemas de estas asociaciones religiosas, se adaptación a los nuevos tiempos y su implicación en la sociedad actual, entre otros temas, además de dar los primeros pasos para crear una Federación Nacional de Cofradías Penitenciales.

Desde este preciso momento, Cáceres está presente en los encuentros nacionales que anualmente se celebran en distintas ciudades españolas.

Tal es el reconocimiento a la importancia de esta celebración, aquí en Cáceres, que el 11 de mayo del año 1995, la Junta de Extremadura declara a nuestra Semana Santa: "Fiesta de Interés Turístico".

Este colectivo de cofrades está formado por un número incalculable de ciudadanos de ambos sexos y de todas las edades, que se aproxima a los 15.000, que pasan en su conjunto gran parte del año preparando sus diferentes actos. Todo lo que queda coronado en las procesiones o mejor dicho en el desfile penitencial que es el fin principal de las mismas, aunque no el único.

Son un total de doce cofradías o hermandades que presentan una visión muy particular de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, cuyo escenario extraordinario son las calles y plazas de la zona monumental de Cáceres. Espacio que muy acertadamente alguien llamó: "El Jerusalén europeo".

Tanto auge ha alcanzado este acontecimiento, que desde ya hace algunos años, un par de meses antes del Domingo de Ramos, todas las plazas hoteleras de esta ciudad estan ocupadas, condicionando a que muchas personas se vean obligadas a acomodarse en las localidades más cercanas.

Cierto es, que al igual que lo ocurrido en otras ciudades españolas, durante algún tiempo atrás existió un periodo de tiempo, que algunos desfiles estuvieron en peligro de no salir, ante la descendente participación de los cofrades, pero hoy podemos afirmar satisfactoriamente que estamos viviendo un tiempo de recuperación y enriquecimiento desde el inicio de los años ochenta, tal y como lo demuestra que en este periodo se han incorporado un total de seis cofradías a las que ya existian desde antiguo.

En la actualidad se puede afirmar rotundamente, que en Cáceres en lo que a nuestra Semana Santa se refiere, se da un claro estilo personal, ya que se procesiona llevando los "pasos", que es el conjunto formado por la propia imagen y el trono, a hombros, aleo que ocurre aquí desde el siglo XIV. No se utilizan ni las ruedas, ni se llevan a costal, que es una peculiaridad de otros lugares o autonomías.

Esta característica de nuestra ciudad, también se puede apreciar a la hora de adornar los "pasos", llevando flores de distintos tipos y clases, pero buscando en muchos casos no recargar los mismos. Incluso a la hora de cantar las saetas, continúa manteniéndose un estilo cacerense, que se da desde hace varios siglos, en los últimos tiempos se ha ido incorporando otro estilo más andaluz, pero sin perderse el autóctono. Cada vez son mas los cantaores que van aprendiendo la saeta cacerense, cuyos orígenes según algunos investigadores y estudiosos del tema, pueden remontarse hasta el siglo XV.

No obstante también existen algunas excepciones en los propios desfiles, que muchos se atreven a calificar como andaluz o castellano, pero que sin embargo han encajado perfectamente en Cáceres, quizás sea todo esto el auténtico encanto de nuestra Semana Santa, y en definitiva de la propia ciudad.

Evidentemente lo que en la actualidad se puede observar, en lo que a las procesiones se refiere, nada o muy poco tiene que ver con lo que ocurría en los siglos XlV- XV o XVI. A pesar de ello si alguien desea cruzar el túnel del tiempo y hacerse una idea muy aproximada de aquellos lejanos tiempos, lo que puede hacer es presenciar la estación de penitencia que cada miércoles santo, a las 24 horas con salida de la S.I . Concatedral de Santa María la Mayor, realiza la Hermandad del Cristo Negro. Es una perfecta escenificación del cortejo fúnebre de la Edad Media.

Esta Hermandad originariamente fue fundada en el siglo XV, alrededor de un Crucificado realizado por autor desconocido en el siglo XIV y de color oscuro. Las particularidades de esta procesión son la de participar únicamente cincuenta cofrades de ambos sexos, con túnica negra y capucha, portando hachones y después de realizar a puerta cerrada un juramento de obediencia y silencio, la única música que llevan es una esquila abriendo la procesión y detrás del "paso" un timbal destemplado, además de tres cojines con los símbolos de la Pasión y un incensario de grandes dimensiones que pesa casi cien kilos. El recorrido que efectúan es intramuros, es decir no pueden salir del recinto medieval tal y como indican sus antiguas ordenanzas. La escena no puede ser mas austera, así lo demuestran los miles de espectadores que cada año se concentran para ver este cortejo fúnebre.

Pero la Semana Santa de Cáceres ofrece otras muchas y variadas escenas. Hay para todos los gustos y preferencias, cualquier amante de la fotografía puede disfrutar empleando varios carretes en cientos de escenas presentes en infinidad de rincones, calles y plazas de la ciudad.

Desde el siglo XVII permanece en esta ciudad el Cristo nazareno que popularmente se titula Cristo de Cáceres, ello como consecuencia de mover la devoción de la práctica totalidad de los ciudadanos desde siglos atrás. Está encardinado en la Parroquia de Santiago de los caballeros, templo situado fuera del recinto amurallado. Su procesión la realiza en la madrugada del viernes santo, acompañado por otros siete pasos, donde aparecen distintas escenas de la Pasión, es la mas multitudinaria de cuantas procesíonan. Goza del respeto de todos y de una especial devoción. La Magdalena (1904), La Verónica (1913), El Calvario (1925), El Calvario vacío (1953), Cristo de las Indulgençias (XVI), Calda de Cristo (1956) y Virgen de las Angustias (1914), son el resto de estas imágenes.

Pero este es el segundo desfile que realiza mencionada cofradía, el primero es el que sale el Domingo de Ramos por la tarde, del mismo templo pero con las imágenes de la Caída y la Virgen de la Misericordia, imagen de vestir que fue realizada en los años veinte, cuya advocación se remonta al siglo XV. Desde hace pocos años esta virgen sale con un espléndido palio.

La representación de la Pasión en Cáceres, al igual que ocurre en la gran mayoría de las ciudades españolas, se inicia con la procesión de las palmas, del Domingo de Ramos por la mañana, acompañando los cofrades, niños sobre todo, el paso de la Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, que popularmente desde siempre se conoce como "La Burrina".

Esta cofradía de los Ramos, Cristo de la Buena Muerte y Virgen de la Esperanza, realiza un total de tres procesiones, esta es la primera, luego vienen la del martes santo a las veinte horas con una imagen de Cristo Ecce Homo del siglo XVIII traído de la localidad de Granadilla; y el tercero se produce el miércoles santo con la imagen de Cristo de la Buena Muerte, crucificado del siglo XVII y la Virgen de la esperanza, llamada la Macarena cacereña, hecha por artista cacereño en 1949, asentado en Madrid. Esta cofradía está ubicada en la Parroquia de San Juan Bautista. también extramuros.

Recuperada en el año 1985, pero fundada en 1951 por militares, procesiona cada lunes santo con salida de la S. I. Concatedral de Santa María la Mayor, la cofradía del Cristo de las Batallas y María Santísima de los Dolores.

En la actualidad está formada en su mayoría por gente joven de ambos sexos, aportando a nuestra Semana Santa dos procesiones, esta que lo hace con el Cristo cargando con una cruz bajo la advocación de Cristo de las Batallas (1953). La otra procesión es el sábado santo, también desde el mismo templo, pero en esta ocasión con la imagen de Ntra. Sra. del Buen Fin y Nazaret, imagen de vestir realizada en el año 1990 con mascarilla del siglo XVIII.

El martes santo por la noche, a las 23 horas, sale de la Ermita del Amparo (XVII), camino del Santuario de la Virgen de la Montaña, patrona de la ciudad, la cofradía de su mismo nombre con el paso del Cristo nazareno, del Amparo (XVII), después de recorrer gran parte de la ciudad medieval, llega hasta la iglesia de San Mateo, donde se da por finalizada la procesión.

Y regresamos al miércoles santo para ver el desfile penitencial que a las 22 horas sale del templo del Buen Pastor, para hacer un amplio recorrido hasta llegar a la Iglesia del Espíritu Santo, ambas edificaciones situadas en uno de los barrios más populosos de la ciudad. Es la cofradía del Cristo del Humilladero y María Corredentora, la imagen que en esta ocasión procesiona está realizada en el año 1972, ahora bajo la advocación de la Preciosa Sangre.

Llegamos así al meridiano de esta celebración en Cáceres, el jueves santo, donde varias son las cofradías que transcurren por las calles y plazas de la ciudad. La primera es la más joven de cuantas existen, la denominada de la Sagrada cena, con salida del templo de Santiago de los caballeros, con los pasos de Sagrada Cena (1995), que aún se está completando, agregando cada año una nueva imagen, y la Virgen del Sagrario (1998).

A las 19 horas y con salida de la Parroquia de San José, sale en procesión la cofradía del Cristo del Amor, llevan un largo recorrido que llega hasta la Plaza mayor, con los pasos del Cristo del Amor (1962) y la Virgen de la Caridad (XX).

El jueves santo es el centro de la celebración de toda Semana de Pasión, realizando en él, su estación de penitencia la cofradía mas tradicional de cuantas puedan existir en la geografía española, la Vera Cruz, relacionada en sus remotos orígenes a la orden franciscana. Aquí en Cáceres lo hace en la actualidad desde la Parroquia de San mateo, los cofrades portan los siguientes pasos: Oración en el Huerto (1898), Beso de Judas (1931), La Flagelación (1913), Cristo de la Salud o de la Sangre (XVI) y la Dolorosa de la cruz (1954), fiel copia de la obra de Gregorio Fernández, y que procesiona en Valladolid.

Cierran los desfiles penitenciales de tan significativo día, el realizado por la cofradía del Humilladero, en esta ocasión lo hace desde la Parroquia del Espíritu Santo, con salida a las 23 '30 horas. Llevan los siguientes pasos: Cristo del Humilladero (XVI), María Corredentora (1960) y Señor de la Columna (XVII).

A pesar de todo lo observado basta este preciso momento, la Semana Santa en Cáceres continúa ofreciendo año tras año una gran variedad de devotas imágenes, tallas o de vestir, de una escuela u otra, pero en definitiva una manera popular de hacer Iglesia en templo tan excepcional como es el conjunto de la propia ciudad.

Después de haber visto la procesión, anteriormente detallada, aparece la segunda de las cofradía del nazareno, que saliendo a las 5 horas de la mañana, finaliza cerca de las 9 horas. Transcurre por los Adarves cacereños y principales plazas, llevando los hermanos al conjunto formado por los tradicionales ocho pasos anteriormente detallados.

Este día también podemos ver a las 11 horas, a la cofradía de la Expiración, que inicia su penitencial recorrido desde la Iglesia de San mateo, con su única imagen de crucificado, realizado en el siglo XVII, y que durante todo el año permanece puesto al culto en la Ermita de las Arguijuelas (XVI), a pocos kilómetros de Cáceres, dirección a Sevilla. Esta procesión finaliza a las 15 horas, con la ceremonia de la expiración de Jesucristo.

A las 12 horas se puede ver a la Cofradía del Cristo del Calvario, popularmente llamada "de los estudiantes", por ser sus primeros fundadores un grupo multitudinario de los mismos, que realizaban sus estudios en el Colegio de San Antonio de Padua, dependiente de los padres franciscanos. Sale de la Iglesia de Santo Domingo, sede actualmente de dicha orden en nuestra ciudad. Acompañan los cofrades a la imagen de Cristo crucificado realizada en el siglo XVII, de la escuela de Gregorio Fernández, y que durante muchos años se conoció en Cáceres como Cristo de la Piedad.

Y el viernes santo finalizan las procesiones, con la realización de la denominada como oficial, es decir a la que asisten todas las autoridades de la ciudad, nos referimos a la del Santo Entierro, bajo la organización y el cuidado de la Cofradía de la Soledad y Santo Entierro. Efectúan la salida de la Ermita de la Soledad (XIV-XV), procesionando con las imágenes de Cristo Yacente (XVIII) y la Virgen de la Soledad (XVIII), no obstante esta hermandad tiene en su patrimonio otras imágenes de Cristo yacente de distintas épocas y que en otras ocasiones también han procesionado en nuestra ciudad. Sin olvidarnos, que también camino del Santuario de la Virgen de la Montaña (XVIII), poseen la propiedad de la Ermita del calvario (XVI), donde realizan cada año el Domingo de Lázaro una tradicional procesión con la Virgen del Calvario (XVII). Como ya hemos apuntado anteriormente, la Cofradía del Cristo de las Batallas realiza su segunda procesión el sábado santo, con salida a la 20 horas de la Concatedral de Santa María, llevando sus hermanos el paso de la Virgen del Buen Fin y Nazaret, para finalizar dicho desfile penitencial a las 22 horas, quedando depositada la imagen en el Palacio Episcopal.

La Semana Santa en Cáceres finaliza el Domingo de Resurrección con la procesión del Encuentro, tal y como ocurre en la práctica totalidad de la geografía española, organizada por la cofradía de la Soledad y del Santo Entierro, saliendo dos pasos de la Ermita de la Soledad. Por un lado llevan los cofrades al Cristo Resucitado, realizado en el año 1930, en el camino del tiempo quedaron "perdidos" al menos otras dos imágenes de la misma advocación y de,diferentes épocas; y por un itinerario distinto llevan a la Virgen de la Alegría, también hecha en el año 1930, acompañada con señoras y señoritas ataviadas con la mantilla española, pero de color blanco. Cada paso o imagen llevan distintos recorridos, acompañadas por cofrades y representaciones de las distintas cofradías penitenciales cacerenses, para encontrarse en la Plaza Mayor, delante del Ayuntamiento, donde se han concentrado miles de espectadores, es un momento muy emocionado, la Madre recibe al Hijo Resucitado, suena el Himno Nacional y se sueltan palomas, así como se lanzan cohetes y globos, es el triunfo de la vida sobre la muerte. Seguidamente las dos imágenes regresan juntas a la Ermita de la Soledad. Cuando la procesión se da por concluida es el punto final de la Semana Santa en Cáceres. En ese preciso momento se inician los preparativos para la siguiente representación de la Pasión en nuestra ciudad, queda todo un año por delante.

No obstante existe otra particularidad en lo que a los desfiles penitenciales se refiere, nos referimos a denominada Procesión Magna, que se realiza cada cinco años, es sencillamente un desfile en el que participan la totalidad de las cofradías con una imagen o un grupo de cofrades que van dando escolta a su estandarte o insignia, presentando una escena única, una representación de la Pasión con la participación de varios miles de cofrades bajo la misma organización y una cantidad extraordinaria de espectadores.

Tanta importancia ha alcanzado la Semana Santa cacerense o cacereña en los últimos años, que el patrimonio cofradiero se ha triplicado en todos los aspectos, motivo que ha obligado a las mismas a plantearse muy seriamente, la creación urgente de un Museo Permanente, donde tener dignamente expuestos todos estos objetos. No podemos olvidar que el 75 % del patrimonio que tiene las hermandades penitenciales de nuestra ciudad permanece guardado o almacenado en conventos, trasteros, cocheras, etc. Sin poder ser admirado públicamente por falta de espacio, además del notable deterioro que sufre por este motivo. Lamentablemente en esta circunstancia también permanecen no pocas imágenes.

Este tema se viene tratando directamente con el Obispado desde finales de los años ochenta, pero aún no se ha llegado a un compromiso serio por las partes implicadas, a pesar de existir en Cáceres varios lugares idóneos para instalar este Museo Permanente.

La creación de éste, sería otro atractivo más para Cáceres, además de una fuente de ingreso para su mantenimiento, y en definitiva para las propias cofradías.

A diferencia de lo que puede ocurrir en muchas ciudades españolas en la actualidad, aquí en Cáceres se puede ver a la mujer participando activamente en las procesiones. En contra de lo que en un principio se pueda pensar no es algo actual, pues existen varias cofradías en las que la mujer viene procesionando desde varios siglos atrás, como es el caso de la Hermandad del Cristo Negro, que lo viene haciendo desde el siglo XVI, o la de la Vera Cruz.

Además de esto, desde hace algo mas de una década, la mujer participa formando parte de las juntas directivas de no pocas cofradías cacerenses. Pero no cabe duda, que a lo que mas acostumbrados estamos es a ver en la mayoría de los desfiles procesionales a mujeres cargando con los pasos, cada año en mayor número. Y desde los años cuarenta y cincuenta, es habitual ver acompañando a determinadas imágenes, especialmente de vírgenes como la Esperanza, Dolorosa de la cruz, Soledad y otras, a varios cientos de señoras y señoritas, luciendo la tradicional mantilla española. Lo mismo ocurre con la imagen del Cristo de los Estudiantes, originariamente conocido como "de la Piedad", al que acompañan varios Cientos de mantillas.

Todo aquel que durante estos días decida venir a nuestra ciudad, podrá disfrutar no solamente de las actividades que realizan las cofradías penitenciales, sino también de infinidad de monumentos, iglesias, conventos y ermitas, sedes de las mismas desde hace siglos, pero además gran número de palacios y edificios que están llenos de historia, pero también de arte y de leyendas.

Además de convivir con una población abierta y amable, con un clima por lo general bueno, sin olvidamos de una rica y variada gastronomía. La capacidad hotelera actual hace posible que unos tres mil visitantes puedan concentrarse en nuestra urbe. Cáceres una ciudad bimilenaria ofrece al visitante todo un amplio abanico de diversiones y entretenimientos, es la clásica ciudad que sin ser grande tiene de todo, así como una perfecta comunicación con espacios tanto naturales como urbanos, de un considerable atractivo.

El siglo XXI se presenta muy esperanzador para las cofradías penitenciales cacerenses, gracias a la implicación cada vez mas numerosa de la juventud, sin distinciones entre hombre y mujer. Incluso muchas de estas asociaciones están ya preparando la incorporación de nuevas imágenes, así como estrenos de todo tipo. Es posible que aparezca alguna nueva cofradía, mucho antes de lo que se supone. La actividad benéfica y social de muchas de estas cofradías va en aumento. Estamos plenamente convencidos, que este notable aumento de lo que a cantidad se refiere, se va a ver acompañado por un incremento de la calidad, es decir de todo lo que interiormente mantiene a una cofradía penitencial; el espíritu cristiano del cofrade.




© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

Portada Volver al índice
[Volver al sumario] [volver al índice general]